fbpx

Las pruebas genéticas revelan el cromosoma Y: un policía indio se somete a una operación de reasignación de sexo

Convencer a mis padres y hermanos de que aceptaran quién soy de verdad me llevó meses de incansable esfuerzo. Noche tras noche, en la mesa, mi padre se burlaba de mí llamándome Didi (hermana), insinuando que había perdido la cabeza.

  • 3 meses ago
  • marzo 19, 2024
8 min read
Police officer Lalit Salve underwent sex reassignment surgery to become a man in India after karyotyping revealed a Y chromosome. | Photo courtesy of Lalit Salve Police officer Lalit Salve underwent sex reassignment surgery to become a man in India after karyotyping revealed a Y chromosome. | Photo courtesy of Lalit Salve
journalist’s notes
protagonista
Lalit Salve, antes conocida como Lalita Salve, es una agente de policía de la comisaría de Shivaji Nagar, en Bombay (India). En 2018, Lalit se sometió a una cirugía de reasignamiento de sexo, pasando de mujer a hombre tras una prolongada lucha por la aceptación de su familia y la sociedad. Como mujer que sirve en el cuerpo de policía, Lalit obtuvo un permiso especial del Gobierno del Estado para su reasignación de género. Ahora vive como un hombre, se casó con una mujer hace dos años y acaba de ser padre con el nacimiento de su hijo.
contexto
El análisis cromosómico o cariotipo, es una prueba que evalúa el número y la estructura de los cromosomas de una persona para detectar anomalías. Esta prueba puede aportar información valiosa sobre enfermedades genéticas y suele utilizarse en el contexto de la identidad de género para comprender las influencias cromosómicas.
La cirugía de afirmación de género abarca una serie de procedimientos diseñados para ayudar a las personas en la transición a su verdadera identidad de género. Estas opciones de afirmación de género pueden incluir cirugía facial, cirugía superior y cirugía inferior. La mayoría de las personas que se someten a cirugía de afirmación de género manifiestan un alto grado de satisfacción con los resultados, incluidos el aspecto y la funcionalidad de su cuerpo, así como una mayor calidad de vida. Estas cirugías pueden ser especialmente beneficiosas para quienes sufren trastornos psicológicos debido a la incongruencia de género, también conocida como disforia de género. Para más informacíom visite Cleveland Clinic’s Gender Affirmation Surgery page.

MUMBAI, India – Nacida como Lalita, siempre me sentí desconectada del género que me habían asignado. A pesar de haberme criado como una niña, mi comportamiento y mi aspecto parecían más propios de un niño. Durante mi infancia, mis parientes solían hacer comentarios sobre mi aspecto infantil, lo que al principio me causaba ansiedad, ya que me identificaba con ser una niña.

Sin embargo, de adolescente, fui reconociendo poco a poco una incomodidad en mi propia piel. Afortunadamente, años de incesantes esfuerzos dieron sus frutos. Mi familia aceptó y apoyó mi transición, y obtuve los permisos necesarios del gobierno y de los tribunales para someterme a cirugía de reasignación de sexo y reasignar oficialmente mi identidad de género. Mi viaje ha sido inesperado. Ahora me enorgullezco de ser padre, un papel que llena mi vida de felicidad.

Lea más historias de sexo y género en Orato World Media.

Los resultados de la prueba de cariotipo revelaron la presencia del cromosoma «Y».

Crecí en una pequeña ciudad de Maharashtra. En 2010 ingresé en el cuerpo de policía estatal, lo que me llevó por distintos distritos y me mostró escenarios muy diversos. Por aquel entonces, empecé a sentirme incómoda en mi propia piel. Ser mujer no me parecía bien, pero no sabía muy bien por qué.

Este sentimiento me hacía sentir insegura y me costaba conectar con la gente. Con el tiempo, empecé a notar cambios en mi cuerpo que me confundían aún más. Mi voz se hizo más grave, más propia de un hombre, y la gente empezó a burlarse de mí por ello. Las constantes burlas me desalentaban y complicaban aún más mi autoestima.

Empecé a investigar exhaustivamente en Internet y descubrí una prueba genética llamada cariotipo, que analiza los cromosomas de un individuo. Los resultados revelaron la presencia del cromosoma «Y» en mi cuerpo, lo que confirmaba mi identidad de género masculina a pesar de mis rasgos anatómicos femeninos. Este descubrimiento aportó algo de claridad a mi confusión interna, pero sabía que el camino que tenía por delante sería difícil, sobre todo para conseguir la aceptación de mi familia y de la sociedad.

Como agente de policía en la India, era muy consciente de las actitudes sociales hacia los transexuales. En mi familia india tradicional, primero abordé el tema con mi madre. Al principio se mostró incrédula, pero pasé varios días convenciéndola de la necesidad de la cirugía de reasignación de sexo. Finalmente, accedió a tratar el asunto con mi padre en mi nombre. Sin embargo, la reacción de mi padre distó mucho de ser de apoyo; desestimó mis sentimientos, llamándome tonto. Sin embargo, me mantuve firme.

Se tarda meses en convencer a la familia de la cirugía de reasignación de sexo

Convencer a mis padres y hermanos de que aceptaran quién soy de verdad me llevó meses de incansable esfuerzo. Noche tras noche, en la mesa, mi padre se burlaba de mí llamándome Didi (hermana), insinuando que había perdido la cabeza. Incluso con las pruebas sólidas de los médicos y mi propia creencia inquebrantable, me sentía atrapada en un ciclo de dudas, luchando con mi voz interior. El peso de esta lucha me llevó más de una vez al borde del suicidio. Pensar en continuar una vida sin ser fiel a mí misma era demasiado para soportarlo.

