fbpx

Cuarenta migrantes desaparecidos cerca de la isla de San Andrés, una familia en EE.UU. sin respuestas

Al llegar a la isla de San Andrés el lunes siguiente a la desaparición de Mileden, nuestra preocupación no hizo más que aumentar. Las autoridades locales seguían sin tener constancia de la desaparición de una embarcación con más de 40 pasajeros. La desesperación nos consumía mientras yo lloraba, rezaba y temblaba.

  • 4 meses ago
  • marzo 19, 2024
5 min read
Passports belonging to Venezuelan migrants who are missing were discovered in Costa Rica | Photo Courtesy of Passports belonging to Venezuelan migrants who are missing were discovered in Costa Rica | Photo Courtesy of María José Sánchez
Maria José Sánchez
JOURNALIST’S NOTES
protagonista
María José Sánchez, de 33 años, creció en San Juan de Colón, municipio ayacuchano de Táchira (Venezuela). Era estudiante cuando la situación del país se deterioró hasta el punto de que no pudo completar sus estudios profesionales. Emigró a Chile en 2017 y luego a Estados Unidos en 2022. Trabaja en una empresa de logística de operaciones. Su cuñada y mejor amiga Mileden Nataly Porras Alviárez intentó emigrar ilegalmente a Estados Unidos y está desaparecida desde el 21 de octubre de 2023.
contexto
Según la Armada colombiana, entre 2022 y 2023 desaparecieron cuatro embarcaciones con migrantes en la ruta entre San Andrés (Colombia) y Nicaragua. Las autoridades barajan dos hipótesis: una es un naufragio y la otra está posiblemente relacionada con el tráfico de migrantes. Lea más aquí.

ISLA DE SAN ANDRÉS, Caribe ꟷ Mi cuñada Mileden Nataly Porras Alviárez pagó a unos contrabandistas 900 dólares para viajar desde Venezuela a la isla de San Andrés con la intención de llegar a Estados Unidos. Nos informó de su fecha de salida, el sábado 21 de octubre de 2023, y tras hablar brevemente, compartió la ubicación GPS de su teléfono móvil para que pudiéramos seguir su viaje.

Hacia las 20:15, perdimos el contacto. A día de hoy, sigue sin estar claro qué le ocurrió a Mileden. A pesar de nuestras insistentes preguntas, todas las autoridades y organizaciones internacionales con las que nos ponemos en contacto nos dan la callada por respuesta. Tememos que nunca lleguemos a conocer todos los detalles, pero seguimos decididos a no dejar el asunto en paz. Mi familia tomó unánimemente la decisión de continuar la búsqueda, no sólo de Mileden, sino de los demás migrantes desaparecidos, incluidos niños y una joven embarazada.

Lea más historias de inmigración en Orato World Media.

Una familia destrozada tras la desaparición de una joven y 40 inmigrantes

Después de vivir en Venezuela y Chile durante años, decidí trasladarme a Estados Unidos en busca de oportunidades. En un principio, mi cuñada Mileden tenía previsto venir, pero las circunstancias se lo impidieron. Me instalé en Estados Unidos y, cuando llegaron mi hermano y mi sobrina, empezamos inmediatamente a investigar el viaje de mi cuñada desde Venezuela.

A pesar de nuestros esfuerzos, no conseguimos descubrir la ruta migratoria más segura, cuando un contacto nos sugirió una alternativa: cruzar a través de la selva del Darién. Aunque la ruta resultó ser más corta, los contrabandistas no ofrecieron detalles ni garantías de seguridad. Cuando hablamos con Mileden, nos dijo que durante el viaje cambiaría de lugar varias veces.

La incertidumbre nos hizo reflexionar. Después de todo, Mileden viajaría sola. No obstante, la hija de Mileden (mi sobrina) y yo nos preparamos para su llegada con impaciencia. Entonces, perdimos repentinamente el contacto con Mileden el 21 de octubre a las 20.15 horas.

Al día siguiente, la ansiedad se apoderó de mí. Busqué en las redes sociales y por todos los medios posibles pistas sobre su paradero, pero no encontré nada. Su paradero seguía siendo un misterio, por lo que nos pusimos en contacto con un pariente en Colombia para que nos ayudara. Ese familiar accedió a ir a buscarla.

Al llegar a la isla de San Andrés el lunes siguiente a la desaparición de Mileden, nuestra preocupación no hizo más que aumentar. Las autoridades locales seguían sin tener constancia de la desaparición de una embarcación con más de 40 pasajeros. La desesperación nos consumía mientras yo lloraba, rezaba y temblaba. Mileden era mi mejor amiga. Imaginé todo tipo de accidentes marítimos mientras observaba a mi hermano y a mi sobrina esperando noticias. La experiencia nos destrozó.

Las autoridades no encuentran rastro de los migrantes desaparecidos, las familias se enfrentan a un muro de silencio

Durante cinco días, nuestro familiar buscó a mi cuñada en la isla de San Andrés mientras las autoridades buscaban el barco. Ni una sola pieza de madera salió a la superficie. Nos aferramos a un resquicio de esperanza y nuestra fe se mantuvo firme. Aunque esta búsqueda inicial no descubrió ninguna pista, casi ocho días después las autoridades encontraron pasaportes y maletas, incluida la de Mileden, en Costa Rica.

Mi sobrina lloraba y lloraba, esperando a su madre. Me niego a rendirme. Esta chica necesita a su madre, y mi hermano necesita a su mujer. Nos sentimos víctimas y, a pesar de presentar múltiples solicitudes de ayuda al FBI, no vemos ningún avance. La desaparición de tantos migrantes sumió en el caos a muchas familias como la nuestra. Madres, hermanos, maridos e hijos esperan ansiosos su regreso.

En un intento por descubrir la verdad e identificar a los responsables, lanzamos campañas y buscamos el apoyo de organizaciones y medios de comunicación. Hemos asistido a un amplio intercambio de información, pero seguimos enfrentándonos a un muro de silencio, incluso aquí en Estados Unidos. Los investigadores teorizan sobre lo ocurrido, pero no existen pruebas, lo que nos deja sin el cierre que necesitamos. Sospechamos que algunas personas saben más de lo que han compartido, pero no lo dicen.

Tenemos que centrarnos en esta crisis migratoria que se está produciendo en todo el mundo. La situación actual de la migración causa graves sufrimientos a las familias. Incluso mientras pido ayuda para encontrar a mi cuñada, mis pensamientos permanecen con las otras familias que están sufriendo, y mantengo mi fe en Dios. Me niego a perder la esperanza y sigo empeñado en hacer todo lo que esté en mi mano para encontrar a Mileden. No descansaré hasta que esté en casa. Quiero que sepa que desde el día en que desapareció, no tenemos paz, no dejaremos de buscarla y la estamos esperando.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado