fbpx

Entró en acción cuando un hombre se arrojó a las vías del tren

Todo el ruido de la multitud y de los trenes se redujo a un murmullo. No tuve tiempo de reconsiderar mi decisión ni de dudar. Con toda la fuerza de mi cuerpo, me acerqué al hombre y le agarré por los hombros, tirando de él hacia arriba y apoyando su cuerpo contra el borde de la plataforma. Los trenes nos acorralaban, pero yo sólo pensaba en salvarle la vida.

  • 10 meses ago
  • julio 21, 2023
5 min read
On June 23, the Departmental Alcaidía Florencio Varela celebrated its second anniversary and recognized the actions of Alan Bergara, one of their members, for saving the life of a man who jumped onto the subway tracks in Argentina. On June 23, the Departmental Alcaidía Florencio Varela celebrated its second anniversary and recognized the actions of Alan Bergara, one of their members, for saving the life of a man who jumped onto the subway tracks in Argentina. | Photo courtesy of Alan Bergara
INTERVIEW SUBJECT
Alan Bergara lives in Buenos Aires, Argentina. His vocation for service arose from a very young age, influenced by members of his own family. In 2017, he entered the army as a soldier, calling it the two best years of his life. He was in the Regiment of Grenadiers on Horseback (Regiment number 1 of the cavalry weapon).

In 2021, he entered the Buenos Aires Penitentiary Service, at the Florencio Varela Departmental Alcaidía, where he currently works as the person in charge of the weapons room. He is in charge of safeguarding, caring for, and protecting all the weapons and security elements within the penitentiary unit.
BACKGROUND INFORMATION
Suicide is an important but often neglected public health problem, surrounded by stigma, myths, and taboos. Each year, thousands of people take their own lives. Some attempt suicide multiple times. According to the WHO (World Health Organization), the statistics correlate to one death every 40 seconds. For a list of global suicide hotlines click here.

BUENOS AIRES, Argentina – El 30 de mayo de 2023, terminé mi turno de 24 horas en el trabajo y me dirigí a la estación de tren para entregar unos papeles en la sede de la cárcel. En la bulliciosa estación de tren, se congregó una multitud considerable debido al retraso de un tren. Entre ellos había un hombre de unos 60 años.

Su comportamiento parecía apagado y pensé: «Parece enfermo». Lo vi apoyado en la baranda de la estación en lo que parecía una postura defensiva. Mis instintos se apoderaron de mí, alertándome de que algo estaba a punto de ocurrir.

Lee más historias de Argentina en Orato World Media

Los trenes nos acorralan desde ambas direcciones.

Cuando el tren se acercó al andén, el hombre se precipitó hacia la parte delantera de la multitud, apartando a la gente de su camino. Se acercó al lugar donde el andén se encontraba con las vías del tren y, de repente, se arrojó hacia delante. En una fracción de segundo, quedó tirado sobre las vías.

Se desató el pánico y una ola de conmoción recorrió la estación. La gente gritaba pidiendo ayuda, pero los transeúntes parecían paralizados. Un escalofrío me recorrió los huesos. Tenía que hacer algo.

Sin pensar en los riesgos, me arrojé al borde de la plataforma. Los trenes se acercaban por ambos lados. Mi visión se estrechó hasta convertirse en un túnel cuando mi entrenamiento militar entró en acción. El mundo se desvaneció a mi alrededor mientras mi atención se centraba únicamente en el hombre que yacía en las vías.

Todo el ruido de la multitud y de los trenes se redujo a un murmullo. No tuve tiempo de reconsiderar mi decisión ni de dudar. Con toda la fuerza de mi cuerpo, me acerqué al hombre y le agarré por los hombros, tirando de él hacia arriba y colocando su cuerpo contra el borde de la plataforma.

Los trenes nos acorralaban, pero yo sólo pensaba en salvarle la vida. La adrenalina que corría por mis venas parecía darme una fuerza sobrehumana.

Algunos dicen que debería haberle dejado morir

El hombre parecía mucho más grande que yo. Sin embargo, levantarlo no supuso ningún esfuerzo. Tiré de él hacia arriba el resto del camino y fuera de peligro inmediato, luego rápidamente rogué a la multitud que nos ayudara. La Policía Federal llegó al lugar y me escoltó mientras evaluaba la situación.

Mientras me alejaba, sentía que el corazón me latía a mil por hora y las piernas me temblaban sin control. Muy lentamente, empecé a procesar lo que acababa de hacer. La gente se abalanzó sobre mí para felicitarme y darme las gracias. Otros decían cosas como: «Si quería suicidarse, deberías haberle dejado. Pusiste tu vida en peligro».

Haga clic aquí para consultar una lista de líneas directas de ayuda al suicida en todo el mundo.

Me invadió un sentimiento de tristeza al escuchar sus comentarios fríos e indiferentes. «¿Por qué vivimos en esta cultura en la que la gente carece de empatía básica?», me pregunté. «¿Por qué no tenemos en cuenta el bienestar de los demás?»

No tuve más contacto con el hombre que se arrojó a las vías, pero más tarde supe que su única herida era un golpe en la cabeza y que se recuperaría bien. Las autoridades proporcionaron asistencia médica y psicológica.

A veces, revivo toda la escena en mi cabeza. Aún puedo sentir la descarga de adrenalina que recorrió mi cuerpo.

De uniforme o de civil, siempre estamos de servicio

Cuando volví al trabajo, mis compañeros y superiores se unieron a mí, me felicitaron y me llamaron valiente. Se sentía irreal. Cuando organizaron una ceremonia para honrar mi acto, me sentí orgulloso, tanto por mí mismo como por la institución. Con frecuencia, nuestro trabajo pasa desapercibido.

Entré en el servicio penitenciario porque oí hablar de los esfuerzos que se hacían para reinsertar a la gente en la sociedad. Siempre he sentido el deseo de ayudar a la gente de forma positiva. A diferencia de la policía, desempeñamos nuestras responsabilidades en el interior, a menudo invisibles para el público. Aportar una atención positiva al servicio me pareció increíble.

Como ex militar y ahora agente penitenciario, la formación que he recibido me ha preparado para manejar la situación en la estación de tren. También me apoyé en pautas que aprendí en mi familia. Mi madre trabaja como enfermera y tengo familiares en las fuerzas de seguridad. Nunca dudan en hacer cosas difíciles.

Quiero que la gente sepa que ser funcionario público significa estar de servicio 24 horas al día. Ya sea de uniforme o de civil, la responsabilidad se siente constante e inquebrantable. Todas las personas que he conocido en circunstancias extremas han dejado una huella en mí. Llevo esos sentimientos conmigo todos los días.

También me siento agradecido. Ser capaz de entrar en acción en situaciones intensas y combatir esos nervios me deja una sensación de agradecimiento. Estoy deseando avanzar en mi vida y ayudar a los que me encuentre por el camino.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado