fbpx
Foto de Kayla Velasquez en Unsplash
Foto de Kayla Velasquez en Unsplash

¿Realidad o ficción? Sobrevivir a la era de la desinformación

En 2021, algunas de las naciones más avanzadas y democráticas del planeta parecen estar envueltas en batallas políticas entre rivales, alimentadas por una gran cantidad de información errónea.

Con el auge de las redes sociales y el declive del periodismo, las industrias de noticias locales están desapareciendo. Como sociedad, seguimos viendo los importantes conglomerados de medios, mientras que el número de corresponsales extranjeros en todo el mundo se reduce. La frase “noticias falsas” ganó oficialmente su propia página de Wikipedia. Vivimos en la era de la desinformación.

En años anteriores, parecía casi natural que las personas que vivían en democracias establecidas lanzaran una mirada crítica a los países subdesarrollados, donde los medios de comunicación dirigidos por el gobierno reprimían a la gente.

Cuando surgieron informes sobre el asesinato y el encarcelamiento de periodistas, nos quedamos sin aliento. Mientras los dictadores castigaban a los ciudadanos por violar el discurso regulado por el gobierno, proclamamos: “¡Nosotros no! No en una sociedad libre”.

Sin embargo, en 2021, en algunas de las naciones democráticas más avanzadas del planeta, los ciudadanos participan en las batallas políticas, las mismas que nos entierran en una avalancha de información errónea. La gente ya no puede distinguir la diferencia entre realidad y ficción.

Foto de los disturbios en el Capitolio de los Estados Unidos por Colin Lloyd en Unsplash

Las naciones democráticas se desploman a medida que se profundiza la era de la desinformación

Los disturbios del capitolio en Washington, DC, no fueron el resultado de un ataque físico al pueblo por parte del gobierno. Sin duda, esa violencia surgió de la guerra de información entre los partidos políticos y los medios de comunicación de ambos lados.

Las redes sociales alimentaron las llamas y empoderaron a la gente común.

Avanzadas por objetivos poco éticos, estas batallas de información sirven como distracciones. Alejan nuestra atención de los problemas mundiales más importantes. Al mantenernos desinformados y confundidos, estas distracciones nos preparan para luchar entre nosotros.

Lo peor es que nos aleja de la capacidad de debatir sobre cuestiones de fondo. Con el tiempo, dejamos de resolver los problemas reales que enfrentamos colectivamente.

L batalla de la desinformación es la que queremos librar desde Orato World Media. En Orato, nos comprometemos con un objetivo singular: contar sólo historias reales de personas reales.

La veracidad de cada historia de Orato es probada de manera consistente y rigurosa por periodistas y editores. Al recuperar la confianza que alguna vez existió entre los medios y sus espectadores, Orato ha ganado seguidores en casi todos los países del mundo.

Cuando la COVID conquistó al mundo, Orato obtuvo historias como El ‘hombre oxígeno’ de la India da vida a la región, exponiendo fallas críticas en la atención médica para mantener a las personas con vida.

Cuando nos preguntan cómo hemos tenido tanto éxito, nuestra respuesta es clara. No pasa una semana en la que no escuchemos a un lector, vecino o colega decir: “No puedo confiar en nada estos días”. Todos nos preguntamos cómo discernir entre la realidad y la ficción?

Orato celebra el espíritu humano

El formato de Orato brinda a las personas una fuente confiable. Nuestros periodistas obtienen las historias de primera mano, entrevistando a los protagonistas y escribiendo historias de testigos presenciales sobre eventos de interés periodístico. Los periodistas cuentan historias con las palabras de quienes vivieron el evento en primera persona.

Entonces, cuando la COVID sacudió nuestro frágil planeta, se escucharon voces en un lado pidiendo ayuda, mientras que en el otro lado afirmaba que no era real. Nosotros cortamos el ruido. Los escritores de Orato de incontable cantidad de países publicaron historias reales de médicos, pacientes y gente común.

Cuando el conflicto palestino-israelí estalló nuevamente, nuestros periodistas contaron las historias de hombres, mujeres y niños que luchan por sobrevivir.

Ciertamente, parece que la vida en nuestro planeta es bastante lúgubre, pero en Orato también celebramos.

Celebramos las historias de quienes superaron la opresión y la discriminación. Al celebrar la resistencia del espíritu humano, iluminamos a personas reales, impulsadas a hacer grandes cosas, como nuestros increíbles atletas, activistas y luchadores por la libertad.

Entonces, a riesgo de ser coloquial, lo mejor de Orato no es lo que decimos de nosotros mismos.

Más bien, es la fascinación y el deleite que vemos en los rostros de amigos, vecinos y periodistas cuando escuchan por primera vez sobre la misión o leen las historias de Orato.

Es ese deleite el que ha impregnado nuestra marca en cada continente. Esa fascinación es lo que fundamenta nuestro compromiso de luchar contra las noticias falsas. Puede contar con nosotros para contar la historia de los protagonistas que vivieron eventos de interés periodístico.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.