Mi prolongado silencio surgió de un profundo resentimiento hacia la reticencia de mis padres a apoyar mi decisión. Aunque podría haber procedido a la operación de forma independiente, haciendo caso omiso de sus deseos, eso no estaba en consonancia con los valores con los que crecí. Su consentimiento me parecía crucial, no sólo para la operación en sí, sino para mi tranquilidad general.

Por fin, mi padre recapacitó y reconoció que esa era mi vida y mi elección. Con su asentimiento, seguí adelante con el proceso de obtención de todos los permisos necesarios del departamento, el gobierno y el tribunal, y pasé por el asesoramiento obligatorio para la operación.

El camino para convertirme en mi verdadero yo se presentaba difícil. Ser policía añadía obstáculos adicionales. Tuve que obtener un permiso especial tanto del gobierno como del tribunal para seguir adelante con la cirugía de reasignación de sexo. Además, necesitaba estar segura de que mi trabajo seguiría ahí después de la transición.

Las cirugías plantean retos y allanan el camino para recuperar la identidad de género

El arduo proceso de obtener la aprobación del departamento y los permisos necesarios para mi intervención quirúrgica me agotó. Como funcionaria pública, necesitaba una autorización especial del gobierno estatal para someterme a una operación de reasignación de sexo. Tras incesantes esfuerzos, me concedieron una audiencia con el Ministro Principal de Maharashtra, que aprobó mi petición en nuestra primera reunión. Posteriormente, obtuve un permiso de un mes del Tribunal Superior de Bombay para someterme a la operación.

Entre 2018 y 2020, me sometí a tres cirugías en el hospital estatal St. George de Bombay (India). Los procedimientos eran insoportablemente dolorosos, como advirtieron los médicos. Me advirtieron de que los resultados podrían no cumplir mis expectativas. Después de haber vivido durante años en un cuerpo que no se correspondía con mi verdadera identidad, estaba dispuesta a soportar el dolor físico para tener la oportunidad de empezar de nuevo. Afronté cada intervención quirúrgica con seguridad y plena confianza en los profesionales médicos. La perspectiva de recuperar por fin mi identidad pesaba más que cualquier temor.

Cada día me planteaba un nuevo reto, pero seguí adelante y me convertí en el hombre que sentía que era. Abracé cada parte de mí: mi aspecto, mi comportamiento e incluso mi forma de hablar. Con esta nueva aceptación y amor por mí mismo, volví a sentirme completo. Cuando recuperé mi trabajo, sentí como si la última pieza del rompecabezas encajara en su sitio, completando mi vida.

Necesitaba encontrar la paz dentro de mi propio cuerpo; escapar de la doble existencia de vivir como un hombre atrapado como una mujer. Nunca pensé en el matrimonio como una prioridad. Seguí centrándome en alcanzar la comodidad personal y la autenticidad. Encontré satisfacción en mis relaciones, mi carrera y mi círculo de amigos, que me aceptaban incondicionalmente.

Un hombre se convierte en padre tras someterse a una operación de reasignación de sexo

Tras dar mi valiente paso adelante, empecé a defender los derechos de las personas que se someten a una reasignación de sexo. Me convertí en confidente de muchas personas de todo el país que luchaban contra su identidad de género. Además, ofrecí apoyo y orientación a quienes lo necesitaban. Abrazando mi verdadera identidad, entré en las reuniones familiares y en las fiestas de la oficina con una confianza recién descubierta, convirtiéndome rápidamente en una presencia apreciada.

Mis parientes, al notar esta transformación, empezaron a explorar perspectivas matrimoniales para mí. Mi cuñada propuso a su primo de su pueblo, que al principio dudó en aceptarme debido a mi transición. Me señaló con dureza que seguía siendo una niña. Sin embargo, no me sentí intimidada por su reticencia; esas reacciones se habían convertido en terreno conocido.

Unos meses más tarde, nuestros caminos volvieron a cruzarse en una boda. Esta vez, me miró con ojos nuevos, apreciando mi aspecto masculino. Al final, aceptó casarse conmigo. Nuestra boda fue espectacular, una gran celebración que reunió a todos nuestros seres queridos. La vida floreció en algo asombroso.

Lalit y su esposa durante su boda | Foto cortesía de Lalit Salve

Mi mujer se mantuvo a mi lado como un pilar de fortaleza, adaptándose a mis necesidades postoperatorias y aceptando los cambios en nuestras vidas. Su apoyo se convirtió en mi ancla, así que cuando expresó su deseo de tener un hijo, empecé a preguntarme si eso podría ser una posibilidad.

En enero de este año nació mi hijo. El médico que me operó me recordó que, aunque yo anhelaba tener un hijo, no todas las personas que se someten a una operación de reasignación de sexo tienen la oportunidad de hacerlo. Ser padre me ha proporcionado una inmensa alegría, y mi familia comparte esta felicidad. Llamamos a nuestro hijo Aarush, que significa «primer rayo de sol».

Aarush simboliza la esperanza, no solo para mi familia, sino para otros que aspiran a someterse a una operación de reasignación de sexo e imaginan una vida plena. Nos comprometemos a inculcarle valores neutrales en cuanto al género, permitiéndole la libertad de forjar su identidad y tomar sus propias decisiones. La vida se vuelve verdaderamente bella cuando vivimos con autenticidad. Cuando elegí el amor propio, mi vida experimentó una transformación positiva.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado