‘Día histórico de la mujer argentina’: legalización del aborto

Esta es nuestra lucha, la de las mujeres valientes, las que nos atrevemos a unirnos para salir a la calle a luchar por nuestros derechos, que hasta ahora no habíamos tenido.

Protagonista
Andrea López es una madre argentina y activista por los derechos de las mujeres que marchó en apoyo de los abortos legalizados el 30 de diciembre de 2020.
Contexto
El proyecto IVE (Interrupción Voluntaria del Embarazo) fue enviado al Congreso Nacional por el presidente Alberto Fernández el 17 de noviembre de 2020 y obtuvo media sanción en la Cámara de Diputados la madrugada del 11 de diciembre.
Para hacer la ley IVE, se discutió en el Senado el 30 de diciembre. Fue la novena vez que se debatió la ley del aborto en el Congreso Nacional.
Según Human Rights Watch, se estima que cada año se producen 500.000 abortos en Argentina.

BUENOS AIRES, Argentina — Todavía lucho con los fantasmas de mi traumático pasado.

Me persiguen los recuerdos de una relación sexual no consentida. Era muy joven y estaba sola.

Tuve un aborto en secreto porque, en ese momento, era ilegal en Argentina. Fue lo más doloroso que he experimentado.

Es un destino que no le deseo a nadie.

Por eso, el 30 de diciembre de 2020, no podía perderme la celebración por la legalización del aborto en nuestro Congreso Nacional.

Esta es nuestra lucha: la de las mujeres valientes, las que nos atrevemos a unirnos para salir a la calle a luchar por nuestros derechos.

Además de la legalización del aborto, luchamos contra el patriarcado y la desigualdad de poder.

Fue un día histórico para las mujeres argentinas.

Mi razón

Mi nombre es Andrea López y tengo 30 años.

Con mi bebé de tres meses en los brazos y dos amigas a mi lado, marché hacia el Congreso para apoyar al Senado en la aprobación de la ley de interrupción voluntaria del embarazo. Mi hijo estaba feliz en mis brazos sin entender todo lo que pasaba a su alrededor.

A veces, quiero volver a su edad.

El camino hacia el Congreso

Se me puso la piel de gallina cuando vi a tantas mujeres emocionadas ante el Congreso luchando por un propósito común.

La gente estaba vestida de verde, el color que representa nuestra lucha, y violeta, el color del feminismo. Los colores se mostraron en nuestras bufandas, pañuelos en la cabeza, camisetas, maquillaje y bengalas.

Mientras un partido se dirimía en el centro de Buenos Aires, todos estábamos celebrando lo que sería la aprobación de la ley del aborto en Argentina.

Personas de todas las edades reunidas en una sola voz, sin violencia y llenas de amor. En el corazón de la marea, había mujeres jóvenes de entre 15 y 45 años.

El aire estaba inundado de sensaciones: una mezcla de ansiedad, alegría contenida, incertidumbre. Y, al mismo tiempo, un halo de esperanza brillaba en nuestros rostros.

Muchas estaban sentadas. La mayoría hablaba o cantaba.

Algunas personas bailaraban al ritmo de cumbia, rock o música electrónica. Teníamos un largo día por delante.

Este movimiento, integrado por colegas de todo el país, fue el resultado de muchos años de lucha.

Decimos que el aborto legal es la vida, la vida de aquellas mujeres que murieron durante un aborto clandestino. Ellas son el emblema de nuestra lucha.

El final anticipado

A medida que avanzaba la noche, la temperatura bajaba y se podía sentir una brisa helada.

Algunas chicas caminaban para no congelarse. Otras improvisaban hogueras que atraían a más personas al centro del debate. El olor a humo llenó el aire.

Ya amanecía y la gente empezaba a cansarse.

Pero, en el fondo, todos sentíamos que la ley finalmente se oficializaría.

Algunos yacían en el asfalto esperando la decisión final. Otras escuchaban atentamente los discursos transmitidos en vivo. Las más preparadas habían traído sillas.

La incertidumbre, la ansiedad y la esperanza prevalecieron hasta el momento final.

De repente, la marea verde se elevó como un tornado de alegría. La cúpula del congreso desapareció tras una nube de humo verde. Todo era verde. Todo estaba verde.

Nosotros lloramos; nos abrazamos y cantamos.

Durante más de 30 años, las mujeres lucharon por sus derechos. En las calles, se atrevieron a ser las protagonistas del cambio y a firmar esta nueva página de la historia.

Yo, por mi parte, lucho para que nadie tenga que pasar por el infierno por el que yo pasé.

Eran las 4 de la mañana cuando el Senado aprobó la ley. Habíamos ganado, las mujeres habían ganado.

Argentina había ganado.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Periodista con más de tres años en radio, medios gráficos y producción de documentales independientes.

Viajar es una de mis pasiones junto con la radio, escribir y leer.

Me apasiona entrevistar a personajes de los ámbitos más variados: política, sociedad, música y cultura.

Siempre trato de comunicarme buscando el otro lado de la noticia o la historia, pero siempre con la verdad.