fbpx
Alejandro Sabater, 29, travels the streets of Buenos Aires to collect recyclables and put himself through college
Alejandro Sabater, 29, travels the streets of Buenos Aires to collect recyclables and put himself through college | Photo courtesy of

Cartonero en Argentina junta basura, se vuelve viral en TikTok

Mientras que algunas personas tiran basura encima de nosotros, otras se van rápidamente cuando nos ven en el contenedor de basura. Prefieren no hablar con nosotros o experimentar un contacto incómodo; vergüenza de pedir permiso para tirar la basura.

Alejandro Sabater
protagonista
Alejandro Sabater, 29,vive en José C. Paz, Buenos Aires, Argentina. Tras perder su trabajo en la fábrica, se convirtió en cartonero, o en un recuperador que recoge cartón y otros materiales reciclables de las bolsas de basura y los contenedores y los vende. La flexibilidad le ha permitido empezar a trabajar para obtener un título universitario.

Empezó a publicar vídeos en TIKTOK sobre el reciclaje de cartón y consiguió más de 11.000 seguidores y más de 110.000 “me gusta” desde el principio.
contexto
El Movimiento de Trabajadores Excluidos es una organización social de Argentina en la que confluyen miles de personas descartadas del mercado laboral formal como consecuencia de los modelos neoliberales.

Junto con otras organizaciones, crearon la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) e iniciaron los trámites para formalizar la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP).

Como movimiento nacional, incluye una serie de ramas en diferentes regiones:
Cartoneros y cartoneras
Construcción e Integración Sociourbana
Textil
Liberados, Liberadas y Familiares
Mujeres y diversidades
Sociocomunitaria
Rural
Espacios públicos
Vientos de Libertad

BUENOS AIRES, Argentina ꟷ Después de perder mi trabajo en una fábrica, me convertí en cartoneroen Argentina, rebuscando entre bolsas de basura para encontrar cartón.

Los cartoneros trabajan duro todos los días, trepando a los contenedores de basura y abriendo bolsas. A veces la gente tira basura encima de nosotros. El público mira con malestar a los recicladores, asumiendo que no tenemos casas. La gente grita desde sus autos, toca la bocina y lanza insultos, pero trabajamos duro para evitar la confrontación. Por suerte, entre la comunidad de cartoneros, tenemos una solidaridad inmensa. Somos respetuosos y justos, ayudándonos unos a otros para que nadie se muera de hambre.

Lo que la gente no sabe es que tengo más de 11.000 seguidores en Tik Tok. Estudio programación y desarrollo web para obtener un título en tecnología de la información. Mi video diario de cartonear en Argentina recibió más de 110.000 me gusta hasta el momento. En todo el mundo, la gente siente curiosidad por mi vida.

Un día en la vida de un cartonero: revolviendo en la basura

Un día típico de cartoneo comienza a las 2:00 p. m. Nos reunimos en Chacharita, un barrio de Buenos Aires que sirve como ubicación central de nuestra cooperativa. Salgo de casa al mediodía para hacer la caminata de dos horas. En Chacharita recibimos nuestro carrito de dos ruedas.

En la provincia donde vivo se encuentran muy pocos cartones, entonces busco por Chacharita, Palermo y Paternal. Por lo general, viajo ocho kilómetros (unas cinco millas) y reviso 80 contenedores de basura por día. Esto incluye alrededor de dos contenedores de basura por bloque.

Me subo al contenedor de basura y empiezo a revisar, bolsa por bolsa, abriéndolo para ver qué encuentro dentro. A veces la gente deja el cartón a un lado o en un contenedor verde especial; pero a menudo, el cartón se mezcla con todo lo demás.

Mientras que algunas personas tiran basura encima de nosotros, otras se van rápidamente cuando nos ven en el contenedor de basura. Prefieren no hablar con nosotros o experimentar un contacto incómodo; vergüenza de pedir permiso para tirar la basura.

Recogemos bolsas y material plano y debemos disponerlo todo en el carro con cuidado. Llevamos una inmensa cantidad de peso, que puede ser imposible de transportar en un carrito de dos ruedas si no se equilibra correctamente.

Cuando el carro está casi lleno, puedo tirar hasta 150 kilogramos (330 libras) de material. Hacia la mitad del recorrido me encuentro realizando un intenso esfuerzo físico. De vuelta en la cooperativa, nos ayudan a descargar y llevar los carros de regreso.

Cartonear conduce a mejores salarios, más tiempo para la familia y la búsqueda de un título universitario.

Mi trabajo como cartonero en Argentina comenzó cuando perdí mi trabajo en una fábrica metalúrgica. Yo tenía una decision que tomar. Agotado y dolorido por trabajar 12 horas al día, comencé a buscar trabajo a tiempo parcial.

Con poca educación, conocimiento o experiencia, los trabajos se volvieron difíciles de encontrar. Las ofertas que recibí incluían turnos de noche y salarios bajos. Quería pasar más tiempo con la familia y comenzar a estudiar tecnología de la información.

Mi hermano ya había comenzado a trabajar como cartonero, recogiendo material reciclable de los contenedores de basura. Me informó que podía trabajar tanto o tan poco como quisiera y que me pagaran por ello. Trabajar por cuenta propia también me permitiría lograr mis otros objetivos, así que me lancé. Los ingresos cubren mis necesidades y volví a la escuela de inmediato.

Recolectamos más que cartón. Como cartoneros, amontonamos plástico, cables y PVC en nuestros carros de dos ruedas. De vuelta en la cooperativa, separamos los materiales y nos lo compran.

Los cartoneros como yo reemplazamos los antiguos depósitos de chatarra, que permanecían desorganizados y no ofrecían precios fijos. La cooperativa asegura un pago justo y fijo y deposita el dinero quincenalmente en nuestras cuentas bancarias.

El mundo se vuelve curioso, cartonero se vuelve viral en TikTok

Una vez que comenzó mi trabajo como cartonero, creé una cuenta de TikTok. Quería compartir todas las cosas curiosas que vi mientras trabajaba. Mis primeros turnos como cartonero me sorprendieron. Subirse a los contenedores de basura abriendo bolsas parecía muy extraño.

Al principio hice una cuenta anónima, inseguro, quería que la gente supiera sobre mi trabajo. Subí contenido y eduqué a la gente sobre la vida de un “cartonero”. Compartí lo que ganaba, lo que llevaba en mi carrito y las herramientas que usaba. Mi trabajo como cartonerome ayudó en mis estudios de programación y desarrollo web.

Un video que presenta un día en el trabajo | Video cortesía del TikTok de Alejandro Sabater

Cuando encuentro teclados, ratones, parlantes y otras partes de la computadora, los llevo a casa y los vuelvo a armar. Todo mi equipo, incluido un par de auriculares, vino de la basura.

Me sorprende lo que la gente tira, incluidos los artículos en perfectas condiciones de funcionamiento. Tal vez la gente sienta que esos artículos no son lo suficientemente modernos. Una vez, encontré un congelador perfectamente funcional. Estos son artículos que puedo vender o guardar para mí.

La gente también tira artículos peligrosos como bolsas de vidrio o agujas sin etiquetas. Debemos permanecer extremadamente cautelosos.

El futuro se ve prometedor

A medida que sigo salvando y trabajando para obtener mi título, sé que tomé la mejor decisión. En casa, cocino y paso tiempo con mi hijo. He creado y vendido algunos sitios web. Ya no trabajo en un trabajo de fábrica sin salida que me deja en la ruina.

En el pasado, me sentía explotado, irrespetado y me pagaban lo mínimo.

Hoy hago algo bueno por la comunidad y me siento parte de algo positivo en el colectivo. La esperanza y la felicidad me llenan hoy, por mi futuro y por mi familia.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Diseñador de Imagen y Sonido, Productor Integral Audiovisual y Periodístico, escritor y docente.

Empecé a trabajar cuando era muy joven; Desde 2001, fui productor de diferentes programas de televisión, documentales, radio y generando contenido creativo para diferentes organizaciones y empresas.

Gané el premio: "Frontera Nueva Sudaca" con el libro de microficción "Un Tigre con la Boca Abierta", para Editorial Eloisa Cartonera. Me apasiona contar historias y escribir.