fbpx

La ex jefa de prensa de un club de fútbol gana la batalla contra su entrenador en un caso de abusos sexuales

Mi comportamiento empezó a cambiar y ya no tenía ganas de ir a trabajar. Una semana después de que se uniera al club, empecé a aparcar en un sitio diferente para evitarlo. Me aterrorizaba constantemente la idea de encontrarme con Jorge y que me violara. Cada vez que salía de mi despacho, temblaba al pensar en él acechando en el pasillo.

  • 1 mes ago
  • mayo 12, 2024
7 min read
Florencia Marco in Quito covering Florencia Marco, overseeing press operations for the Boca Juniors female team in Quito. | Photo courtesy of Florencia Marco
notas del periodista
Protagonista
Florencia Marco es una dedicada profesional oriunda de Suipacha, provincia de Buenos Aires, Argentina. Su trayectoria en la comunicación deportiva comenzó en 2011 cuando se incorporó al Club Atlético Boca Juniors, centrándose inicialmente en las operaciones de prensa del equipo de fútbol masculino. A medida que el equipo femenino fue ganando protagonismo, asumió una doble responsabilidad y acabó convirtiéndose en el enlace principal de ambos equipos. En los últimos años, ha encabezado las operaciones del equipo femenino, demostrando su liderazgo y dedicación. Actualmente en licencia sin goce de sueldo, Florencia sigue afiliada al club, donde lamentablemente sufrió maltratos por parte del anterior entrenador, Jorge Martínez, a partir de enero de 2022.
Contexto
Jorge Martínez, ex futbolista con una notable carrera en clubes como Boca, River, Independiente y la Selección Argentina, enfrentó repercusiones judiciales por abuso sexual simple. Como director técnico del equipo de fútbol femenino de Boca, Martínez fue condenado por el Tribunal Oral 22 de la ciudad de Buenos Aires. La sentencia del tribunal incluía un año de prisión en suspenso, una orden de alejamiento, tres años de trabajos comunitarios y la inscripción obligatoria en el banco genético de maltratadores. Durante el juicio, varios directivos del club, entre ellos los ex jugadores Jorge Bermúdez y Marcelo Delgado, testificaron a favor de los acusados. A pesar de las pruebas presentadas, negaron tener conocimiento de las acusaciones planteadas por Florencia Marco. En consecuencia, a pedido del fiscal Marcelo Martínez Burgo, se inició contra ellos una causa aparte por falso testimonio. Fuente: Infobae.

BUENOS AIRES, Argentina – Durante 11 años trabajé en el Club Atlético Boca Juniors, un club deportivo profesional argentino. Se convirtió en mi segundo hogar y mi vida cotidiana giraba en torno a lo que el club necesitaba. Como jefa de prensa del equipo de fútbol femenino, me encantaba mi trabajo, pero en enero de 2022 todo cambió.

Ese verano, llegó un nuevo entrenador llamado Jorge Martínez. Jorge había jugado al fútbol en Boca. Nada más conocerlo, un escalofrío me recorrió la espalda. Su mirada intensa y lujuriosa me incomodó desde el principio. Aquel día no dije nada y preferí darle el beneficio de la duda. Tal vez, pensé, lo malinterpreté.

Mientras Jorge se acercaba a mí, poco a poco, sufrí abusos en el mismo lugar en el que me había sentido segura durante tanto tiempo. Mi vida se paralizó. Presenté una denuncia y me dieron la baja. A través del sistema judicial, los tribunales emitieron un veredicto de culpabilidad. Encontrar justicia supuso un suspiro de alivio y me permitió reanudar mi vida con dignidad, pero no borró los dos años en los que me hundí en un pozo de desesperación, teniendo que reconstruirme por completo. Agradezco las manos solidarias que me sacaron de ese agujero.

Lea más historias deportivas en Orato World Media.

Jorge Martínez acosa sexualmente a una antigua jefa de prensa

El segundo día de trabajo de Jorge, noté en su comportamiento la misma intensidad inquietante de nuestro primer encuentro. Además de mirar fijamente, hablaba de forma inapropiada, hacía invitaciones y gestos no relacionados con el trabajo. Sintiéndome profundamente incómoda, hablé de ello con otras personas. «A mí también me pasa», dijeron algunas de las mujeres.

Mi comportamiento empezó a cambiar y ya no tenía ganas de ir a trabajar. Una semana después de que se uniera al club, empecé a aparcar en un sitio diferente para evitarlo. Me aterrorizaba constantemente la idea de encontrarme con Jorge y que me violara. Cada vez que salía de mi despacho, temblaba al pensar en él acechando en el pasillo. Cambié mi forma de vestir y cada vez aparecía menos por el club.

En casa, no encontraba paz. Sabía que lo que me hizo a mí, probablemente se lo estaba haciendo a otros. A los 34 años, me avergonzaba dejar que me controlara de esa manera. Sabía que era un abuso, pero me sentía culpable por no denunciarlo. Cuando por fin pedí ayuda al Departamento de Género del club, me encontré con excusas y justificaciones. «Él es así», decían. Me sentía abandonada y atrapada en un ciclo que pesaba más cada día que pasaba.

Los comentarios de Jorge se hicieron más frecuentes e inapropiados, y sus miradas se volvieron más intensas. Un día, cruzó una línea y sentí que me tocaba el trasero. Cuando levanté la vista, estaba allí de pie, tranquilo, totalmente en control, como si supiera que no tendría consecuencias por su abuso. A medida que pasaba el día, pensaba en rendirme, dejarlo todo y huir. Sin embargo, me resistí a dejar a este hombre a cargo de un equipo de mujeres, incluidas menores. Era como un lobo entre las ovejas. Alguien tenía que actuar.

El proceso judicial resulta difícil y la sala de vistas se llena de incertidumbre

A principios de 2023, presenté formalmente una queja interna al club. La respuesta pareció insólita. Me dieron de baja y permitieron que Jorge conservara su trabajo. Una parte de mí preveía este desenlace, así que acumulé ahorros, esperando perder mi trabajo. Frustrada y sin conocer otra salida, presenté una denuncia por abusos sexuales ante los tribunales.

Mi teléfono no paraba de recibir mensajes de agradecimiento de los jugadores del club. Me enteré de que, debido a mi queja, cesaron a Jorge Martínez de su cargo. Por fin volví a dormir tranquila, sabiendo que no tenía acceso a las mujeres del equipo. Sin embargo, el problema seguía persiguiéndome cada día.

Durante un año, lidié con los altibajos del proceso judicial mientras emprendía mi viaje de curación. En el campo, con mis caballos, recuperé poco a poco la confianza en mí mismo y en los demás. Estar cerca de los animales fue fundamental para sacarme del agujero emocional en el que había caído. Sigo trabajando en mí, y no lo he superado del todo, pero hoy estoy en un lugar mejor.

En abril de 2024, llegó el momento del juicio y la sentencia. Intenté caminar con calma, pero por dentro, mis emociones se agitaban. La ansiedad me apretó el pecho. Compartir un espacio con mi agresor en la sala del tribunal me llenó de incertidumbre. Para hacerlo más fácil, imaginé un grueso muro entre nosotros, bloqueando cualquier contacto. Me negué a mirarlo.

Su abogado intentó socavarme presentando fotos mías y sugiriendo que todo era mentira. En un momento dado, mostró una foto mía sonriendo en la fiesta de fin de año de un club, evento al que también había asistido Jorge. «Si hubiera querido abusar de ella, ¿qué mejor contexto que esa fiesta?», dijo, utilizando una lógica retorcida. Mis amigos y familiares estallaron en gritos e insultos. El ambiente hervía, pero yo mantenía la calma, ocultando el torbellino de emociones que llevaba dentro.

El juez declara a Jorge Martínez culpable de malos tratos: «Las lágrimas corrían por mi cara sin control»

Cuando el juez pronunció el veredicto final, declarando a Jorge Martínez culpable de malos tratos, las lágrimas corrieron por mi cara de forma incontrolable. «Se acabó», pensé, mientras sentía una sensación de paz por primera vez en dos años. Finalmente, alguien me escuchó y este capítulo de mi historia se cerró. Abracé a mi madre, a mi hermana, a mis amigos y a mi abogado. Más que una celebración, fue un alivio.

La tensión acumulada se abatió sobre mí y, durante dos semanas después de la sentencia, permanecí en cama con fiebre, intentando procesar todo lo vivido. Ahora miro hacia adelante, sabiendo que necesito encontrar un nuevo trabajo. No me imagino volviendo a Boca, un club donde todos me dieron la espalda. Incluso hoy en día, Martínez sigue cobrando un sueldo como entrenador, a pesar de ser un maltratador convicto.

Mientras camino por la plaza, veo a una niña jugando a la pelota con su madre y su padre, y me siento orgullosa. El trabajo de divulgación que hemos realizado a lo largo de los años para hacer crecer el fútbol femenino ha permitido que más chicas se aficionen a este deporte. Me siento responsable de que las niñas que hoy juegan en los parques puedan acudir a clubes que sean lugares seguros. Mi lucha desde el abuso no es sólo por mí, es por ellos también.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado