fbpx

Maestro convierte basura en tesoro educativo y gana más de 350.000 seguidores en las redes sociales

Cada semana me subo a mi bicicleta con un carro adjunto y me embarco en una expedición en busca de materiales. Apareciendo regularmente en el basurero, busco artículos útiles.

  • 3 meses ago
  • marzo 1, 2024
7 min read
Guillermo Galetti repurposes junk into creative pieces that have movement functionality Guillermo Galetti transforms junk into dynamic art with movement functionality | Photo courtesy of Guillermo Galetti
journalist’s notes
interview subject
Guillermo Galetti, also known as the Scrap Thief is a physical education teacher and blacksmith who blends creativity and ingenuity to craft biomechanical caricatures from recycled materials. His unique pieces are renowned for their precise replication of movement sequences from various sports practices. Through his Instagram account @ladrondechatarra, Guillermo shares insights into the creative process behind his works and showcases their functionality.
background information
In today’s society, recycling has become crucial for environmental protection, leading to the emergence of upcycled art. This artistic movement, highlighted by Greenpop – Upcycled Art, transforms waste materials into creative expressions that critique excessive consumption and environmental pollution. By adding value through creativity, upcycled art advocates for a sustainable future and the potential for waste to have a second chance.

NEUQUEN, Argentina — En Internet me llaman el ladrón de basura. Al crecer en Campana, un pequeño pueblo de Buenos Aires, disfruté de aventuras infantiles que sólo un entorno rural puede ofrecer. Cuando nos mudamos a la zona costera de Quequén, mi asombro sólo aumentó y mi imaginación tomó vuelo. Aprendí a crear diversión, usando cualquier cosa que pudiera encontrar: un trozo de cuerda, un palo o un trozo de alambre.

El taller de mi padre me inspiró y transformé piezas desechadas de aviones y automóviles en juguetes que impulsaron mis aventuras. El taller se convirtió en un portal de fascinación por el zumbido de las máquinas, el olor del metal y la ropa de trabajo de mi padre grabada en mi memoria. Sin embargo, su amabilidad y disposición para ayudar a los demás fueron lo que más me inspiró.

Esos momentos de generosidad dejaron un impacto duradero, moldeando mi visión del mundo y mi lugar en él. Ahora, desde hace más de 15 años trabajando como docente en Villa La Angostura, inspiro a mis alumnos. Mis proyectos han generado un seguimiento masivo de más de 350.000 personas en las redes sociales.

Descubra más historias de innovación en Orato World Media.

Combinando la herrería con el amor por el movimiento, los modelos de profesores atraen una audiencia global

Cuando era adolescente, dejé de lado mis actividades creativas para centrarme en los deportes y lo académico, y finalmente me gradué de la escuela técnica y estudié para ser profesora de educación física. Conseguí mi primer trabajo en el impresionante pueblo de Villa La Angostura en la Patagonia. Después de enamorarme de este lugar, pronto lo llamé hogar.

Con el tiempo, encontré una manera de combinar mi pasión por la herrería con mi enseñanza. El movimiento representa la vida, así que me propuse replicar los movimientos en las rutinas deportivas a través de modelos metálicos, sin el uso de electricidad ni motor. Se convirtieron en dibujos animados biomecánicos vivientes y podían servir como herramientas educativas para los estudiantes.

Mi misión seguía siendo simple: encontrar una forma didáctica y económica de ilustrar los movimientos deportivos a través de la metalurgia. Amplié mis creaciones desde modelos simples hasta incluir un simulador de skate, una banda de metal rock en pleno concierto y una parada memorable de nuestro portero El Dibu Martínez en la última final del Mundial contra Francia.

Pronto mi portafolio creció hasta incluir un modelo de futbolín humano, gladiadores a caballo, ciclistas, pistoleros, murciélagos y el asombroso “scraptor” (un dinosaurio sobre ruedas). Cada pieza permite a los espectadores observar el movimiento y la torsión en cámara lenta, capturando la magia de un momento.

Mi esposa Majo me sugirió repetidamente que compartiera mis creaciones en las redes sociales, pero yo seguía siendo escéptico. Cuando llegó la pandemia de COVID-19 en 2020, finalmente cedí. Siguiendo las indicaciones de Majo, comencé a publicar en Instagram usando un teléfono básico sin apenas capacidad de mensajería. Para mi sorpresa, mi contenido tuvo eco en el público, lo que generó un rápido crecimiento y la formación de una maravillosa comunidad en línea.

Transformar la basura en experiencias dinámicas de aprendizaje en el aula

Con el paso del tiempo, me sorprendió descubrir una audiencia ansiosa por conocer mis dispositivos y escuchar las reacciones positivas de mis alumnos. El sótano de mi casa se convirtió en un espacio sagrado para mí, que ofrecía un taller y espacio de almacenamiento para almacenar artículos y reponerlos según fuera necesario. Mis vecinos, al enterarse de mi trabajo, a menudo me regalan materiales. A veces, cuando regreso a casa, encuentro artículos en mi puerta que se incorporan a mis proyectos.

Cada semana me subo a mi bicicleta con un carro adjunto y me embarco en una expedición en busca de materiales. Apareciendo regularmente en el basurero, busco artículos útiles. Cuando me encuentro con calentadores, quito el revestimiento externo. La fina chapa de metal resulta ideal para que los estudiantes trabajen con ella en el taller de carrocería.

Una de las creaciones de Guillermo llamada «Scraptor»|Foto cortesía de Guillermo Galetti

Con un presupuesto limitado, encontrar materiales sigue siendo una necesidad. Sin embargo, veo un lado positivo. Podemos reutilizar y reutilizar materiales que no solo añaden creatividad a los proyectos sino que también ahorran recursos. En la escuela, los estudiantes usaban constantemente sus teléfonos celulares durante el recreo e incluso en clase. Ahora, parecen estar experimentando un alejamiento de las redes sociales. Esto me pareció un punto de inflexión y me dio una inmensa satisfacción.

Un proyecto que cautivó su atención incluyó el uso de láminas de metal para crear pequeños botes. Practicaron ensamblando piezas cuidadosamente y probando su flotabilidad. Convertimos el proyecto en una competición, observando qué barcos duraban más y cuáles se hundían primero. Aunque era una actividad sencilla, generó alegría y compromiso mientras jugaban, tratando de descubrir cómo mejorar los diseños y por qué los barcos se hunden. Afuera, tomando el sol, llenamos dos lavabos con sus pequeñas creaciones de metal.

Abrazado por la comunidad, orfebre fabrica una prótesis de brazo para un estudiante

Nunca olvidaré cuando Slash, el legendario guitarrista del banco de rock Guns N’ Roses, compartió un vídeo de una de mis creaciones en Instagram. [Guillermo había creado una figura de metal de un guitarrista con una larga melena de rizos, tocando su instrumento y golpeando la cabeza.] Después de eso, mi video se volvió viral.

Es gratificante que tu trabajo sea apreciado, pero cuando llama la atención de un ícono, realmente deleita el alma. Las redes sociales se convirtieron en una fuente de motivación para mí, ya que las familias se acercaron para utilizar mis ideas. Los profesores también compartieron mensajes sobre la incorporación de mi trabajo en sus aulas. En ocasiones, me he enfrentado a algunos desafíos con personas que copian mis modelos y tienen que enfrentarlos.

Basura reutilizada transformada creativamente en Unicornio | Foto cortesía de Guillermo Galetti

En mi trabajo hago hincapié en la originalidad y me niego a copiar los modelos de otros. Esto llevó a momentos increíbles. Una vez, una madre de mi alumno me pidió que le adaptara una prótesis de brazo a su hijo Juan. Tenía una prótesis 3D, pero no resistió las exigencias físicas que le exigía. Tomé medidas y comencé a trabajar.

Primero, creé una plantilla especial para capturar con precisión la mecánica del brazo de Juan. Utilizando un balde de plástico de polietileno de 20 litros, corté y monté las plantillas, las moldeé con calor y logré un diseño simple pero efectivo. El proceso resultó largo y a menudo se prolongó desde primera hora de la tarde hasta la mañana. Me concentré en simplificar el movimiento de la mano a una acción básica de pinza o pinza, priorizando la funcionalidad.

Le presenté la prótesis a Juan y cuando me giré por un momento, empezó a usar el brazo para levantar y pasarme objetos. Nos reímos de alegría porque funcionó perfectamente en el primer intento. Desde entonces, muchas personas pidieron ayuda similar.

Cada día abrazo mi alma de inventora, creando constantemente. Espero que las redes sociales sigan dando lugar a iniciativas significativas y actos de solidaridad. Mi felicidad proviene de la simplicidad de mis creaciones, impulsada por tres factores importantes: mis ideas, el material y un sentido de propósito.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado