fbpx
The members of El Cruce collecting letters at a school in Argentina | Photo courtesy of Juanjo Vargas

‘El Cruce’ aboga por la educación en toda Argentina, en bicicleta

Cuando subimos, los niños no ven a cinco personas con sobrepeso que llegan en bicicleta; ven la sencillez de nuestra misión. Sus ojos se iluminan, están fascinados por sus sueños y emocionados de compartirlos.

Juanjo Vargas
PROTAGONISTA
Juanjo Vargas, de 52 años, es uno de los fundadores de El Cruce por la Educación Argentina. Además de ser padre de cinco hijos, es un conferencista internacional, exjugador profesional de rugby y fundador de varias empresas.

Sigue a El Cruce por la Educación Argentina en Facebook.
contexto
El Cruce por la Educación Argentina se describe a sí mismo como “la acción social de 5 amigos, padres, ciudadanos comunes y corrientes comprometidos, cuyo propósito es elevar el valor fundamental de la educación en la comunidad”.

Los cinco ciclistas recorren el país en bicicleta y recogen cartas de estudiantes de toda Argentina, preguntándoles “¿Qué te gustaría ser cuando seas grande?” y “¿Con qué Argentina sueñas si fueras presidente?”. Luego transportan las cartas a un destino final, simbolizando que con trabajo duro y educación, todo es posible.

En los seis viajes por distintos puntos de Argentina realizados desde 2011, El Cruce ha recibido 210.000 cartas y recorrido 10.600 kilómetros en bicicleta.

Los demás miembros y fundadores son Santiago Fernández, Rodolfo Deccico, Federico Giacomino y Pablo Pascual. Manuel Fernández se unió al grupo hace varios años.

SAN JUAN, Argentina—El Cruce por la Educación Argentina nació en 2011. A pesar de una pausa de cinco años, estamos orgullosos de volver a andar en bicicleta y difundir sueños 10 años después.

Una idea toma forma

Una noche, estábamos pensando en ir en bicicleta a San Juan cuando, de repente, alguien le robó a uno de nuestros amigos. Nuestro amigo se fue porque su familia lo estaba esperando, mientras nosotros, consternados por lo sucedido, nos quedamos atrás. Nos preguntamos: ¿qué debemos hacer para detener este tipo de comportamiento? Llegamos a la conclusión de que hay una necesidad de un aumento en la educación.

Un niño que no esté expuesto al robo no lo seguirá como ejemplo; él no robará. Nos dimos cuenta de que la educación es la puerta a una vida mejor. Al día siguiente comenzamos nuestro trabajo.

No sabíamos el impacto que podía tener. Muchos amigos nos dijeron que era una tontería, pero los ignoramos. Fuimos a la primera ronda de escuelas, y los niños nos contaron sus historias; todos compartieron sus ideas y sueños sobre quiénes querían ser cuando fueran grandes. Todo eso sólo podría ser posible a través de la educación.

Montando una montaña rusa emocional

Ha sido un viaje lleno de emociones, abrazos y lindas experiencias. Algunos maestros colocaron pancartas para darnos la bienvenida y los padres acudieron en masa a la escuela para ver cómo los niños cumplen sus sueños. Cuando salimos de una escuela, padres e hijos con banderas argentinas nos siguen en una caravana de autos durante unos 3 o 4 kilómetros (unas 2 millas).

A veces, aparece un niño y dice que eres su héroe, que alguien finalmente le preguntó qué quería ser cuando fuera grande.

No hay una historia o un niño que haya quedado grabado en nosotros; Han habido muchos. Nos reunimos con algunos chicos en la universidad, que habían terminado la escuela secundaria en 2011. Incluso después de una década, esos chicos nos esperaban con el mismo entusiasmo que hace diez años. Eso fue emocionante.

Nos quedamos impactados cuando fuimos a un pequeño pueblo donde la escuela era como un santuario. Eran ocho estudiantes y una mujer que les daba de comer. Vimos esperanza y un maravilloso sistema educativo, no por el sistema en sí, sino por el compromiso de la maestra y el apoyo que les dio a los niños. Era una sensación completamente diferente a las grandes escuelas de las grandes ciudades.

En 2013 pasamos la noche en Los Gigantes, en Córdoba, en una escuela con profesores estrictos. Cuando llegó la hora del desayuno, un maestro dijo: “siéntate aquí mirando en esa dirección”.

Miramos por la ventana hacia una montaña; de repente, pequeños puntos blancos comenzaron a aparecer en diferentes lugares. Eran niños que se dirigían a la escuela, unos en mulas, otros a caballo, otros a pie. Vinieron a vivir en la escuela durante la semana porque también sirve como albergue, completamente gratis.

El sistema educativo argentino es magnífico porque cumple. Después de todo, no sería posible si todos tuvieran que pagar. Los niños encuentran allí lo que necesitan: comida, apoyo y educación.

Uno de los ciclistas hablando con los alumnos de una pequeña escuela rural | Foto cortesía de Juanjo Vargas

Cambios y desafíos a lo largo de los años.

Con el paso de los años, hemos enfrentado diferentes obstáculos en nuestra búsqueda por mantener El Cruce funcionando.

Todos los miembros todavía tienen considerables responsabilidades familiares y profesionales, y administrar la organización requiere gastos adicionales de todos nosotros. Caminamos sobre la cuerda floja para hacerlo todo.

Hicimos una pausa de cinco años porque me enfermé gravemente de neumonía. Los médicos me dieron tres meses de vida; entonces, hace unos años, llamé a mis hijos, puse mis asuntos en orden y me despedí. Sin embargo, aquí estoy. Estamos felices de revivir El Cruce en 2021.

Aprendiendo de los niños

Cuando subimos, los niños no ven a cinco personas con sobrepeso que llegan en bicicleta; ven la sencillez de nuestra misión.

Sus ojos se iluminan, están fascinados por sus sueños y emocionados de compartirlos. Es hermoso presenciar esa pureza que tienen los niños de expresar sus emociones sin prejuicios. Nos mejoran a todos con su autenticidad.

Los adultos hacen que los problemas parezcan enormes, pero los niños tienen una forma sencilla de ver las cosas. Nos enseñan que la vida puede ser simple.

Un niño tiene dos grandes pilares por los que sueña.

Una es ayudar a los demás: quieren encontrar soluciones a cualquier problema. Quiere ser carnicero porque le falta carne en su casa. Quiere ser policía porque le falta seguridad. Quiere ser médico porque su familia tuvo que esperar en el hospital.

El otro es el “círculo del destino”, donde un niño es testigo de algo y aprende de lo que ve. Posiblemente termine emulando eso mismo que ve todos los días.

“El Cruce” se trata de esos pilares: abrir puertas a través de la educación y mostrarles que los sueños positivos pueden convertirse en realidad.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Periodista con más de tres años en radio, medios gráficos y producción de documentales independientes.

Viajar es una de mis pasiones junto con la radio, escribir y leer.

Me apasiona entrevistar a personajes de los ámbitos más variados: política, sociedad, música y cultura.

Siempre trato de comunicarme buscando el otro lado de la noticia o la historia, pero siempre con la verdad.