fbpx
Showcasing Maya culture, customs and people in his music videos is a priority for Pat Boy

Conoce a Pat Boy, rapero que usa la música para rescatar la lengua maya

Eso es lo que quiero promover entre los mayas. Quiero que sientan lo mismo que yo cuando regrese a mi ciudad natal: la alegría, la seguridad y la aceptación que viene de llegar a mi casa, de visitar a mi madre, de disfrutar de la comida. Quiero que la cultura maya se sienta como un regreso a casa para aquellos que han estado fuera.

Pat Boy
PROTAGONISTA
Pat Boy (Jesús Cristóbal Pat Chablé), de 29 años, es un rapero que canta en lengua maya. Ha lanzado seis álbumes, el primero en 2009. Pionero en este género, utiliza su música para promover y celebrar la cultura de los pueblos indígenas del estado mexicano de Quintana Roo y de toda la península de Yucatán en el sureste de México.

Es originario de un pueblo llamado José María Pino Suárez en Quintana Roo, y ahora trabaja en Felipe Carrillo Puerto, una ciudad a unos 20 minutos de su ciudad natal.

Pat Boy es miembro de Found Sound México y en 2014, al ver que los jóvenes abandonaban sus esfuerzos como artistas por falta de apoyo, fundó ADN Maya, una casa de producción que trabaja con músicos y artistas locales para desarrollar sus proyectos y talentos.

Síguelo en Youtube, Instagram, y Spotify.
CONTEXTO
La antigua cultura maya fue una civilización mesoamericana que se desarrolló principalmente en México (en los actuales estados de Yucatán, Campeche, Quintana Roo, Chiapas y Tabasco), Guatemala, Belice y la parte occidental de Honduras y El Salvador.

Sus orígenes se remontan al año 2000 a. C. Después del comienzo de la conquista española de los imperios mesoamericanos en 1521, muchas comunidades mayas se aislaron unas de otras pero mantuvieron sus tradiciones a pesar del extenso exterminio.

Hoy en día, la familia de lenguas mayas consta de 32 idiomas, aunque al menos dos se consideran muertos. Actualmente hay alrededor de 7 millones de hablantes de maya; el idioma yucateco, que se encuentra principalmente en Yucatán, Quintana Roo y Campeche, tiene alrededor de 800.000 hablantes.

FELIPE CARRILLO PUERTO, México — Rimar y rapear en lengua Maya ha sido mi profesión durante más de diez años. Los libros de historia dicen que desaparecimos o que vivimos aislados del mundo. Con mis letras y mi música, trato de mostrar que el pueblo maya no solo existe, sino que prospera.

Un comienzo difícil para una carrera musical exitosa

Todo comenzó en 2005 cuando estaba en la escuela secundaria. Por las tardes, mi hermano y yo nos reuníamos con amigos para experimentar con la música rap.

Solíamos hacer rimas en español, tratando de imitar a artistas estadounidenses como Snoop Dog, Fifty Cent o Sean Paul.

Sin embargo, el público no respondió bien cuando finalmente llegamos al escenario. Nuestras letras giraban en torno a nuestras vidas: las vivencias de la juventud en la calle y con los amigos. Pero a algunas personas no les gustó, y nos atacaron y criticaron.

Los bares y eventos nos programarían a la 1 o 2 a.m., lo que significa que generalmente había mucha gente borracha mirando. Los ataques se hicieron más fuertes: la gente nos arrojó botellas y, a veces, nos agredieron físicamente.

No estaba interesado en ese entorno, así que decidí experimentar con el rap maya y lo hice para un concurso. Salió muy bien, la gente me aplaudió y felicitó y cantó la letra de mis canciones.

Me sorprendió y me encantó la aceptación del público. También descubrí que me sentía más seguro y confiado cantando en maya; descubrí que me era más fácil fluir en el escenario. Cuando me di cuenta de que podía usar mi rap para promover mi lengua materna entre los jóvenes, mi nueva pasión echó raíces.

Tomar esta decisión se sintió tan bien. Fue el impulso que necesitaba para saber que podía hacer cosas nuevas y marcar la diferencia al distinguirme de la multitud.

Las cosas seguían siendo difíciles al principio. Tuve que tocar muchas puertas en estaciones de radio locales, escuelas, universidades y fiestas comunitarias pidiendo cantar. La gente aún no sabía que existía el rap maya, y esto los hizo dudar aún más en dejarme participar.

Abrazando y celebrando nuestra identidad maya

Lo que finalmente funcionó fue convencer a los organizadores de los festivales y conciertos de que al cantar en maya buscamos fortalecer este idioma y su cultura y así motivar a los jóvenes a sentirse orgullosos de su herencia. Es un objetivo que sigo persiguiendo hasta el día de hoy.

Vengo de una familia que solo habla maya. Mi mamá y mi papá son monolingües y yo aprendí español a los 7 años cuando entré a la escuela.

Desde que comencé a hacer rap maya, comencé a investigar de dónde vengo, mis raíces, y qué representa esto.

En los libros escolares, no se habla de mayas excepto de la conquista española; nunca discuten nuestro origen y la permanencia continua de esta cultura. Agradezco a la música por permitirme conocer verdaderamente lo que lograron mis antepasados.

A través de mi trabajo, me esfuerzo por ayudar al mundo a ver quiénes somos los mayas, de dónde venimos y qué hacemos.

De ahí que mis letras hablen de personas, vivencias, costumbres y tradiciones actuales. En los videos musicales, mostramos las comunidades. Contamos con paisajes, comida, casas, los hombres y mujeres que las habitan, los mayas actuales en su vida cotidiana.

La discriminación contra los mayas todavía florece en algunos lugares. Creo que al generar orgullo por nuestros orígenes, podemos ayudar a combatir el bullying en las escuelas de niños con apellidos mayas. También espero animar a otros jóvenes que estén orgullosos de sus raíces y quieran hacer música que refuerce su identidad.

No solo Chichén Itzá, Tulúm, Cancún u otros centros turísticos o arqueológicos son importantes y dignos de preservar. Mis abuelos eran mayas y no sabían que existían estos lugares; sin embargo, mantuvieron vivo el idioma y las tradiciones que crean nuestra identidad.

Las nuevas generaciones mayas

La sociedad nos ha exigido que poco a poco vayamos dejando de lado nuestras costumbres mayas a lo largo de los años. De esta forma, nos obligan a volvernos más urbanos, más homogéneos, a adoptar otras tradiciones.

Muchas familias han emigrado a otras ciudades y países y ya no quieren que sus hijos tengan una relación con la cultura maya. Para combatir esto, también dirijo talleres para niños donde les enseño el idioma maya a través del rap y el hip hop.

Empecé a hacer esto en una comunidad de Yucatán; Ahora también enseño estos talleres en Los Ángeles, California, para los niños de los mayas que viven en los Estados Unidos.

Muchos niños que nacieron fuera de México están muy interesados en conocer sus orígenes y cultura. Lo curioso es que algunos niños ya no hablan español, solo inglés, y ahora quieren aprender maya, que es el idioma con el que crecieron sus padres y todos sus antepasados.

Se emocionan y dicen que quieren conocer esos pueblos o visitar a sus abuelos que viven en la Península de Yucatán.

Este orgullo me llena de orgullo y felicidad a su vez. Eso es lo que quiero promover entre los mayas. Quiero que sientan lo mismo que yo cuando regrese a mi ciudad natal: la alegría, la seguridad y la aceptación que se obtiene al llegar a mi casa, visitar a mi madre, disfrutar de la comida. Quiero que la cultura maya se sienta como un regreso a casa para aquellos que han estado fuera.

Me quedo en mi país de origen por este motivo. Amo a México y a mi gente, y mi trabajo para rescatar la cultura maya apenas comienza.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Daniel Higa Alquicira is a freelance journalist who lives in Mexico City. One of his greatest pleasures is talking with people to discover what they think and what they feel.