fbpx
After losing her limbs to meningitis, Sarah Almagro Vallejo became the national Spanish adapt
After losing her limbs to meningitis, Sarah Almagro Vallejo became the national adapted surfing champion in Spain | Photo courtesy of

Mujer en España pierde extremidades por amputación y se convierte en campeona nacional de surf

La meningitis causó sepsis que condujo a la necrosis (muerte del tejido corporal). En mi cuerpo empezaron a aparecer heridas que parecían quemaduras. Me trasladaron a otro hospital con unidad de quemados. Entonces llegó la peor noticia. Tuvieron que hacer una amputación.

Sarah Almagro Vallejo
Interview Subject
Sarah Almagro Vallejo, 22, is a law student in her fourth year. She lost all her limbs in 2018 as the result of complications from meningococcal meningitis. Her parents raised funds for prosthetics which have allowed Sarah to continue the active, athletic life she had before the amputations. She has since become the Spanish national champion in adapted surfing and the world runner-up.

When Sarah’s parents learned that prostheses provided by the government are outdated, they began fighting not only for Sarah but all people who need prostheses. The ones Sarah wears for hands cost 80 thousand euros each (about 81,500 USD); and her feet cost 200,000 euros (almost 204,000 USD). Because she will have to change her prosthetics periodically throughout her life, Sarah will likely need to invest 2.5 million euros over time.

Given this, her parents created the foundation Somos Tu Ola, to bring awareness and raise money for their daughter. Similarly, they have fought for the authorities to improve the quality of the prosthetic catalog and add the meningitis vaccine to the national calendar. Sarah aspires to participate in the 2028 Paralympic Games in Los Angeles, California.
Background Information
Meningitis causes inflammation of the membranes that cover the brain and spinal cord. Meningitis can be of viral origin, which is usually benign and has mild consequences, or of bacterial origin, which is the most dangerous. There are three types of bacteria that cause meningitis: Haemophilus Influenzae B (HiB), pneumococcus, and meningococcus. Sepsis is a variety of bacterial diseases where the infection travels through the bloodstream throughout the body.

In Spain, the average hospitalization rate for meningococcal infection was 1.64 hospitalizations per 100,000 inhabitants between 1997 to 2018. About 46 percent included children under 5 years of age. The in-hospital case-fatality rate was 7.45 percent. According to Our World Data, in 2019 the African region had the highest rates with 76,752 deaths. In comparison, Spain had 11 deaths, the U.S. had 124, and some countries had zero.

MALAGA, ESPAÑA- Después de contraer un virus bacteriano que casi me mata, a los 18 años me amputaron las manos y los pies. Pensé que sería inútil por el resto de mi vida. Sin embargo, con el apoyo de mis padres y el uso de prótesis, me convertí en campeón nacional de surf adaptado de España y subcampeón del mundo.

De un dolor de cabeza a Cuidados Intensivos de la noche a la mañana

En un día de verano de julio de 2018, me sobrevino un fuerte dolor de cabeza. Mi mamá me dio ibuprofeno y paracetamol, pero mi cuerpo rechazó el medicamento y vomité. En el consultorio médico me diagnosticaron gastroenteritis (Condición caracterizada por irritación e inflamación del estómago e intestinos). Me enviaron a casa.

Todavía enfermo al día siguiente, mi temperatura llegó a 41 grados (105,8 Fahrenheit). Si bien mi madre nunca llevó a sus hijos al hospital por fiebre, sí lo hizo ese día. Gracias a Dios, porque si hubiéramos esperado tres horas más, podría haber muerto.

Entré a la sala de emergencias encorvada. El dolor hacía casi imposible caminar. Los médicos me dieron una silla de ruedas y me pusieron en la fila de espera. Con una sala de emergencias llena de gente, los minutos pasaban muy lentos. “No puedo más”, le dije a mi mamá.

“Grita”, respondió ella. La miré con incredulidad. “No perderás nada”, insistió, “¡Grita!” Grité de dolor tan fuerte que el personal médico corrió hacia mí. Me pidieron que me callara, así que grité más. Llamó su atención.

Después de una serie de pruebas, insistieron en que tenía gastroenteritis, pero esta vez me mantuvieron en observación. El dolor siguió empeorando y mientras me administraban medicamentos para aliviar mi malestar, me desmayé y perdí el conocimiento. En media hora me ingresaron en la unidad de cuidados intensivos.

La meningitis conduce a un coma inducido

En la UCI, los médicos me pusieron en coma. Les dijeron a mis padres que tenía meningitis meningocócica [una infección bacteriana que causa inflamación del cerebro y la médula espinal , y tiene una alta tasa de mortalidad]. Dijeron que no viviría más de 24 horas, pero mis padres se negaron a perder la esperanza. Papá me dijo que peleara y mamá dijo: “¡Cuando despiertes, haremos una fiesta!”.

Estuve en coma durante 10 días y los médicos comenzaron a reducir mi medicación. Si bien no recuerdo, me desperté y arranqué todos los cables que me conectaban a las máquinas. Miré a mi padre y dije: “Basta de charlas triviales”, como si mi subconsciente hubiera estado escuchando a mis padres todo el tiempo.

Cuando me desperté, los médicos no me explicaron nada y mis dedos se veían negros. No podía caminar, y mis padres decían que era un milagro que viviera. Traté de calmarme, pensando, volveré a ser yo mismo en un par de meses, y estaré caminando por la playa; pero eso no sucedió.

Sarah (derecha) con su familia en una cena en 2014 | Foto cortesía de Sarah Almagro

La meningitis causó sepsis (la respuesta extrema del cuerpo a la infección en la que daña sus propios tejidos), lo que condujo a la necrosis (muerte del tejido corporal). En mi cuerpo empezaron a aparecer heridas que parecían quemaduras. Me trasladaron a otro hospital con unidad de quemados. Entonces llegó la peor noticia. Tuvieron que hacer una amputación.

Joven sufre amputación de sus cuatro extremidades

Mientras me trasladaban de un lugar a otro en una camilla, no podía imaginar lo que me esperaba. Después de varias pruebas más y una segunda opinión, mis padres vinieron a hablar conmigo. Me explicaron cada detalle sobre mi salud, sin ocultar nada.

Mi corazón comenzó a latir con fuerza cuando dijeron que perdería todos mis dedos. Sentí que el mundo se detuvo, pero mi mente se aceleró. ¿Por qué yo?, quería saber. “¿Qué hice para merecer esto?” Nunca lastimé a nadie y no podía entender por qué tenía que soportar tanto sufrimiento.

Cuando me amputaron los dedos, seguí preguntándome qué había hecho mal para merecer esto. Siempre ayudé a otras personas; Yo era una buena persona. Justo cuando comenzaba a recuperarme, llegaron noticias más impactantes. Tuvieron que amputarme las manos y los pies. Si bien no podían decir hasta qué punto amputarían, de repente me sentí extremadamente frágil.

Después de las amputaciones, verme sin manos ni pies me hizo sentir impotente. Lloré como nunca antes. “Voy a ser un inútil por el resto de mi vida y nadie me querrá”, le dije a mi madre. Con la cabeza fría, respondió: “¿Fue Stephen Hawking inútil?”

[Hawking, un físico teórico considerado uno de los seres humanos más inteligentes que jamás haya existido, quedó confinado a una silla de ruedas y perdió la capacidad de hablar después de que le diagnosticaran la enfermedad de Lou Gehrig. Continuó haciendo un trabajo increíble después de su diagnóstico y desafió su expectativa de vida.]

Sarah preparándose para surfear después de la amputación | Foto cortesía de José Dopico

La pregunta de mamá me hizo reflexionar y aunque a veces seguía sintiéndome insegura y triste, reconsideré mi vida.

Después de mis amputaciones, mis padres me presentaron una posible solución: prótesis. Al principio, me negué por miedo. Cuando acepté la idea de usar prótesis, les pregunté a mis padres: “¿Puedo agregar unas pulgadas más?” Riendo, me dijeron que sí. Querían devolverme la vida.

Con prótesis, joven se convierte en campeona nacional de surf

Los primeros dos años desde mi diagnóstico presentaron obstáculo tras obstáculo. Salí del hospital pensando que nunca volvería, luego una úlcera que casi me hace perder la parte restante de mi pierna me obligó a regresar. Dos cirugías complejas salvaron mi rodilla. Ni siquiera había superado por completo las amputaciones todavía.

Durante mi tiempo en la UCI cuando los médicos me pusieron en coma, mis órganos dejaron de funcionar. Poco a poco todo volvió a la normalidad, excepto mis riñones. Tuve que pasar por diálisis durante un año y medio hasta que mi padre donó un riñón. Mi cuerpo inmediatamente comenzó a mejorar.

Usar las prótesis fue como volver a nacer. Aprendí a caminar con mis nuevos pies ya controlar mis nuevas manos. Pude acomodar un mechón de cabello que caía sobre mi frente y levantar un celular. Esas cosas cotidianas importan. No soy independiente, pero hacer las cosas por mí mismo me hace sentir mejor.

Estar en esa cama de hospital se sintió como una pesadilla, así que cuando mis padres me dijeron que eligiera un deporte, me sentí feliz. Lo primero que pensé fue fútbol, ​​pero el surf adaptado me pareció lo más posible y adecuado. Mi padre me enseñó a nadar nuevamente y con el apoyo de un entrenador, trabajé duro y mejoré.

Mi familia y yo siempre hemos sido muy unidos. Afrontamos todo juntos y, gracias a ellos, superé los peores momentos de mi vida. Incluso mi hermano ayudó. Recuerdo ir a los chequeos médicos y mi hermano se quedó en casa y nos preparó la cena.

Al principio, realmente creía que sería un inútil y que no haría nada por el resto de mi vida. Hoy, como campeona de España de surf adaptado, he conseguido un sueño que tenía desde pequeña. Mis padres también me animaron a ir a la universidad, algo que me ayudó mucho a nivel psicológico.

Me quitó la mente de todos mis pensamientos temerosos. Estoy entrando en mi cuarto año de la facultad de derecho, sigo teniendo consultas médicas con médicos todos los meses y practico surf. ¡Lo estoy haciendo bien!

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Honduran journalist with more than 12 years of experience in the media. A communication and advertising sciences graduate of the University of San Pedro Sulha, Xochilth has worked on different radio and television channels and taught at the university level. She currently collaborates as an editor of a digital newspaper.