fbpx

Periodista deportivo agredido y golpeado sin piedad mientras cubría un partido de fútbol

El miedo y la desesperación me consumían mientras llovían golpes feroces. Sentí cada golpe doloroso, uno tras otro. Desesperado, escapé hacia el sector cubierto del estadio cercano a la salida, pero mi acción resultó en vano. Entre 10 y 15 hinchas me interceptaron y empezaron a golpearme de nuevo.

  • 2 meses ago
  • abril 22, 2024
6 min read
Ayala, a Ayala is a journalism student who, while interning with the radio and streaming show Jugada Preparada, was violently assaulted by a mass of fans at a professional soccer match he was covering. | Photo courtesy of Mauro Ayala
Journalist’s Notes
Interview Subject
Mauro Ayala, a journalism student from the city of Rosario, Argentina, interns with for an on-air program called Jugada Preparada, which is broadcasted via radio and streaming on the channel Plataforma Wox. Mauro is a fan of the Newell’s Old Boys, a soccer team in the Argentinean Professional League, which he was covering the day he was brutally attacked by Newell’s fans.
Background Information
On Sunday, March 3, 2024, violence erupted during a professional soccer match in Argentina between the Newell’s Old Boys club and San Lorenzo at the Marcelo Bielsa Stadium. A paraglider flew over the stadium and dropped a slew of tiny papers containing messages that agitated the Newell’s fans. During the match the Newell’s fans erupted in violence and attacked the journalists’ area. When they approached Mauro Ayala they accused him of conspiring the paraglider because he wasn’t wearing any fear gear. Despite his pleas, they assaulted him repeatedly. According to Firstpost, violence like this is not uncommon. «Violence at games has claimed 157 in Brazil between 2009 and 2019, 136 in Argentina over past 20 years, and 170 in Colombia between 2001 and 2019. England has seen arrests, pitch invasions and hate crimes spike,» according to the article.

ROSARIO, SANTA FE, Argentina ꟷ Salí temprano de mi casa el 3 de marzo de 2024 y caminé siete kilómetros hasta el estadio Marcelo Bielsa de Rosario, sintiendo una alegría inmensa. Estaba viviendo mi sueño como miembro acreditado de la prensa que cubría un partido de fútbol de la Liga Argentina de Fútbol Profesional. Como seguidor desde hace mucho tiempo del club de atletismo Newell’s Old Boys, me pareció un gran paso, personal y profesionalmente, cubrirles en la carrera que elegí para mi vida.

Llegué al Parque Independencia para reunirme con mis colegas, sintiéndome equipado con los conocimientos y las herramientas necesarias para servir en la prensa. Mis compañeros y yo -personas con las que compartí horas de estudio como estudiante- nos enfrentamos colectivamente a nuestro primer gran partido juntos como periodistas acreditados. Tuvimos la responsabilidad de representar a Jugada Preparada, un programa de radio y streaming.

Lea más reportajes de fútbol de Orato World Media,o eche un vistazo a estos reportajes de periodistas de todo el mundo..

Una multitud agitada se dirige al palco de prensa

Cuando llegué, el olor tradicional de los campos de fútbol sudamericanos encendió mis sentidos, y supe que se trataba de un paso importante para el crecimiento de nuestro programa. Nada más entrar en el estadio, sentí el aroma de los choripanes, una especialidad, el bocadillo de chorizo a la parrilla, clave en la cultura futbolística de Argentina.

Por un lado, quería que el tiempo pasara despacio, para poder disfrutar de cada momento de este nuevo reto. Por otro lado, no podía esperar a que empezara el partido. Sentado en la mesa que me habían asignado, un parapente sobrevoló el estadio. Levanté la vista y vi caer miles de papelitos con mensajes destinados a los más de 30.000 hinchas de Newell’s que llenaban los asientos.

Parecía que los mensajes eran de gente de Rosario Central, rival del equipo de Newell’s, que había ganado el clásico una semana antes. Me preocupaba una posible reacción dentro del estadio, ya que el ambiente se volvía tenso. Aunque no sentía miedo, una extraña sensación se apoderó de mí.

Antes del final de la primera parte del partido, noté que empezaban algunos problemas en las gradas laterales, pero nunca imaginé que esos problemas llegarían a la prensa. Entonces, de repente, un grupo de personas irrumpió en la zona de prensa buscando a los supuestos culpables y cómplices del piloto de parapente.

Rápidamente se acercaron a mí y empezaron a quejarse de que no llevaba ninguna prenda de Newell’s como hincha. Les dije: «Estoy trabajando», pensando que sería explicación suficiente. Sin embargo, se sintieron insatisfechos con mi respuesta.

Acorralado por la multitud, un inocente representante de prensa recibe una brutal paliza

Cuando los hinchas enfurecidos irrumpieron en nuestra zona de prensa, dejaron de preguntar quiénes éramos y se empeñaron en agredirnos. Botellas y piedras empezaron a volar en nuestra dirección, y algunos de los atacantes lanzaron puñetazos. Aunque entré en shock total, reaccioné rápidamente al ver el estallido de violencia. Me refugié subiendo unas escaleras para entrar en la cabina de emisión.

Colegas de más de 15 medios de comunicación rondaban por allí, retransmitiendo el partido en directo por radio y televisión. Esta zona incluía un pasillo de unos dos metros de ancho y 50 metros de largo. Los aficionados me siguieron hasta la zona restringida, una acción sin precedentes.

Tres hinchas furiosos se abalanzaron sobre mí, exigiendo saber por qué no llevaba una camiseta o algún tipo de identificación que indicara que era hincha de Newell’s. Intenté explicarlo, seguía al club local, pero era mi primer día trabajando en la prensa y aprendí en la facultad de periodismo que no se identifican las preferencias.

Rechazaron mi explicación, empujándome hasta el final del pasillo y llevándome a la escalera. El miedo y la desesperación me consumían mientras llovían golpes feroces. Sentí cada golpe doloroso, uno tras otro. Desesperado, escapé hacia el sector cubierto del estadio cercano a la salida, pero mi acción resultó en vano. Entre 10 y 15 hinchas me interceptaron y empezaron a golpearme de nuevo.

Una pregunta circulaba por mi cabeza mientras estaba lo bastante consciente para pensar. «¿Por qué me está pasando esto a mí?», gritaba mi mente. «¿Qué he hecho para recibir semejante paliza?». Lo siguiente que se me ocurrió fue proteger mi equipo de trabajo y mis objetos personales, que tanto me costó conseguir. Sin embargo, mis esfuerzos resultaron infructuosos, ya que la multitud me golpeó y me robó todo.

Tras perder el conocimiento, la policía encuentra al periodista y lo traslada a una ambulancia

Cuando los hinchas del partido de fútbol me señalaron injustamente como cómplice del parapentista, convirtieron la alegría de mi primer encargo profesional de prensa en una tensa pesadilla. En un momento dado, recuerdo a nueve o diez personas golpeándome a la vez. Saboreé la sangre mientras me llenaba la boca mientras los cobardes me daban puñetazos en la cara.

En un momento dado, en medio del asalto, oí a la policía disparar. Aunque ofrecía una breve ventana para escapar, de repente perdí el conocimiento. Recuerdo que pensé que sólo quería recuperar mi equipo cuando todo se oscureció. Menos mal que la policía me encontró y me sacó del sector. Esa parte de la historia permanece turbia en mi memoria. Recuerdo la lluvia de golpes y luego la llegada del oficial. Tras sacarme del club, la policía me llevó a una ambulancia. Los médicos no informaron de lesiones que pusieran en peligro la vida, gracias a Dios.

Uno de los agentes me dio un teléfono para llamar a mi familia. Todavía en estado de shock y temblando, expliqué la situación a mis padres, dejando claro que había sufrido pérdidas materiales pero ninguna complicación médica grave. No quería que se asustaran, pero en mi estado mental actual, aparentemente me expliqué mal, y mi familia se enfadó increíblemente. Desesperados, vinieron a buscarme.

Cuando llegó mi madre, vio mis moratones, pero podía andar y hablar, así que respiró aliviada. Mi padre me envolvió en un abrazo, sintiendo el mismo alivio. Me siento afortunado, mis padres pudieron venir, encontrarme y llevarme a casa. Sólo puedo imaginar si ocurriera algo mucho más lamentable.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado