fbpx
Shanik Lucian Sosa Battisti (far right) a protest fighting for their rights with colleagues | Photo courtesy of Shanik Lucian Sosa Battisti

La lucha por la identidad no binaria hace historia en Argentina

Este cambio visibiliza a las personas no binarias, nos valida y le muestra a la sociedad que no es que vivimos en la confusión. Es nuestra identidad. Resistimos, existimos y somos personas que tenemos familia, trabajo y una vida similar a otras.

Shanik Lucian Sosa Battisti
Protagonista
Shanik Lucian Sosa Battisti, de 28 años, comenzó a buscar la rectificación legal de su etiqueta de género a principios de 2019, pero el Registro Civil de Tierra del Fuego le negó a Sosa Battisti el cambio de género.

Sosa Battisti interpuso un recurso de amparo y, en diciembre de 2019, el Juzgado de Primera Instancia de Tierra del Fuego falló a su favor y ordenó al Registro Civil a otorgar una partida de nacimiento rectificada.
Contexto
El caso de Sosa Battisti resultó en el Decreto 476/2021 publicado en julio de 2021 en el Boletín Oficial de Argentina. Según el artículo 4 del decreto, “la nomenclatura ‘X’” en el campo ‘sexo’ incluirá los siguientes significados: no binario, indeterminado, no especificado, indefinido, no informado, autopercibido, no registrado; u otro significado con el que se pueda identificar la persona que no se sienta incluida en el binomio masculino / femenino”.

Argentina es el primer país de la región en ofrecer esta opción. También, está disponible en Australia, Canadá, Nueva Zelanda y algunos estados de EE. UU.

USHUAIA, Argentina – La identidad es un derecho fundamental que, a veces, todavía se pasa por alto. En mi adolescencia, comencé a dudar de mi identidad de género. Al principio, creí que podía ser algo fugaz, pero con el paso de los años, me di cuenta de que me percibía con el género no binario.

Después de aproximadamente una década, mi tremendo deseo personal de lograr el reconocimiento de mi identidad personal me impulsó a luchar por los derechos de otras personas que no se sienten identificadas con los pronombres femeninos y masculinos.

Incomodidad con las etiquetas

En 2019, un episodio de televisión sobre identidad de género me llamó la atención: parecía describir mi vida a la perfección. Comencé a investigar y finalmente me di cuenta de que ninguna hetero norma me representaba.

Siempre viví en libertad, pero se sentía tortuoso cada vez que tenía que hacer trámites. Era muy difícil ver que el género en mi Documento Nacional de Identidad y en los formularios no me representaban.

Trataba de no usarlo y, a menudo, inventaba excusas diciendo que me lo había olvidado o lo había perdido. Aun así, cuando la gente preguntaba mi nombre y no coincidía con mi apariencia, tendían a dudar de mí.

Muchas veces la gente se burlaba de mí, pero lo trataba de tomármelo con humor, porque sinceramente no me importaba lo que dijeran. Aunque sentía la discriminación por mi identidad de género, el único apoyo que me importaba era el de mi familia y amigos.

Reclamando mi verdadera identidad

No me considero hombre o mujer, así que decidí obtener una identificación que coincidiera con mi identidad genuina.

A principios de 2021, fui al Registro Civil de Ushuaia para modificar mi DNI, pero el gobierno la rechazó. Fui el primer caso de la ciudad y de la provincia de Tierra del Fuego.

Sin embargo, sabía que quería seguir luchando por mi derecho a la autopercepción. Tras el rechazo, abogados de la organización no gubernamental Red Diversa Positiva presentaron una apelación en mi nombre.

Viví con muchos nervios el proceso pero me apoyaron mis amigos, mi familia y los abogados. Al principio, no creí que podía lograrlo. Sin embargo, mi entorno se aseguró de que yo siguiera adelante hasta la última instancia.

Iniciamos una “apelación por discriminación en violación de la ley de identidad de género” y fui a la corte.

Luego de ocho meses de incertidumbre, nerviosismo y lucha, el juzgado de Tierra del Fuego falló a mi favor y ordenó al registro civil que me concediera la partida de nacimiento rectificada. El gobierno no apeló y emitió un nuevo certificado de nacimiento y una nueva identificación dentro de los cinco días.

Finalmente, obtuve mi identidad actual, que coincide con el género “no binario / igualitario”.

En ese momento, no lo podía creer. Me invadió la emoción e irradiaba felicidad, pero todavía no podía entender lo que significaba. Agradecí mucho a mi mejor amigo y a los de Red Diversa Positiva que me ayudaron durante este largo proceso. Estuvieron a mi lado en cada paso del camino y me ayudaron a tener el coraje para emprender esta hermosa aventura. Gracias a su ayuda, mi vida cambió para siempre.

Yo estoy aquí, existo

Gracias a que mi identificación ahora confirma que mi género es “no binario / igualitario”, sentiré más alivio a la hora de hacer trámites y enfrentar la vida. Ya no tengo que explicar quién soy ni esconderme.

Este cambio visibiliza a las personas no binarias, nos valida y le muestra a la sociedad que no es que vivimos en la confusión. Es nuestra identidad. Resistimos, existimos y somos personas que tenemos familia, trabajo y una vida similar a otras.

Espero que este cambio garantice que las próximas generaciones no sufran por este problema. También espero que a partir de ahora todas las provincias argentinas cumplan con el decreto nacional y que nadie más tenga que sufrir por el mero hecho de no cumplir con la hetero norma.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Periodista con más de tres años en radio, medios gráficos y producción de documentales independientes.

Viajar es una de mis pasiones junto con la radio, escribir y leer.

Me apasiona entrevistar a personajes de los ámbitos más variados: política, sociedad, música y cultura.

Siempre trato de comunicarme buscando el otro lado de la noticia o la historia, pero siempre con la verdad.