fbpx
With his House of Castell line, Merlin sells gala suit designs
With his House of Castell line, Merlin sells gala suit designs | Photo Courtesy of Merlin Castell

Diseñador de moda se muda de los campos bananeros de Honduras a las pasarelas de EE.UU.

Ser centroamericano hace las cosas más difíciles. Al principio, me pagaban muy poco, sobre todo porque no sabía inglés. Hasta la aprendiz a la que enseñé a coser ganaba más que yo. Aunque eso no me desanimó. Al contrario, me empujó a mejorar.

Merlin Castell
PROTAGONISTA
Merlin Castell es un diseñador hondureño que crea diseños vanguardistas. Su trabajo ha sido destacado por modelos y celebridades en la Semana de la Moda de Nueva York, la Semana de la Moda de Los Ángeles y la Gala del Met de Nueva York.

Merlin, el menor de siete hermanos, creció en el municipio de Sonaguera, Colón, Honduras, en una familia con pocos recursos. Con gran esfuerzo viajó a estudiar a Italia, gracias a la ayuda de su mentor. Más tarde, viajó a España y México, y luego se trasladó a Estados Unidos, donde ha creado exitosas colecciones.

Tiene una línea de diseños llamada Merlin Castell, centrada en diseños informales, además de su línea House of Castell, que enmarca diseños de alta costura como los vestidos de gala.

Su próximo proyecto es el lanzamiento de una línea de ropa interior para hombre y mujer, que está en negociaciones ya que hay inversores interesados en adquirir la marca. El destacado diseñador también espera crear una línea de ropa “petit” para mujeres, para que no queden excluidas de la ropa de alta costura.

Entre los objetivos de Merlin está el de ser el mentor de un joven y prometedor diseñador de moda, para dar a alguien la oportunidad de crecer en la industria como lo hizo él.
CONTEXTO
Hondureños se han convertido recientemente en uno de los grupos más numerosos y de más rápido crecimiento de inmigrantes -legales e ilegales- en Estados Unidos. La gente suele abandonar el país por el ambiente: Honduras es líder mundial en homicidios, cuatro veces más que México. San Pedro Sula, la ciudad de la que procede la mayor parte de los menores no acompañados, está considerada la capital mundial del asesinato. El viaje a Estados Unidos puede estar lleno de peligros.

Un artículo de 2021 del Instituto de Política Migratoria afirma que en 2019 había 746.000 inmigrantes hondureños en Estados Unidos. Sólo el 7 por ciento de los inmigrantes centroamericanos dicen hablar inglés y obtuvieron un ingreso medio de 51.000 dólares en EE.UU. El 76 por ciento de los que se convirtieron en residentes legales lo hicieron a través de la reunificación familiar. Un porcentaje mucho menor obtuvo la ciudadanía a través del asilo, el estatus de refugiado o el patrocinio del empleador.

LOS ÁNGELES, Estados Unidos — Siempre pensé que terminaría trabajando en los campos bananeros de Honduras junto a mis hermanos, pero hoy mis diseños de moda existen en boutiques exclusivas en Beverly Hills, San Francisco y otras ciudades.

Cada segundo de mi vida se siente interesante para mí. Siempre ha sido así. Veo el lado positivo de las cosas. Cada fase de la vida por la que paso resulta de mis decisiones. Veo la vida como el mapa de un tesoro que debo encontrar. Me recuerda que tengo que estar preparado para cuando lo descubra.

Nacido y criado en un pueblo muy pequeño en Honduras llamado Sonaguera, Colón, la mayoría la gente cultiva plátanos. Al crecer, vi a mis hermanos trabajar en el campo. Siempre pensé que, algún día, dedicaría mi vida a ese mismo esfuerzo. En ese entonces, una carrera en la moda era lo último que tenía en mente.

El comienzo de mi amor por la moda

Se aseguró de que mis seis hermanos y yo tuviéramos todo lo que necesitábamos, mi madre se mantuvo muy ocupada criándonos. No sabía leer ni escribir, así que nunca comprobaba mis notas. No tenía idea de que yo era el mejor estudiante de la escuela.

Si bien siempre fui nombrada ‘Estudiante del año’, ella nunca pudo asistir a mis eventos, por lo que mi hermana asistió en su lugar. La gente creía que yo era un huérfano.

Aún así, nunca nos faltó amor en mi familia. Me sentí muy protegida por mis hermanos. Siendo el más joven, me cuidaron. Era como si tuvieran alas para protegerme. Mi mamá les dijo: “Cuiden a Merlín, es especial”.

Recuerdo que a los ocho años mi maestra de tercer grado nos enseñó a coser con frazadas e hilo. Tuvimos que completar una cierta cantidad de costura y rápidamente me convertí en la mejor estudiante de costura. Terminé la tarea rápidamente y le pregunté a mi maestra Evelyn: “¿Qué más puedo hacer?”

Ella despertó en mí el amor por la moda cuando me sugirió que comprara telas para enseñarme a coser shorts. Ella cortó los lienzos y yo los cosí. Coser me hizo sentir completa. En la máquina, nada más importaba y todo mi cuerpo se relajaba.

Aunque ese primer par de shorts con rayas amarillas ahora me parecen ridículos, los usé con orgullo. Desde entonces, nunca he sido tímido con mis creaciones. Todo lo que uso está diseñado por mí. Me da satisfacción usar algo que nadie más usa. Creo todo, desde mis zapatos hasta mi ropa interior.

Mudarse a los Estados Unidos y convertirse en diseñador

A la edad de 12 años, después de un año de ahorrar dinero para comprar bicicletas junto con mi hermano, decidí comprarme una máquina de coser. Empecé a hacer delantales para que mi madre los vendiera. Pasaron los años y con mucho esfuerzo comencé a estudiar arquitectura. Después de las clases durante el día, pasé la noche aprendiendo técnicas de costura.

En poco tiempo, conseguí un puesto en una empresa de diseño de interiores. Conocí a mi mentor y comencé mi carrera como diseñador. Dios me preparó para recibir esta bendición. Mi mentor me ayudó a continuar con mi preparación profesional. Gracias a ella emigré a los Estados Unidos.

Desde que llegué a Estados Unidos, mi vida estuvo llena de desafíos constantes. Ser centroamericano hace las cosas más difíciles. Al principio, me pagaban muy poco, sobre todo porque no sabía inglés. Hasta la aprendiz a la que enseñé a coser ganaba más que yo. Sin embargo, no permitiría que me desanimara. Al contrario, me empujó a mejorar.

Encontrar un lugar para mi estilo inusual en el mundo de la moda

En el mundo de la moda, sigue siendo difícil competir con las grandes industrias y los diseñadores que pagan a las celebridades para que luzcan sus creaciones. Envían un mensaje: la gente como yo nunca estará al mismo nivel. Sin embargo, me esfuerzo por llegar a la vanguardia. Me centro en el mercado americano, donde existe más apoyo.

Cuando la gente me ve, parece sorprendida. Mi estilo parece impactante e inusual, y les toma tiempo acostumbrarse a mi apariencia. No ha sido fácil llegar a donde estoy ahora, pero para mí cada caída sirve como un ensayo para levantarme y ser más fuerte.

One of Merlin Castell’s collections on the runway | Video Courtesy of Merlin Castell/Youtube

¡La última colección que lancé se agotó! Mis diseños ahora están en boutiques exclusivas en Beverly Hills, San Francisco y otras ciudades. Hay veces que pasan tres meses sin trabajo, pero no me desespero. Uso mis ahorros. También hay días en los que trabajo sin parar. Cuando termino, paso una semana, exhausto, en la cama. Este es mi mundo.

A veces me pone melancólico no tener hijos o una familia a mi lado todos los días. Aunque creo que ese no es mi propósito ni mi misión en la vida. Después de todos estos años de trabajo, sueño con regresar algún día a Honduras, comprar una casa en Islas de la Bahía y disfrutar mis días allí.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Honduran journalist with more than 12 years of experience in the media. A communication and advertising sciences graduate of the University of San Pedro Sulha, Xochilth has worked on different radio and television channels and taught at the university level. She currently collaborates as an editor of a digital newspaper.