fbpx

La Fundación Jean Maggi lleva bicicletas adaptadas al Centro de Superhumanos de Ucrania y ofrece a los heridos de guerra una nueva oportunidad de vida

Un día conocí a un soldado que perdió ambas piernas y la mitad de su mano. Mientras contaba la historia del día en que perdió sus extremidades, sus ojos se llenaron de lágrimas. Me mostró las medallas y los parches de su uniforme. Cada centímetro de su campera contaba una historia.

  • 3 meses ago
  • noviembre 21, 2023
8 min read
protagonista
Jean Maggi contrajo polio poco después de su nacimiento. Sin embargo, se mantuvo decidido a perseguir todos sus objetivos. Al argentino de 61 años le gusta romper los límites que la sociedad impone a las personas con discapacidad. Ha cruzado los Andes, corrido maratones mundiales y subido al punto más alto al que se puede llegar en bicicleta adaptada en el Himalaya. Lanzó la Fundación Jean Maggi para inspirar a las personas con discapacidad y ofrecerles bicicletas adaptadas. Finalmente, también presentó Superadaptos, una fábrica dirigida por personas discapacitadas para producir bicicletas adaptadas para donación.
contexto
En el Centro de Superhumanos de Leópolis, a los amputados militares y civiles heridos durante la invasión rusa de Ucrania se les ofrece recuperación asistida médicamente, así como la opción de recibir extremidades biónicas. Esta clínica médica ha sido creada por importantes empresas occidentales como Virgin Galactic y Mastercard, entre otras, para ayudar al sufrido pueblo ucraniano.

Leópolis, Ucrania — El 15 de agosto de 2023, el decimocuarto envío de ayuda humanitaria de Argentina nos envió a mí y a un equipo a Polonia en una misión para llevar ayuda a Ucrania. Después de que nuestro avión aterrizó, viajamos en coche a Ucrania, contemplando las calles devastadas por las bombas. Las escenas desgarradoras que se extendían ante nosotros parecían un terreno baldío.

Atrapados por la gravedad de todo, decidimos quedarnos y ofrecer apoyo adicional. Habíamos desarrollado una idea: regalar bicicletas adaptadas para que las personas con movilidad reducida tuvieran mayor libertad de movimiento. Permitir a los ucranianos heridos en la guerra una mayor autonomía sobre sus cuerpos pareció un magnífico paso en la dirección correcta.

Lea más historias de Ucrania en Orato World Media

Cómo empezó Jean Maggi regalando bicicletas adaptadas

Cuando tenía un año, contraje polio. Perdí la movilidad de mis miembros inferiores y me sentí prisionero de mi propio cuerpo. A pesar de eso, me sentí decidido a hacer todo lo que soñaba, sin limitaciones. Cuando crecí, comencé a viajar alrededor del mundo. Crucé los Andes y participé en maratones en bicicleta adaptada. Finalmente lancé el proyecto Challenge Himalaya para inspirar y empoderar a jóvenes con discapacidades. Viajé hasta el punto más alto al que se puede llegar en el Himalaya en bicicleta adaptada.

Con el tiempo, decidí ayudar a otras personas en situaciones similares a lograr sus sueños. Lancé la Fundación Jean Maggi para regalar bicicletas adaptadas a personas con discapacidad. Al principio, interactué con empresas respaldadas por los medios, intercambiando discursos por donaciones vitales de bicicletas. Los esfuerzos florecieron rápidamente y culminaron en eventos organizados de distribución de bicicletas.

Un punto crucial llegó durante la Gira de San Juan 2018 cuando el Gobierno Provincial solicitó 50 bicicletas y amplificó nuestro impacto. Sin embargo, conseguir fondos y donantes fue sólo el comienzo; encontrar un proveedor confiable planteó un desafío. Esto llevó a la creación de Superadaptos, mi fábrica para construir bicicletas adaptadas que podemos regalar a través de la fundación. Las inversiones llegaron y contratamos a un equipo de jóvenes discapacitados.

Al ser testigo de la profunda metamorfosis que se estaba produciendo en los niños y adultos que recibieron las bicicletas, me invadió una sensación de profunda alegría. Me inspiraron mientras recuperaban su independencia andando en bicicleta Al aprovechar mis propias limitaciones, les tendí una mano solidaria y ofrecí a las personas la oportunidad de ser dueños de su libertad.

Las bicicletas adaptadas llegan al Centro Superhumano de Ucrania

Un día, en plena guerra entre Rusia y Ucrania, la banda Coldplay donó generosamente una guitarra a la fundación que finalmente financió el montaje de 20 bicicletas adaptadas. En coordinación con la Unión Europea, el piloto Enrique Piñeyro junto a los Cascos Blancos Argentinos volaron las bicicletas en un avión rumbo a Ucrania. Cuando un segundo envío estaba listo para salir, esta vez abordé yo mismo el avión de ayuda humanitaria, firmemente decidido a presenciar el impacto de las bicicletas adaptadas en las vidas de las personas destrozadas por la guerra.

Al salir del aeropuerto de Ezeiza, en Polonia, rumbo a Ucrania, las emociones me abrumaron. Las lágrimas brotaron de mis ojos mientras cada bicicleta, envuelta en papel de paquete, avanzaba por la cinta transportadora antes de ser cargada en los camiones. Se sintió como la realización de un sueño largamente esperado. La gente aplaudió cuando llegaron las bicicletas para ser transportadas

Una vez en Ucrania, esperé ansiosamente que llegara el segundo lote de bicicletas retrasado. Una colosal fila de camiones que se extendía a lo largo de 18 kilómetros en la frontera reveló la magnitud de la ayuda humanitaria que llegaba. Nos asociamos con el Centro Superhumanos para distribuir las bicicletas. [El Centro de Superhumanos es un moderno centro de rehabilitación en Ucrania para adultos y niños que sufrieron lesiones que les cambiaron la vida en la batalla y en las calles. El Centro proporciona prótesis y rehabilitación para darles a estos ucranianos la vida sobrehumana que merecen.]

Mientras tanto, observé cómo la gente hacía todo lo posible por lograr cierto sentido de normalidad en la vida cotidiana, a pesar de las constantes amenazas de guerra y la violencia que los rodeaba. Por la noche, cuando oía sirenas a todo volumen, mi cuerpo se despertaba sobresaltado. Temí lo peor. Una sensación de angustia permanente llenó el aire. Por otro lado, el Centro de Superhumanos ofreció la esperanza de que cuando termine la guerra, las heridas puedan sanar.

Conociendo a los soldados ucranianos heridos y siendo testigos del impacto de la guerra en los niños.

Aunque mis permisos no me permitían quedarme en Ucrania por un período prolongado para ver la eventual llegada de las bicicletas adaptadas, pude reunirme con ucranianos discapacitados en el Centro de Superhumanos. Estas experiencias dejaron una profunda huella en mí. Un día conocí a un soldado que perdió ambas piernas y la mitad de su mano. Mientras contaba la historia del día en que perdió sus extremidades, sus ojos se llenaron de lágrimas. Me mostró las medallas y los parches de su uniforme. Cada centímetro de su campera contaba una historia.

Mi corazón se llenó de emoción cuando se quitó uno de los parches de su chaqueta y me lo entregó para guardarlo como recuerdo de mi experiencia. Después, mi corazón se sintió pesado. Quería ayudar lo mejor que pudiera como persona discapacitada, pero el nivel de barbarie que encontré como resultado de la invasión rusa de Ucrania me dejó atónito. “¿Adónde está llegando el mundo?”, me pregunté.

Jean junto con miembros del equipo y pacientes en el Centro de Superhumanos en Ucrania. | Foto cortesía de Jean Maggi

Conocí a muchos pacientes durante mis días en Ucrania y noté que, sin excepción, a pesar de sus graves lesiones, su fortaleza mental seguía siendo profunda. Tan pronto como a los soldados les colocaron prótesis, dijeron: “Regresaré al frente tan pronto como pueda volver a caminar”. Un paciente del Centro de Superhumanos me invitó a una exposición de arte. Mientras caminaba por la habitación, vi dibujos preparados por niños colgados de cuerdas por todas partes. Cada dibujo contaba la desgarradora historia del sufrimiento que soportaron estos niños, como un grito de ayuda. Ellos también revelaron una profunda esperanza para el futuro.

Ver la determinación de los ucranianos ante el horror

En medio de este infierno en Ucrania, sentí alivio cuando fui testigo de la solidaridad del pueblo. Mi corazón se aceleró con el deseo de que nuestras bicicletas adaptadas les dieran la sensación de ser sobrehumanos. Quería que vieran, a través de mi historia, que ninguna discapacidad debería frenarlos en la vida. Pude ver que si bien muchas personas parecían tener una vida normal, también se habían disociado de la realidad.

Aquí supe que nuestras bicicletas adaptadas marcarían la diferencia. Les enfaticé a los pacientes que conocí que adoptar una mentalidad de víctima detendrá su progreso en la superación de sus nuevas discapacidades. Les transmití la emoción de andar en mi bicicleta adaptada y encendió una anticipación en sus ojos. No podían esperar al proceso post-rehabilitación, cuando podrían sumarse y ocupar su lugar en una bicicleta adaptada. Sus ojos se llenaron de ansias de que llegara ese momento. Sentí que les di esperanza para seguir siendo fuertes y mostrarle al mundo de lo qué estamos hechos.

Ya sea que estuviera hablando con personas heridas en la guerra o cocinando comida por la noche para enviarla a la frontera, sentí la gravedad de la pérdida en Ucrania. [Según la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos o ACNUDH, casi 10.000 civiles han muerto durante la invasión rusa de Ucrania. Más de 17.500 han resultado heridos. Según un artículo de U.S. News, un informe de funcionarios estadounidenses anónimos sitúa el número total de muertos ucranianos (civiles y no civiles) en cerca de 70.000. Varios informes citan cifras muy diferentes, pero está claro que miles de civiles y militares han muerto.]

En el Centro de Superhumanos, fui testigo de un contraste sorprendente que permanece conmigo. Por un lado, vi pacientes que luchaban desesperadamente con nuevas lesiones; y por otro lado, vi a quienes aprendieron a superar las supuestas limitaciones de su discapacidad para lograr cosas increíbles. Me siento profundamente honrado de haber sido testigo de su determinación frente al horror.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado