fbpx
Habibullah Farzad undergoing treatment at a hospital in Kabul |
Habibullah Farzad undergoing treatment at a hospital in Kabul | Habibullah Farzad

Activista por los derechos de las mujeres habla de las palizas a manos de los talibanes

Con porras, palos, cables eléctricos y látigos me golpearon en los muslos, espalda, hombros y cara, e incluso, me rompieron la mano derecha. Mi boca rezumaba sangre y los moretones cubrían mi cuerpo. Cuando rogaba por mi liberación, simplemente me golpeaban más fuerte.

Habibullah Farzad
Protagonista
Habibullah Farzad, de etnia hazara de Ghazni, Afganistán, está cursando el segundo año del doctorado de Sociología de la Universidad del Sur de Asia en India. El activista social, fue golpeado brutalmente por los talibanes por participar en una protesta por los derechos de la mujer celebrada en Kabul el 8 de septiembre.
Contexto
La violencia contra los activistas de derechos humanos en Afganistán se ha convertido en algo común desde que los talibanes capturaron nuevamente el país en agosto de 2021.

El grupo también restringió severamente los medios de comunicación y la libertad de expresión y esencialmente prohibió a los periodistas cubrir críticamente sus actividades. Las fuerzas de seguridad de los talibanes también detuvieron arbitrariamente a periodistas y golpearon a varios, incluidos dos del periódico Etilaatroz, cuando intentaban cubrir la protesta del 8 de septiembre en Kabul.

KABUL, Afganistán – Mujeres y estudiantes de mi país marcharon por Kabul el 8 de septiembre, un día después de que los talibanes anunciaran el gobierno interino exclusivamente masculino, exigiendo la igualdad de derechos y roles de toma de decisiones para las mujeres afganas.

Creo que los hombres tienen un papel esencial en la promoción y defensa de los derechos económicos y la independencia de las mujeres, así que me uní a los manifestantes en su desafío público y audaz al gobierno de los talibanes.

Mi vida cambió para siempre ese día.

Declarado no creyente y brutalmente golpeado

En las calles, las mujeres corearon “viva las mujeres de Afganistán”. Los combatientes talibanes las golpearon con látigos y palos y les dijeron que se fueran a casa y aceptaran al gobierno talibán.

Luego, los combatientes atacaron y detuvieron a manifestantes masculinos y a varios periodistas. Uno de los pistoleros me golpeó con un rifle y me empujó al piso.

Nos trasladaron a una comisaría, donde seis o siete hombres armados me esposaron, me empujaron al suelo y me golpearon brutalmente.

Con porras, palos, cables eléctricos y látigos me golpearon en los muslos, espalda, hombros y cara, e incluso, me rompieron la mano derecha. Mi boca rezumaba sangre y los moretones cubrían mi cuerpo.

El dolor me envolvió. Cuando rogaba por mi liberación, simplemente me golpeaban más fuerte. Aunque intentaron sostenerme, seguí cayendo. Uno de los combatientes talibanes me dio una patada en la cabeza y dijo: “Tienes suerte de que no te hayan decapitado”.

Me llamaron kafir, o no creyente, por ir en contra del Islam. Me dijeron que tenían derecho a torturarme y a matarme.

Como otros, gritaba de dolor. Pero los talibanes no detenían la tortura. No podía huir. En mi interior, me entregué silenciosamente a mi destino.

Perdí el conocimiento. Aproximadamente una hora después, los combatientes me llevaron a una habitación sucia donde estaban torturando también a varios periodistas. Nos obligaron a mirar. Tal fue la impresión, que me volví a desmayar.

Liberado, pero con una advertencia 

Unos minutos más tarde, me desperté con los combatientes talibanes salpicándome la cara con agua fría. Me obligaron a cambiarme los jeans y la camisa manchados de sangre y a ponerme la ropa tradicional afgana.

Las lesiones de Farzad incluyeron una mano rota, así como magulladuras y laceraciones en todo el cuerpo | Foto cortesía de Habibullah Farzad

En total, me detuvieron durante tres horas. Temí por mi vida todo el tiempo. Pero, sorprendentemente, me dejaron ir. Antes de liberarme, forzaron mi huella digital en un papel garabateado con algo.

Sin saberlo, había dado mi consentimiento para que los talibanes me decapitaran si continuaba protestando contra su gobierno.

Los talibanes dicen que los activistas como yo somos kafirs porque exigimos la igualdad de género, lo que va en contra de la ley Sharia de los talibanes. Dicen que como no respeto a Alá, ellos tienen derecho a detenerme por la fuerza, incluso a matarme.

“Se nos permite matar kafirs como tú”, me advirtieron.

Desesperado e inmerso en la incertidumbre

Temo por mi vida y me he encerrado en mi casa. No puedo expresar libremente mis opiniones ni en las redes sociales. Esta no es una sociedad civil, es una prisión.

Constantemente busco una manera de escapar de este país y volver a mis estudios en la Universidad del Sur de Asia, pero estoy varado. No sé si alguna vez lo lograré. Cuando pienso en los talibanes, la amargura se apodera de mí.

Ahora no hay mujeres que caminen por las calles de Kabul. Recuerdo que la ciudad estaba llena de mujeres, hasta hace sólo unas semanas, y apenas puedo creer lo que estamos viviendo.

De 1996 a 2001, los talibanes reprimieron severamente a las mujeres en Afganistán. Ese momento, donde todos los aspectos de la vida de una mujer estaban controlados, contenidos y confinados, ha vuelto.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.