fbpx

Nacido del incesto: Los resultados del ADN revelan el origen de un hombre adoptado

Darme cuenta de que era producto de los abusos incestuosos de hacia madre me destrozó. Durante muchos meses, luché contra sentimientos de inutilidad. Me sentí mancillado y avergonzado de mi propio ser.

  • 2 meses ago
  • mayo 31, 2024
9 min read
Steve Edsel, who tells his story adoption story and the moment he realized he was born of incest, stands with his wife Michelle Attaway. | Photo courtesy of Steve Edsel, who tells his story adoption story and the moment he realized he was born of incest, stands with his wife Michelle Attaway. | Photo courtesy of Steve and Michelle
Steve Edsel (right) and his wife Michelle Attaway
notas del periodista
Protagonista
Steve Edsel, 50, de Carolina del Norte (izquierda) con su esposa Michelle Attaway. Steve fue adoptado de bebé y siguió siendo consciente de su adopción. A los cuarenta años, se hizo una prueba de AncestryDNA que reveló que su madre y su padre biológicos compartían un parentesco de primer grado. Nació de un incesto, lo que le llevó a un largo viaje de curación.
Contexto
En 1975, en torno al nacimiento de Steve, un libro de texto de psiquiatría estimaba la frecuencia del incesto en uno entre un millón. Sin embargo, es casi seguro que esta cifra es una subestimación dramática. El estigma que rodea a hablar abiertamente del incesto, que a menudo implica abusos sexuales a menores, ha obstaculizado durante mucho tiempo el estudio del tema. En la década de 1980, las feministas, basándose en los testimonios de las víctimas, argumentaron que el incesto era mucho más común de lo que se reconocía. Los recientes avances en las pruebas de ADN han ofrecido nuevas pruebas biológicas, descubriendo numerosos casos de niños nacidos de parientes biológicos cercanos, lo que proporciona una visión sin precedentes del incesto en la sociedad moderna.

CAROLINA DEL NORTE, Estados Unidos – A pesar de crecer en una familia numerosa y cariñosa con mis padres, hermanos, primos, tíos y tías, siempre sentí que me faltaba algo, una parte de mi identidad que necesitaba encontrar. Pasaron los años y en 2013, ya cuarentona, decidí probar con AncestryDNA, una empresa que trabaja con material genético y bases de datos. Lo vi como un último recurso. «Si esta vez no funciona», me dije, «quizá no esté destinado a que conozca a mi familia biológica».

Los resultados de esa prueba revelaron una verdad espeluznante: fui concebido mediante incesto. Al principio, ese conocimiento me pareció una pesada carga, que despertaba un torbellino de emociones y ponía en tela de juicio la forma en que me entendía a mí misma. Sin embargo, desde entonces he llegado a un punto de curación y fortaleza. Mi viaje me capacitó para apoyar a otras personas que se enfrentan a retos similares, ofreciéndoles la ayuda que yo necesité en su día.

Lea más historias de adopción en Orato World Media.

El ADN ancestral arroja luz sobre el origen de las adopciones

Desde muy joven, mis padres hablaron abiertamente de mi adopción y me dieron herramientas para entender mi historia. A menudo ojeaba un álbum lleno de recortes de periódico sobre un bebé abandonado en un hospital, sabiendo que ese bebé era yo. A pesar de sentirme diferente de mi familia -no por cómo me trataban, sino por mi aspecto y mi conducta-, nunca me sentí fuera de lugar.

Cuando cumplí 14 años, mi empatía por mi madre biológica se hizo más profunda. Ella tenía mi edad cuando me tuvo, y la idea de una adolescente cuidando de un bebé me parecía insondable. Esa constatación despertó una gran curiosidad por ella, la mujer que me llevaba en su vientre. A pesar de todo, nunca guardé rencor por su decisión de dejarme.

A los veinte años, intensifiqué la búsqueda de mi familia biológica. Un día, fui a la redacción del periódico donde se originaron los recortes de mi infancia y me acerqué a un periodista que cubría mi historia. Este periódico local se interesó por mi historia y publicó algunos artículos sobre ella. Nada resultó y pasarían casi dos décadas antes de que me decidiera a someterme a pruebas genéticas. De repente, sentí una sensación de urgencia y pavor, temiendo que mi madre biológica hubiera fallecido.

Entonces, un día, recibí un correo electrónico de Cece Moore, la genealogista que llevaba a cabo mi búsqueda. Encontró dos personas que coincidían con mis datos genéticos y una era mi madre. Inmediatamente busqué a estas personas en Facebook, y al ver sus caras sentí una gran emoción. No sabía cuál de las dos era, pero sabía que estaba viendo a mi madre por primera vez.

La revelación del incesto hace que el entusiasmo se convierta en conmoción

En medio de esta excitación, Cece me envió otro mensaje. «¿Puedo llamarte? Tengo que decirte algo importante», me dijo. Cuando respondí, la información que compartió me estrujó el corazón. Al parecer, mi padre procedía de la misma familia que mi madre, con un parentesco de primer grado. Esto significaba que el padre o el hermano de mi madre me engendraron. Esta revelación me devastó. Sentí alegría al conectar por fin con mi madre y ver su rostro en una foto. Sin embargo, la verdad de su sufrimiento y las circunstancias de mi concepción me parecían horribles.

Darme cuenta de que procedía del abuso incestuoso de mi madre me destrozó. Durante muchos meses, luché contra sentimientos de inutilidad. Me sentí mancillado y avergonzado de mi propio ser. La felicidad, la tristeza, la ira, la confusión, la angustia y la desilusión chocaron en mi interior. Procesar estos sentimientos se convirtió en un reto inmenso. No podía dormir, atormentado por la confusión. Mis pensamientos se fijaron en mi madre y luché contra una rabia abrumadora hacia mi padre.

Luchaba con rutinas diarias como peinarme o cepillarme los dientes. Mi propio reflejo en el espejo se transformó en mi padre, alimentando mi ira. Dominado por las emociones, recurrí a la oración, suplicando: «No puedo hacerlo solo, necesito tu ayuda». Pasó el tiempo y por fin supe cuál de las dos mujeres era mi madre y dónde vivía. Como un detective, busqué más información. Descubrí que mi tío, el hermano mayor de mi madre, trabajaba como escritor y firmaba libros en un hotel de la zona. Mi mujer y yo fuimos a verlo. Compró un libro y le pidió que se lo firmara, aunque él no tenía ni idea de quiénes éramos.

Un hombre ve a su madre biológica por primera vez y cae de rodillas

No sabría decir si el hombre de la mesa era mi padre. El no saber evitó sentimientos de asco o rabia mientras le observaba. En cambio, sentí una inmensa curiosidad por su personaje. Ese día también vi a mi abuela en la firma de libros. Mi corazón se hinchó de alegría al sentir una conexión con esa parte de mi vida que había quedado cortada. Me fui a casa contento, guardando las distancias y permaneciendo en el anonimato. Poco después de ese día, vi a mi madre por primera vez.

Cuando me enteré de que estaría en un evento de trabajo, viajé fuera del estado para poder verla. Cuando vi a mi madre por primera vez, la reconocí al instante. Cuando pasó a varios metros de distancia, me sentí abrumado por la emoción y caí de rodillas. Mi mujer me ayudó a subir e intentamos seguir discretamente, haciendo algunas fotos desde lejos. Con los nervios de punta, me preocupé por lo que pudiera pasar si me acercaba a ella y decidí no hacerlo, no queriendo crear una situación incómoda en su evento de trabajo.

Aquel día sentí como si Dios hubiera respondido a mi larga plegaria. Sentí una profunda gratitud. Eso marcó la única vez que compartimos el mismo espacio desde mi nacimiento. Quería seguir adelante, así que un domingo por la tarde cogí el coche y me fui a casa de mi abuela. Avancé por un camino de grava flanqueado por densos árboles, un prado vallado y un pequeño lago. La ruta me resultaba inquietantemente familiar, como volver a un lugar que conocí una vez. Cuando atravesé el camino de entrada y doblé una curva, la casa apareció a la vista, evocando una emoción profunda e inesperada. A medida que me acercaba, a pesar de no haber vivido nunca allí, me sentía como en casa.

El rechazo de la abuela cala hondo

Salí del coche, con las manos sudorosas por los nervios, y me dirigí a la puerta. Llamé a la puerta y esperé ansioso. La puerta se abrió y allí estaba mi abuela biológica. Cogido por sorpresa, sin un discurso preparado, sólo atiné a decir: «Soy el hijo de Debbie». Rápidamente, respondió: «Lo sé». Mis emociones surgieron en mi interior, amenazando con desbordarme, pero exteriormente permanecí casi inmóvil.

Llevé una foto mía de bebé y se la entregué. «Tienes los ojos de tu madre», mencionó. Nuestra conversación fue breve, pero sentí una chispa de esperanza. Podría volver a formar parte de su vida. Dejé a mi abuela con una carta que escribí a mi madre. Unos días más tarde, escribí a mi abuela expresándole mi deseo de sentarnos a hablar. Esperaba que me aceptara como su nieto.

Esperé ansiosamente su respuesta y, cuando apareció, sus palabras contenían una dura verdad. Me dijo que le resultaría difícil abrirme su vida y me sugirió que valorara la familia que tenía. «Por favor, no vuelvas a escribir», concluyó. Su rechazo caló hondo. Para entonces, ya sabía que el hermano mayor de mi madre era mi padre.

Durante este tiempo, empecé a ponerme en contacto con mi madre a través de Facebook. Le envié varios mensajes y una carta, pero nunca respondió. Al principio, cada notificación que recibía en las redes sociales me llenaba de esperanza. «¿Podría ser de ella?», me pregunté, pero la esperanza nunca se materializó.

Retribuir a los que descubren los orígenes del incesto

La única conexión tangible que tengo hoy con mi madre es una verificación de entrega que firmó, confirmando que había recibido la carta que le envié. Sus manos tocaron aquel trozo de papel. A día de hoy, sigo enviándole mensajes en su cumpleaños y en el Día de la Madre. Aunque nunca contesta, no me ha bloqueado. Mientras tanto, la prima hermana de mi madre me acogió en su vida con los brazos abiertos.

Nos invitó a mí y a mi mujer a la cena de Acción de Gracias y, esa noche, colocó pequeñas etiquetas con los nombres junto a cada plato. Para otros, parecía un gesto insignificante, pero para mí significaba el mundo. Sentí que en esa mesa había encontrado un trozo de mi hogar.

En la boda de su hija, el año pasado, no asistió nadie de mi familia biológica inmediata, pero mi tía me ayudó a superar el sentimiento de no ser querido. Ella llenó un vacío, curando mi corazón y dándome un sentido de pertenencia. Ahora ayudo a otros como yo.

Cuando conocí mis antecedentes, no existían grupos de apoyo para mí; me sentí completamente aislado. Con el paso del tiempo, me di cuenta de que más personas descubrían verdades similares sobre su concepción del incesto, y empecé a conectar con ellas. Ayudar a otros a navegar por sus situaciones me permite sanar y extraer algo positivo de las adversidades a las que me enfrenté.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado