fbpx

Periodista atacada por el gobierno: una advertencia sobre la democracia convertida en autoritaria

Aproximadamente desde 2018, las instituciones comenzaron a perder toda credibilidad. Se desarrollaron historias de conspiraciones y el gobierno pisoteó la constitución. Las garantías procesales fracasaron decisivamente y muchos civiles fueron juzgados en tribunales militares…

  • 3 meses ago
  • marzo 5, 2024
7 min read

Sebastiana Barraez firmly denies any involvement in a plot to attack the president, refuting the false accusations against her. | Photo courtesy of Sebastiana Barraez firmly denies any involvement in a plot to attack the president, refuting the false accusations against her. | Photo courtesy of Juan Martinez
journalist’s notes
interview subject
Sebastiana Barraez is a distinguished journalist specializing in military affairs, hailing from Rubio, a border city in the state of Táchira, Venezuela. She has served as the press officer for the Finance Commission of the Venezuelan Congress and has made significant contributions to the weekly Quinto Día and the Infobae portal.
background information
The Attorney General of Venezuela, Tarek William Saab, publicly announced an operation named «Brazalete Blanco» (White Bracelet) recently, accusing individuals opposed to Nicolás Maduro’s government of plotting to attack the president. Among those implicated is journalist Sebastiana Barráez, who is being investigated for charges including treason, attempted homicide against the President and the governor of Táchira state, terrorism, and association. Following the investigation, on January 19, 2024, the 2nd Anti-Terrorism Control Court issued 14 arrest warrants against the military and civilians allegedly involved in the plans. The Interamerican Press Association (IPA) expressed its solidarity with Barráez, highlighting the situation’s gravity. For more information, visit the following article.

CARACAS, Venezuela — Una vez más, un funcionario de alto rango en Venezuela me llamó periodista, pero esta vez me acusó de lo impensable. El Fiscal General afirmó que yo era parte de una conspiración para asesinar al presidente. Cuando un amigo me dio la noticia, pensé: «¿Es esto una broma?» Lo absurdo de esto me asombró. Desafortunadamente, el régimen político de mi país emplea falsedades para atacar las amenazas percibidas, y esta no fue la primera vez que me atacaron.

Navegar por situaciones como esta durante dos décadas resulta desalentador. Limito mi círculo íntimo para evitar que mis seres queridos sean perseguidos como una forma de hacerme daño. A veces, me muevo para evitar las consecuencias de informar sobre sistemas corruptos. Aún así, mi compromiso con el periodismo de investigación en Venezuela me deja preparado para aceptar las consecuencias.

Descubra más historias del complejo panorama político y social de Venezuela en Orato World Media.

Periodista sufre intimidación mediática tras exponer golpe de Estado contra Hugo Chávez: Un vistazo al régimen de Venezuela

La primera vez que me sentí en peligro por mi trabajo como periodista ocurrió en 2002. Entrevisté a un hombre sobre el golpe contra Hugo Chávez, entonces presidente de Venezuela. Publiqué la historia y dos días después, durante el programa de televisión dominical de Chávez, el presidente me destacó.

«Ese periodista debería ser sometido a una investigación militar», afirmó. En casa viendo la televisión con mi familia, escuchar mi nombre me dejó con un nudo en el estómago. Entró en shock. Después de todo, no es común escuchar al líder de un país mencionar tu nombre de esa manera.

Totalmente asombrado, llamé al director del medio de comunicación que publicó la historia. Luego huí a la frontera para esconderme durante unos días. Chávez no mostró miedo y sabía que actuaría en mi contra. Mi mayor preocupación, sin embargo, era que alguien que buscara su favor pudiera convertirme en un objetivo.

Pasó el tiempo y nadie tomó medidas contra mí, pero la tensión que se cernía en mi cuerpo era difícil de soportar. En mi trabajo expongo lo que otros quieren mantener oculto. Esto me hace inherentemente anti-poder. Por primera vez en mi vida sentí todo el peso de esa responsabilidad. Si bien me dejó lleno de miedo, nunca alteró mi compromiso.

De hecho, se convirtió en un punto de inflexión crucial. Llegué a comprender que este régimen que se afianzó en Venezuela se negaba a tolerar cualquier crítica. No importaba si tenían pruebas o pruebas concretas. Si bien los ataques contra mí se volvieron recurrentes, nunca perdí el sentido de asombro y me negué a normalizar el trato que sufrí. Cuando lo absurdo se convierte en rutina y lo aceptamos como el orden natural, el peligro acecha. Mantenerme alerta me salvó la vida.

Cuando el gobierno comenzó a pisotear la constitución, enfrentamos graves violaciones y fallas del sistema.

Como muchos colegas periodistas aquí, intensifiqué las medidas de seguridad en mi vida diaria. Trabajando con varias organizaciones, se me ocurrieron códigos y sistemas para proteger mis dispositivos electrónicos de los piratas informáticos. De vez en cuando huía del país por mi seguridad, manteniendo mi paradero en secreto. Algunas agencias de inteligencia estatales llevarán a cabo operaciones de captura y desaparición, incluso más allá de sus propias fronteras.

También reduje mi círculo íntimo. Al venir de una familia numerosa (mi padre tenía 38 hermanos, mi madre 15 y nosotros 12) me distanciaba de casi todo el mundo. Quería evitar que se convirtieran en objetivos y sufrieran daños colaterales. Nunca quise que mi trabajo pusiera en riesgo a nadie más. Cuando las amenazas se volvieron habituales, dejé de salir con amigos para charlar y divertirme. Pago un precio alto, pero Venezuela lo vale.

A pesar de todo, durante un tiempo pareció que las agencias regulares en Venezuela conservaban parte de su funcionalidad. A pesar de todo, durante un tiempo parecía que las agencias regulares en Venezuela conservaban parte de su funcionalidad. Pude, en ese momento, explicar las cosas sin revelar mis fuentes. Los ciudadanos aún podrían presentar denuncias y ser escuchados.

Aproximadamente desde 2018, las instituciones comenzaron a perder toda credibilidad. Se desarrollaron historias de conspiraciones y el gobierno pisoteó la constitución. Las garantías procesales fracasaron decisivamente y muchos civiles fueron juzgados en tribunales militares, sentando un precedente horrible. En un régimen dispuesto a hacer cualquier cosa para eliminar las amenazas percibidas, me encontré entre los periodistas de la siniestra «lista». Nuestras vidas se vieron enredadas en investigaciones, desapariciones forzadas y flagrantes violaciones al debido proceso.

La Fiscalía ordena la detención del periodista

Cuando comencé a vigilar de cerca mi paradero físico, tomé la dura decisión de desafiar a mis perseguidores. Publiqué mi número de celular en las redes sociales, ofreciendo una línea de contacto directa para las personas. Esperaba que si surgieran historias descabelladas sobre mí, podría convertirse en una forma de decir la verdad. Entonces, un día, aparecieron agentes armados en la puerta de mi hermana.

La idea todavía me provoca escalofríos. Usaron el peso de la intimidación para intentar sacarme. Su exigencia pronto quedó clara: confirmar mi paradero y citarme ante el tribunal. Esas tácticas se convirtieron en una triste realidad en nuestra vida diaria en Venezuela. Luego, en enero de este año, recibí un mensaje escalofriante. Un colega me dijo por teléfono: «El fiscal acaba de ordenar su arresto por un complot para atacar al presidente».

Si bien sonó como una broma, el tono grave de su voz disolvió cualquier noción de humor. Mi mente dio un vuelco de asombro. ¿Cómo podía alguien creer que yo estaba involucrado en un supuesto complot para asesinar al presidente? La naturaleza surrealista de la situación parecía demasiado difícil de comprender. Mi profesión es todo lo que tengo y la defiendo ferozmente.

Lamentablemente, algunos de mis colegas hacen la vista gorda debido a sus preferencias políticas. Sin embargo, cuento con las relaciones que construí a lo largo de los años con muchos profesionales militares. A través de esta amplia red de contactos, a menudo me proporcionaban información y yo nunca revelé mis fuentes. Cualquiera de ellos sabe que nunca intenté derrocar a un presidente.

Periodista sigue indignada ante las amenazas del Estado

En la cima de esta terrible experiencia, estaba trabajando en una nueva aventura en mi carrera escribiendo guiones para una serie que se presentaría en Netflix. Cuando surgieron las acusaciones de que había planeado atacar al presidente, se interrumpió ese trabajo y tuve que dejar abruptamente de escribir guiones. Esto me hace estar más comprometido que nunca con el periodismo.

Me niego a ser una víctima; esto es una cuestión de honor. Cuando los poderosos intentan arrinconarte con amenazas, chantajes y presiones, quieren ponerte de rodillas. Sin embargo, sigo indignada. Esta fuerza sólo alimenta mi deseo de hablar.

Durante años, serví a quienes sufrieron injusticias a través de mis informes. Ahora, las personas que me ayudaron con mis investigaciones me ofrecen su apoyo. Los mensajes me inundan y me conmueve sentir un afecto tan genuino.

Naturalmente, experimento miedo. Sería absurdo no hacerlo. Las personas en el poder, que ejercen los recursos de todo el Estado, están en mi contra. Eso da miedo. Sin embargo, no me paralizará. Vivo con riesgo; supongo que la vida siempre implica peligro. Tomándolo con calma y reflexión, tengo absoluta confianza en lo que hago.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado