Lucas Poggi en una sesión de modelaje. | Foto Instagram @lucaspoggi7

Nadador paralímpico se convierte en modelo y rompe los estereotipos

Muchos piensan que la discapacidad es el fin de la vida pero, en realidad, es al revés: es el comienzo de algo mejor.

Lucas Poggi en una sesión de modelaje.
Protagonista
Lucas Poggi, nadador del equipo argentino de natación adaptada, modelo y ahora diseñador. Nació hace 28 años con una vértebra que no se formó por completo y que afectó su médula ósea, haciéndole imposible caminar.
Contexto
El Comité Olímpico Argentino organiza y promueve el deporte adaptado. Las reglas han sido modificadas para que las practiquen personas que tienen una discapacidad física, intelectual, motriz o sensorial.
Representa y coordina la participación de deportistas argentinos en eventos relacionados con el Movimiento Paralímpico en Argentina y el mundo. Estos eventos incluyen, entre otros, los Juegos Paralímpicos de Verano y los Juegos Paralímpicos de Invierno, que se llevan a cabo desde 1988, inmediatamente después de los Juegos Olímpicos.
Argentina ha participado en todos los Juegos Paralímpicos de Verano desde su primera edición en Roma en 1960. Fue el único país de habla hispana y el único país latinoamericano presente en las dos primeras ediciones. En cuanto a los Juegos Paralímpicos de Invierno, su primera participación fue en Vancouver 2010, apareciendo desde entonces en todas las ediciones.
Las delegaciones argentinas obtuvieron 156 medallas en los juegos, de las cuales 31 son de oro, 61 de plata y 64 de bronce. Todos fueron ganados en las ediciones de verano. Argentina ocupa el puesto número 30 en el histórico medallero de los Juegos Paralímpicos.

No sé qué se siente al caminar, así que no lo extraño.

He pasado mi vida en silla de ruedas.

Muchas veces me he preguntado por qué no podía caminar o qué habría hecho para merecerlo, pero elegí perseguir mis sueños sin importar mi limitación física.

Hoy soy modelo y me entreno para representar a mi país en los Juegos Paralímpicos de Tokio 2021.

Viviendo la vida

Nací con mielomeningocele.

Elegí no culparme, prefiero vivir con libertad y sin cargas.

Mi columna no se formó como debería, por lo que nunca pude caminar.

Los médicos reconocieron la anomalía a los pocos días de mi llegada al mundo.

Quizás por eso no me duele tanto andar en sillas de ruedas.

¿Cómo puedo extrañar algo que nunca viví?

Los inicios

Elegí perseguir mis sueños independientemente de mi limitación física.

Quizás eso me distingue del resto.

Desde muy joven, mis padres me metieron en una piscina. Ese fue mi refugio entre tantas cirugías.

Después de cada intervención, sufría un dolor tan agudo que se volvía insoportable.

No podía dormir.

Al dolor le seguía el llanto que mostraba la impotencia. No podía entender lo que estaba pasando.

Escapar al agua

Cuando tenía ocho años, noté que la natación daba sentido a mis días.

Fue mi escape de tanto dolor y preocupación. El agua era donde quería estar.

Muchos piensan que la discapacidad es el fin de la vida pero, en realidad, es al revés: es el comienzo de algo mejor.

Tanto mi familia como mis entrenadores me animaron a competir.

Me fue tan bien que a los 16 años comencé a viajar por el mundo representando a Argentina.

Mi adolescencia fue igual que la de cualquier otro chico: maravillosa.

Cuando regresé de viajar, equilibré el entrenamiento con la escuela secundaria.

Lucas en una sesión de fotos.
Lucas en una sesión de fotos. | Foto Instagram @lucaspoggi7

El agua, mi mejor terapia

Mientras disputaba la clasificación para los Juegos Paralímpicos de Río, mi madre estaba luchando contra el cáncer.

Aunque estaba sufriendo, me instó a que me fuera.

Quedé segundo de la clasificación, lo que me permitió pasar más tiempo con ella.

Meses después, falleció y le prometí hacer lo mejor que pudiera.

A partir de ese momento, el agua se convirtió en mi salvadora.

Entrené aún más duro todos los días y hoy me preparo para abrazar mi sueño de clasificarme para Tokio 2021.

Lucas desfilando por la pasarela.
Lucas desfilando por la pasarela. | Clarin

Derribando mitos

La moda es mi otra pasión.

¿Quién predeciría que alguien en silla de ruedas aparecería en la portada de una revista?

Hace años, era impensable.

Durante mi adolescencia envié varias fotos a agencias de modelos y fui muy paciente esperando respuestas.

En 2017, tuve mi primer desfile de moda y ahora estoy a punto de lanzar mi colección de ropa.

La pasarela es como estar en el agua. Allí también me siento pleno.

Conozco de primera mano las dificultades que enfrentan las personas en silla de ruedas a la hora de vestirse. Es difícil conseguir ropa que nos guste y nos identifique.

No muchos tienen la independencia sobre sus cuerpos para vestirse.

Se termina priorizando la funcionalidad por sobre los gustos personales.

En general, muchos terminan usando ropa que les es funcional pero que no los representa.

La idea es adaptar estas prendas para que sean más fáciles de llevar.

Algunos dicen que soy un ejemplo a seguir pero yo no lo considero así. Soy como cualquier otra persona.

La diferencia es que tengo objetivos claros y que hago todo con cariño.

Cuando propongo algo, nadie puede convencerme de que no lo conseguiré.

El único no que acepto es no poder caminar por mis propios medios, pero eso no lo puedo cambiar.

El resto está en mis manos y depende de mí, por lo que nadie me convencerá de lo contrario.

Continuaré trabajando para crear conciencia y visibilidad para los que tenemos condiciones físicas limitadas.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Tengo 30 años y soy de Argentina. Soy estudiante de Periodismo Deportivo en la UNLP. He sido árbitro de baloncesto durante 11 años. Periodista de De Taco.