fbpx
Mike Wamaya leads a dance class at Project Elimu. Hundreds of students have passed through his doors, learning s

Keniano combate la pobreza y la desesperanza a través de la danza

Enseño posibilidades. Soñar es posible, y dejo soñar a los niños de mi clase. Por este programa de baile han pasado cientos de niños. Han aprendido mucho más que solo pasos; están bailando para salir de la desesperanza.

Mike Wamaya
Interview Subject
Mike Wamaya is the founder of Project Elimu. Through this initiative, he teaches ballet to children and teenagers in Kenya’s Kibera and Mathare slums.

In 2017, he was named a Top 10 finalist for the Varkey Foundation Global Teacher Prize, a $1 million award that recognizes one exceptional teacher who has made an outstanding contribution to the profession.

Follow Wamaya and Project Elimu on Facebook, LinkedIn, and Instagram.
Background Information
Project Elimu is a community-driven non-profit organization offering after-school arts education and a safe space to children living in Kibera, an informal settlement, or slum, in Nairobi, Kenya. In addition to the arts, it offers programs in digital literacy, sexual and reproductive health, and community engagement.

Its mission is “to empower children and young people to become contributing citizens and positive influences in their communities by helping them to identify and nurture their talents through participation in co-curricular activities.”

In addition, Project Elimu works to “impart new skills, knowledge, and information to help young people explore their potential and creativity: who they are, what they think and believe, what they want for their future.”

Kibera Slum: The Kibera slum in Kenya’s capital city of Nairobi is the biggest in the country. About 250,000 impoverished people live in closely packed, 12-by-12 shacks, often built with mud walls, a corrugated tin roof and a dirt or concrete floor. Kibera residents face deplorable living conditions, including lack of food, electricity, and access to clean water and healthcare; poor security; and no sewage facilities, meaning raw, untreated sewage is a constant health threat. Residents of Kibera also experience rampant unemployment, drug and alcohol use, teen pregnancy and prostitution, and high rates of disease including malaria, cholera, dysentery and HIV/AIDS infection, among many others.

NAIROBI, Kenia—Mi improbable camino hacia la danza comenzó cuando era apenas una adolescente. Aunque he tenido oportunidades de escapar de mi entorno, elijo quedarme en los barrios marginales y transmitir la belleza y las posibilidades de la danza a la generación más joven. Sé por experiencia que puede cambiar la vida.

La tragedia lleva a un nuevo camino

La muerte de mi padre y las limitaciones financieras resultantes me obligaron a abandonar la escuela cerca del lago Victoria cuando tenía 13 años. Mi vida dio un vuelco y regresé a mi hogar en un pequeño barrio marginal en el área de Kariobangi.

Tenía que ayudar a mantener a mi familia, así que conseguí un trabajo vendiendo repuestos para automóviles. Un día, mientras trabajaba, vi un cartel que anunciaba audiciones para el Grupo de Artes Escénicas de Kenia. Decidí comprobarlo; entonces no lo sabía, pero esa decisión terminó cambiando mi vida.

Aunque no tenía formación previa en danza, me ofrecieron unirme. Me desempeñé bien y finalmente me mudé a Nairobi y estudié danza con el grupo.

A principios de 2008, recibí una oferta para unirme a un grupo europeo de artes escénicas.

Esto fue durante un período en que el país enfrentaba una crisis. Una elección presidencial disputada en diciembre de 2007 condujo a la violencia, que destrozó al país y dividió la nación en grupos étnicos. Fue un período difícil para Kenia.

Aún tambaleándome por el impacto de este derramamiento de sangre, decidí hacer un cambio en mi tierra natal utilizando el arte del ballet.

Cuando estoy bailando, siento mi verdadero yo y veo la fuerza en mí que está oculta para la mayoría de los demás. Veo mi yo interior, mi energía, lo que puedo hacer, y quería que mis compatriotas kenianos experimentaran esa misma oleada de sentimientos.

Decidí rechazar la oferta de Europa y regresé a mi país con la esperanza de utilizar la danza para unir a la gente de mi nación.

Llevando el ballet a los barrios marginales de Nairobi

El grupo Anno, de África,  se acercó a mí con una oferta para enseñar ballet en los barrios marginales. Con mi propia experiencia de vivir y tratar con jóvenes en ese entorno, sabía cómo manejar la capacitación.

Yo había crecido en esas mismas condiciones y de alguna manera me habían dado todo. Quería retribuir. Así fue como comencé a enseñar ballet como una actividad extraescolar a niños huérfanos y vulnerables que vivían en los barrios marginales de Kibera.

Tradicionalmente, el ballet se ha considerado una forma de arte de élite, pero siempre he creído que todos merecen el derecho a bailar y expresarse. La danza está destinada a unir.

Sin instalaciones a mano, transformamos las aulas en estudios improvisados.

Cuando los niños de los barrios marginales ingresan a la escuela, a menudo no tienen esperanza. La opinión abrumadora es que la educación no paga; por eso la mayoría recurre al crimen, al sexo y al abuso de drogas: por desesperanza.

Mis sueños crecieron y, a través de la recaudación de fondos y las donaciones, pude abrir mi centro de baile, Proyecto Elimu, en junio de 2017.

Un estudiante de Proyecto Elimu actúa en las calles de Kiberia | Foto cortesía de Proyecto Elimu

Proyecto Elimu abre puertas para los niños de Kenia

Situada en el corazón de Kibera, la escuela ofrece una amplia gama de lecciones, desde ballet clásico hasta danza africana y jazz.

Utilizo el ballet como herramienta para atraer a jóvenes estudiantes, para que tengan la oportunidad de aprovechar todo lo que ofrecemos. Mi objetivo no es convertir a los niños en bailarines profesionales, sino darles el coraje para construir un futuro mejor para ellos mismos.

Utilizo la danza más como una herramienta terapéutica. Lo uso para darles confianza, para que crean en sí mismos, para ayudarlos a entender lo que quieren.

Kibera es bastante dura para los jóvenes que viven aquí. El centro se ha convertido en un refugio donde pueden venir a sentirse seguros, pasar el rato y discutir los problemas que les afectan dentro de su comunidad. Algunos de nuestros niños que solían tener dificultades académicas comenzaron a prosperar desde que descubrieron el baile.

En mis 12 años de enseñar danza en los barrios marginales, he visto a algunos de mis alumnos florecer con verdadero talento. Su habilidad ha generado oportunidades no solo a nivel local, sino incluso en el escenario internacional. A través del Proyecto Elimu, los estudiantes han obtenido becas para escuelas prestigiosas en Kenia y acceso a subvenciones y oportunidades en el extranjero. En Navidad, algunos interpretaron “El Cascanueces” en el Teatro Nacional de Kenia.

Estas son algunas de las razones que me dan la fuerza para seguir adelante a pesar de los desafíos.

Enseño posibilidades. Soñar es posible, y dejo soñar a los niños de mi clase. Por este programa de baile han pasado cientos de niños. Han aprendido mucho más que solo pasos; están bailando para salir de la desesperanza.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Irene Mwangi is a multimedia journalist with a background in reporting matters politics, governance, and human interest stories. She has great experience in penning down stories that call for change and transformation in the issues of governance here in Kenya.