fbpx
The ARABU community center provides support to around 30 families
The ARABU community center provides support to around 30 families | Photo Courtesy of Ana Cajiao

Un profesor universitario y una trabajadora comunitaria renuncian a la vida en la ciudad y ponen en marcha un centro comunitario rural en Honduras

Empezamos a dirigir brigadas médicas cuando detectamos la sarna. Como no aparecían casos de sarna en la ciudad, no sabía qué hacer. Cuando los médicos voluntarios recomendaron quemar la ropa para evitar el contagio, me pareció muy difícil. Conocía las circunstancias. Esta comunidad vivía en la extrema pobreza. No podían simplemente quemar lo poco que poseían.

Carlos Graugnard
PROTAGONISTAS
Carlos Graugnard es un hondureño licenciado en Ecoturismo y con un máster en Recreación. Junto con su esposa Ana Cajiao, fundó el centro comunitario ARABU. Ana Cajiao es costarricense, licenciada en trabajo social, con un máster en criminología con énfasis en seguridad humana y otro en sociología. Arabu, que significa “Montaña” en garífuna, se encuentra en la aldea Salitrán del municipio de Jutiapa, Atlántida en Honduras.

El centro cuenta con el apoyo de familiares y amigos que forman el equipo “Friends Racing”.
La familia de Carlos les prestó el terreno donde funciona el centro comunitario. Según él, Arabu es un lugar para servir a la gente. Se centran en apoyar la educación y la salud, al tiempo que ayudan con las prácticas agrícolas para que sean respetuosas con el medio ambiente.
CONTEXTO
La problación de of Honduras, unos ocho millones de habitantes, se distribuye por igual entre las zonas urbanas y las rurales. Sin embargo, la pobreza es un problema importante en las zonas rurales. Alrededor del 60% de la población del país está afectada por la pobreza y el 36% vive en condiciones de extrema pobreza. En las zonas rurales, estas cifras alcanzan el 63% y el 50% respectivamente.

La pobreza está muy extendida en las zonas montañosas del altiplano interior de Honduras, donde vive aproximadamente el 75% de la población rural del país, incluidos los grupos indígenas.

ATLÁNTIDA, Honduras – A una edad temprana, vi cómo cobraba vida toda una comunidad. Poco a poco, los aldeanos construyeron casas hechas principalmente de adobe y hojas de palma, en las tierras de mis padres. La zona de Jutiapa, que llegó a conocerse como Aldea de Salitrán, había sido el hogar de personas de escasos recursos.

Aunque no era un chico sociable, disfrutaba escuchando a mis vecinos de la comunidad. Se sentían bien contando sus objetivos. Llegué a comprender las limitaciones a las que se enfrentaban al vivir en una zona rural. La falta de oportunidades a menudo les impedía alcanzar sus sueños. En ese momento, un deseo creció dentro de mí. Quería que tuvieran las mismas oportunidades que yo tuve por haber crecido en la ciudad.

Inspirado por la generosidad de su familia, un joven busca marcar la diferencia

Los miembros de mi familia tenían un gran corazón. Recuerdo cuando el huracán Mitch devastó Honduras, dejando miles de muertos y aumentando la pobreza. Mi abuelo acogió en su casa a muchas personas de las zonas afectadas. Su pequeña casa tenía poco espacio, pero acogía a la gente y ellos aceptaban con gusto. Mi abuelo se aseguró de que tuvieran un lugar donde alojarse y se sintieran seguros y sanos. Aunque nuestra familia no tenía grandes riquezas, siempre encontrábamos la manera de ayudar.

Gracias a ese temprano ejemplo de solidaridad durante mi juventud, organicé eventos para niños con mis compañeros de universidad. En una ocasión, organizamos comida y actividades suficientes para 100 niños, ¡pero llegaron 500! Milagrosamente, lo que teníamos resultó suficiente. Los niños comieron y se divirtieron. Sin embargo, los eventos ocurrían esporádicamente, en fechas concretas cada año.

Mientras estudiaba desarrollo comunitario, me di cuenta de que quería ayudar más. Apasionado por el trabajo en los campamentos, utilicé mis ahorros y me fui a Costa Rica a estudiar un postgrado relacionado con mis objetivos.

Creación del centro comunitario Arabu en el pueblo de Salitran

En Costa Rica conocí a mi mujer, Anita. Acababa de regresar de un viaje a África y deseaba quedarse allí, porque, como yo, quería ayudar a los demás. Un día me preguntó: “¿Qué esperas hacer el resto de tu vida?”. Le dije: “Servir”. Se convirtió en algo que podíamos hacer juntos.

Viví en Costa Rica durante 12 años, tuve un buen trabajo y me casé. Cada año viajábamos a la zona rural de Honduras. Llegamos a conocer a la gente y rezamos a Dios, pidiendo que alguien les ayudara porque aún no estábamos preparados.

Decidir cambiar nuestras vidas resultó difícil. Sabíamos que pasaríamos de la estabilidad de la ciudad a servir en el campo. Teníamos una bonita casa y un buen coche. Anita, que se llama Ana, trabajaba como profesora universitaria en una de las principales universidades del país y yo trabajaba en un campamento. Sin embargo, sabíamos que teníamos un enorme deseo de servir. Así que dimos el paso y nos mudamos a Honduras en 2018.

El centro comunitario ARABU | Foto cortesía de Ana Cajiao

Llegamos a la comunidad con un gran deseo encendido en nuestro interior. Sabíamos que las cosas no iban a cambiar de la noche a la mañana. La comunidad rural a la que servimos se enfrenta a una dura realidad que incluye la falta de opciones de empleo. La vida transcurre muy lentamente, sin prisas.

Nos dedicamos a montar el centro comunitario Arabu para la gente del pueblo. La escuela de la zona tenía un profesor para 30 alumnos. Pusimos en marcha los “sábados con propósito” para ofrecer a los niños tiempo de recreo y clases particulares en las materias en las que necesitaban apoyo.

El progreso se produce paso a paso

La gente de la comunidad carece de recursos, por lo que las enfermedades prevenibles pueden ser un problema importante. Tener acceso a algo tan simple como un cepillo de dientes puede ser inalcanzable. Muchos casos de enfermedades dentales quedan sin atender.

Empezamos a dirigir brigadas médicas. Un momento me impactó mucho. Detectamos sarna. Como no aparecían casos de sarna en la ciudad, no sabía qué hacer. Cuando los médicos voluntarios recomendaron quemar la ropa para evitar el contagio, me pareció muy difícil. Conocía las circunstancias. Esta comunidad vivía en la extrema pobreza. No podían simplemente quemar lo poco que poseían. Busqué métodos alternativos y descubrí que poner la ropa en agua hirviendo tendría el mismo efecto.

Asimismo, al descubrir que los niños de la comunidad sufrían desnutrición, buscamos formas de mejorar su alimentación. Creamos un gallinero con 80 gallinas y pusimos en marcha un proyecto de tilapia con el método de acuaponía. Empezamos a cultivar frutas y verduras en casa y a animar a los padres a plantar en los huertos comunitarios.

Enseñanza en el centro comunitario ARABU | Foto cortesía de Ana Cajiao

Me gustaría mostrar resultados dando datos. Sin embargo, la mayor satisfacción que experimentamos mi mujer y yo viene de ver su confianza en nosotros; ver a los padres recibirme con expresiones de confianza cuando recojo a los niños. Puedo decir que se sienten seguros, sabiendo que sus hijos están a salvo en el centro comunitario Arabu.

Me llena de alegría saber que el abandono escolar ha disminuido en casi un 80%, gracias a la motivación que ofrecemos cada fin de semana. Los pequeños detalles me hacen sentir aún más feliz. Por ejemplo, el año pasado, la primera niña del pueblo se graduó en la escuela. Nos invitó a su graduación como muestra de agradecimiento por nuestro apoyo. 

Quizá en cifras, nuestros resultados no sean impresionantes, pero para nosotros cada paso es importante, por pequeño que parezca. Representa un progreso.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Honduran journalist with more than 12 years of experience in the media. A communication and advertising sciences graduate of the University of San Pedro Sulha, Xochilth has worked on different radio and television channels and taught at the university level. She currently collaborates as an editor of a digital newspaper.