fbpx

Camila Mercado, estrella emergente y fenómeno de las redes sociales, habla sobre el acoso escolar y la depresión: «Encontré mi voz a través de la música»

A los 20 años, tengo la tremenda oportunidad de cantar en la televisión y en escenarios de toda Argentina haciendo lo mismo que me salvó. Este viaje me enseñó una valiosa lección: nunca dejes que nadie apague tu luz. Es esencial seguir adelante, adoptando tu estilo y tus preferencias.

  • 1 mes ago
  • junio 16, 2024
7 min read
Camila Mercado in one of her live performances on Pasión de Sábado. Camila Mercado in one of her live performances on Pasión de Sábado. | Photo courtesy of Camila Mercado
Camila Mercado, at just 18, emerges as a tropical music revelation in Argentina, gracing national stages.
NOTAS DEL PERIODISTA
PROTAGONISTA
Camila Mercado está considerada la gran revelación de la música tropical en la Argentina actual. Con sólo 20 años, ya ha actuado en los escenarios nacionales más importantes junto a artistas de primer nivel. A pesar del bullying por sus problemas de aumento de peso, a los 11 años ganó su primer premio «Gran Futuro» en un concurso de talentos de televisión, que volvió a recibir en 2016. En 2018, grabó su primer CD de canciones folclóricas inéditas, y en 2019, formó su primera banda llamada Doble Identidad Alma Joven, pero dentro del género tropical, con músicos de su misma edad. Sueña con seguir prosperando en el mundo de la cumbia romántica.
CONTEXTO
Camila Mercado se embarcó en su carrera con sólo 10 años, superando la timidez para mostrar su talento como cantante a sus abuelos con una canción de Valeria Lynch. Luchando contra la obesidad infantil y el acoso escolar debido a una enfermedad no diagnosticada, se enfrentó a retos hasta la intolerancia al gluten. A los 11 años le diagnosticaron celiaquía. Sus hábitos alimentarios se transformaron y su estado de ánimo mejoró. Con el apoyo de su abuelo, que también es cantante y compositor, debutó en un escenario cerca de Río Cuarto.

BUENOS AIRES, Argentina – Durante mi adolescencia, el acoso escolar ensombreció mi experiencia escolar. A los 15 años, un compañero de clase especialmente cruel dibujó vacas en la pizarra y las etiquetó con mi nombre. La intimidación no hizo más que aumentar. Un día me esperó en la puerta del colegio con un cuchillo, arrastrando su filo por las paredes para asustarme. Llamé a mi madre para que viniera a protegerme.

After that, I began secluding myself in my bedroom. Unwilling to face the world, I cried every day. The shame I carried kept me from talking to my family; I didn’t want to burden them with my troubles. From a young age I also grappled with an unknown illness and weight issues. This, combined with the bullying, plunged me into a state of depression. I struggled to form relationships or connect with others at all.

En medio de numerosos intentos fallidos de perder peso, descubrí mi pasión por el canto. Se convirtió en una fuente de alivio y expresividad. Cantar me ayudó a superar mis dificultades y aportó alegría y sentido a mi vida. Entonces, a los 16 años, descubrí que era celíaca y pude abordar el problema con eficacia.

Lea más historias de la categoría Arte y Cultura en Orato World Media.

De observadora silenciosa a estrella del escenario

Nacidos en el seno de una familia humilde en Río Cuarto, Córdoba, el 29 de junio de 2004, pronto nos trasladamos a la tranquila localidad de Villa Reducción. Mi padre Román trabajaba en una fábrica de maníes, mientras que mi madre Valeria era empleada doméstica. A pesar de nuestras limitaciones económicas, perseveramos. A los 14 años, empecé a ayudar a mi madre a limpiar casas después del colegio para contribuir a poner comida en la mesa.

Entre el acoso escolar y los retos de la vida, a la tierna edad de 11 años, encontré consuelo en el canto. Descubrí un salvavidas en la música. Se convirtió en un medio para curarme y expresarme cuando las palabras me fallaban. A veces me costaba compartir mi dolor, pero encontré mi voz a través de la música. Mientras cantaba canciones en pistas de karaoke, me di cuenta de que cantaba bien, pero para revelar ese talento hacía falta valor.

La música transformó mis penas en algo positivo, me dio fuerzas y se convirtió en mi santuario. En la Navidad de 2015, alcancé un punto de inflexión en mi vida cuando declaré valientemente a mi familia: «Quiero cantar». Yo solía permanecer callada y poco participativa, por lo que mi anuncio suscitaba la sorpresa y las miradas de mis padres, mi hermano y mis abuelos. Cuando canté «Señor amante» de Valeria Lynch, los sorprendí con mi voz. Preguntaron: «¿De dónde sacó la voz?». Mi abuelo Óscar Puig, cantautor de folklore, parecía especialmente impresionado y me dijo: «Tenés que dedicarte a esto. Te voy a presentar en el escenario».

Una joven cantante encuentra una oportunidad y se enfrenta a las críticas

El aliento de mi abuelo me embarcó en un viaje de autodescubrimiento y sanación. A los 12 años subí al escenario por primera vez. La reacción fue tan positiva que no se parece a nada que haya experimentado antes. Me di cuenta de que pertenecía al escenario, un refugio donde me sentía a salvo. El diagnóstico de celiaquía aclaró mis problemas de peso y me permitió iniciar el tratamiento.

A medida que me transformaba físicamente, también experimentaba un cambio interior. Empecé a creer en mí misma y en mis sueños, no por mis cambios físicos, sino por una nueva fuerza interior. Adaptarme a una dieta sin gluten fue todo un reto, pero seguí decidida a ganar la batalla. Cada día que pasaba, notaba cómo mejoraba mi estado de ánimo y mis ganas de vivir.

Camila Mercado subió al escenario por primera vez a los 12 años y recibió una respuesta abrumadora. | Foto cortesía de Camila Mercado

Por aquel entonces, los sacrificios de mis padres me vistieron con un traje de artista. Recuerdo vívidamente el único par de zapatos que adornó innumerables escenarios. Un día, antes de una actuación, le dije a mi madre: «Mamá, me puse estos zapatos tantas veces», pero no teníamos otra opción. Cuando surgió la preocupación por la percepción pública, mi madre transformó ingeniosamente esos zapatos desgastados con una pincelada de pintura, renovándolos para el centro de atención.

Reflexionando sobre mi viaje, ahora aprecio el autocuidado y la aceptación. Acepto mi reflexión con satisfacción, un paso reciente pero profundo en mi crecimiento personal. Poco a poco voy derribando las barreras que antes me confinaban.

Camila Mercado canta ahora en la televisión y en escenarios de toda Argentina. | Foto cortesía de Camila Mercado

Mientras crecía, cantaba por toda la provincia de Córdoba, armonizando con mi grupo familiar «Doble Identidad», junto a mi padre y mi hermano. Alimentamos nuestra pasión por la música con la riqueza de nuestro vínculo, a pesar de las dificultades económicas. Hoy recibo generosas ofertas de atuendos para mis actuaciones, un marcado contraste con aquellos días.

La pandemia allanó el camino de su carrera musical

Durante la pandemia COVID-19, conocí a un productor llamado Pablo Serantoni. Me descubrió a través de un vídeo en mis redes sociales tras apuntarse a una lista de actuaciones en directo. Este afortunado acontecimiento me abrió oportunidades. Cuando terminaron los cierres de pandemia, los hermanos Serantoni me convocaron a Buenos Aires, marcando el comienzo de un viaje triunfal.

Escucharon mi canto a través de las redes sociales y, tras experimentarlo en directo, me ofrecieron mi primer contrato con su productora. Este sueño no se materializó de la noche a la mañana; llevó tiempo y perseverancia, y debuté como cantante profesional hace sólo un año.

Tras descubrir el talento de Camila Mercado, varios directores musicales se acercaron a ella y le ofrecieron oportunidades de colaboración. | Foto cortesía de Camila Mercado

Hoy vivo en una casa que compraron mis productores, junto al estudio de Pasión de Sábado. [an Argentine television program]El mismo programa que crecí viendo con mi familia. Esta proximidad me permite recorrer a diario el estudio de Pasión, una experiencia que me parece absolutamente surrealista. Viniendo de un entorno humilde, nunca imaginé disfrutar de los lujos que disfruto ahora, ni siquiera de algo tan simple como el aire acondicionado.

Mi vida se transformó de un modo inimaginable, permitiéndome ganarme la vida cantando. Las sombras del pasado aún perduran. Hace poco, mientras actuaba en «Pasión de Sábado», una plataforma que celebra la música tropical, volví a sentirme ridiculizada. Esta vez, mi vestuario provocó un desprecio injustificado en las redes sociales. Las razones de tanta hostilidad por parte de desconocidos siguen siendo un misterio para mí. «¿Por qué sienten rencor hacia alguien a quien apenas conocen?», pensé. Estas preguntas persisten, aunque las respuestas se nos escapan. Estas preguntas persisten, aunque las respuestas se nos escapan.

Sin embargo, a los 20 años, tengo la tremenda oportunidad de cantar en la televisión y en escenarios de toda Argentina haciendo lo mismo que me salvó. Este viaje me enseñó una valiosa lección: nunca dejes que nadie apague tu luz. Es esencial seguir adelante, adoptando tu estilo y tus preferencias. Recuerdo que evitaba vestir de blanco por los comentarios de los demás, pero desde entonces me he dado cuenta de la importancia de ser fiel a mí misma. Ahora me pongo lo que me hace feliz, y si mi brillo es demasiado para algunos, que miren para otro lado.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado