fbpx
El paramédico Aryeh Myers ha trabajado con Magen David Adom durante 8 años. Fue paramédico del Servicio de Ambulancias de Londres durante 10 años antes de mudarse a Israel.
El paramédico Aryeh Myers ha trabajado con Magen David Adom durante 8 años. Fue paramédico del Servicio de Ambulancias de Londres durante 10 años antes de mudarse a Israel. | Magen David Adom

Paramédico israelí ve trauma, disturbios, ataques cardíacos a ambos lados del alto el fuego

Mientras estaba resucitando a un paciente, una sirena de ataque aéreo sonó alertándonos de la llegada de cohetes.

English

Aryeh Myers
Protagonista
Aryeh Myers, de 44 años, es de Inglaterra y fue paramédico en Londres durante 10 años antes de mudarse a Israel.
Ha sido paramédico en Magen David Adom, el servicio nacional de ambulancia y donación de sangre de Israel, durante 8 años.
Myers vive en Modi’in-Maccabim-Re’ut y trabaja en Lod, Israel.
Está casado y tiene hijos y le gusta escribir.
Contexto
Los civiles en Israel / Palestina han sido asesinados, heridos y desplazados por el control territorial en el período más largo del mundo de violencia estatal.
El último estallido en Israel / Palestina comenzó cuando las familias palestinas fueron desalojadas de sus hogares en el barrio de Sheikh Jarrah en Jerusalén Este el 2 de mayo.
Naciones Unidas estima que entre el 2 y el 21 de mayo murieron 242 palestinos, incluidos 66 niños y 38 mujeres.
La ONU estima que más de 1.900 palestinos resultaron heridos.
Durante el mismo período de tiempo, la ONU cree que hubo al menos 12 muertes israelíes, incluidos dos niños.
Se han reportado cientos de heridos a la ONU desde Israel.

LOD, Israel – Los paramédicos en Israel responden a dos tipos distintos de emergencias: emergencias de rutina, como ataques cardíacos, y emergencias extremas, como lanzamiento de cohetes y disturbios.

En los siete días posteriores al alto el fuego del 20 de mayo entre Israel y Hamas, asistí a una serie de suicidios.

Aunque estaban categorizados como de rutina, no pudimos salvar a los pacientes en ninguno de los intentos de suicidio.

En cambio, asumimos el papel de consolar a la familia del difunto.

La base de nuestro trabajo es la humanidad. Veo cosas que, tal vez, una persona normal no verá ni una vez en su vida.

Emociones en carne viva

Al responder a una emergencia de rutina, encuentro emociones increíblemente crudas.

Incluso si eres el paramédico mejor entrenado y más capacitado, estar en esos momentos pone un peso enorme en tu corazón.

Por un lado, estoy parado ahí como un forastero. Por otro lado, le acabo de dar a la familia de este paciente la peor noticia de sus vidas.

Intento encontrar una manera de dejar a la familia con la sensación de que si hubiera algo que nosotros, como paramédicos, pudiéramos haber hecho, lo habríamos hecho.

A veces esas historias se quedan conmigo.

Si tuviera que adivinar por qué ha habido múltiples suicidios, diría que el declive del estado de ánimo nacional después de los incidentes de seguridad en Israel ha llevado a algunas personas al límite.

Si bien podría ser una coincidencia, esta es mi mejor suposición.

El peor dia de su vida

La parte más difícil de ser paramédico es llegar el peor día de la vida de una persona y darle a la familia las peores noticias que puedan escuchar. Me encuentro con ellos durante estos momentos íntimos.

Muy a menudo, no sé el resultado de nuestros pacientes después de que los dejamos en el hospital.

Creo que cualquier paramédico que diga que no le afectan las imágenes, los sonidos y los olores a los que estamos expuestos, se está mintiendo a sí mismo.

Afortunadamente, he aprendido a controlar mis emociones en esos episodios tan extremos. Cuando estoy en la escena, en medio de una crisis, comienza mi entrenamiento de primeros auxilios.

Más tarde, me llevo a casa el trauma. Entonces, como paramédico, tengo que responder a mi propia crisis emocional, como lo haría con una llamada de emergencia.

Nos las arreglamos hablando con alguien, saliendo a correr, tocando música o escribiendo, por ejemplo.

Cualquiera que sea el método, es muy importante diferenciar entre la vida laboral de la familiar.

Mentalizarse

Cuando respondo a una emergencia de rutina, rápidamente entro en la mentalidad de lo que estoy a punto de enfrentar.

¿Me enfrento a alguien que tiene dificultad para respirar o que está sufriendo un infarto? ¿Daremos a luz un bebé?

No importa la llamada, tengo que adoptar la mentalidad de la emergencia.

Me concentro en llegar al lugar de la llamada, tratar de salvar vidas y estabilizar a los pacientes.

Cuando respondo a una llamada de emergencia durante períodos de conflicto, hay un nivel adicional de precaución.

Podría ir a auxiliar a algún herido por disparos o cohetes.

Si bien estamos entrenados para estos eventos, los ataques con cohetes ciertamente son un territorio desconocido para nosotros.

Riesgos personales

Como paramédico, tomo riesgos personales y muchas veces entra en juego el miedo.

Estoy equipado con cascos y chalecos protectores.

Tengo que priorizar mi propia vida y la de los miembros de mi equipo mientras intentamos salvar la vida de las personas.

El 13 de mayo, en Modi’in-Maccabim-Re’ut, adyacente a Cisjordania, estaba respondiendo a una llamada de emergencia de rutina por un paro cardíaco.

El corazón del paciente no funcionaba.

Mientras lo resucitaba, una sirena de ataque aéreo sonó alertándonos de la llegada de cohetes.

El equipo de paramédicos y yo nos pusimos a resguardo mientras llevábamos al paciente a una habitación segura.

Habitaciones seguras

Durante los últimos 20 o 30 años, cada casa o apartamento en Israel está equipado con una habitación segura hecha con pesadas puertas de acero y contraventanas de metal.

Continuamos con la reanimación del paciente mientras esperábamos que sonara la sirena.

A diferencia de las de ataque aéreo, los disturbios dentro de Israel también son responsables de emergencias extremas.

Los disturbios entre la policía israelí, los árabes israelíes y los judíos israelíes estallaron el 12 de mayo en Lod, lo que llevó al gobierno a declarar el estado de emergencia.

Ese día me llamaron a la escena y traté a varios pacientes que resultaron heridos en este malestar civil, algunos gravemente heridos.

Hubo manifestantes que también fueron asesinados.

Una forma de retribuir

Me convertí en paramédico porque quería tener un rol activo en el mundo que me rodeaba. Lo sentía como una experiencia para salvar vidas y retribuir a la comunidad.

Por un lado, ser paramédico puede sentirse desalentador, pero, por otro, es un gran privilegio.

La gente me invita a sus casas sin saber quién soy. Ellos me confían sus vidas.

Trabajar para Magen David Adom es una experiencia de humildad.

Los judíos israelíes, los musulmanes árabes israelíes y los cristianos árabes israelíes conforman el servicio de paramédicos nacional de Israel, Magen David Adom, al igual que la población civil del país.

El servicio tiene aproximadamente 2,000 empleados y decenas de miles de voluntarios.

Los voluntarios tienen edades comprendidas entre los 20 y los 30 hasta la vejez, incluido uno de 90 años.

Magen David Adom depende principalmente de donaciones de fuera de Israel y de benefactores israelíes, además de las tarifas de los pacientes.

El financiamiento nos mantiene respondiendo todo tipo de emergencias, rutinarias y de otro tipo.

Descargo de responsabilidad de traducción

Se hace un esfuerzo deliberado para todas las historias que se han traducido del idioma nativo del periodista y / o del sujeto al inglés o viceversa para garantizar la máxima precisión en el contexto y el significado.

William Koblensky Varela has worked as a journalist in Toronto, Lisbon, and Waterloo, Ontario.

He’s covered community news, finance, North American politics, and viral media.

Will’s most recent experience was running a newsroom and publication house at the University of Waterloo and is now focusing on investigations for Orato.

Reach him here: [email protected]