fbpx

De la atención a discapacitados a la ayuda de guerra: Un terapeuta ayuda a las víctimas de la guerra en Ucrania

Ante tales historias, me vi incapaz de reconstruir sus cuerpos destrozados. Todo lo que pude ofrecerles fue alivio y un hombro para sus lágrimas, mientras lloraban por el inmenso dolor que sufrían.

  • 2 meses ago
  • mayo 22, 2024
10 min read
Jorge with military personnel at the Halychyna rehabilitation center. | Photo courtesy of Jorge Aranda with military personnel at the Halychyna rehabilitation center. | Photo courtesy of Jorge Aranda's Team
Jorge Aranda Beltran founded the NGO Hands with Heart to provide free care to underprivileged individuals with disabilities and war injuries, extending aid to war-torn Ukraine.
NOTAS DEL PERIODISTA
PROTAGONISTA
Jorge Aranda Beltrán, de 42 años, es licenciado en medicina osteopática por el British College of Osteopathic Medicine de Londres, máster en pediatría osteopática y anatomía clínica y doctor en osteopatía. Es fundador de la ONG Hands With Heart (Manos con Corazón), una fundación internacional dedicada a atender gratuitamente a niños y personas con discapacidad desatendidos en Latinoamérica, África, Europa del Este, España, Reino Unido y Estados Unidos. Jorge también ha tratado a víctimas de la guerra en Ucrania.
CONTEXTO
La Fundación Manos con Corazón es un programa internacional de voluntariado que reúne a osteópatas, fisioterapeutas y optometristas. Su misión es proporcionar asistencia sanitaria y asesoramiento sobre bienestar a niños y jóvenes con discapacidad, necesidades especiales y económicamente desfavorecidos. Se está ampliando para incluir a todos los profesionales sanitarios deseosos de tratar a los pacientes y ayudar a desarrollar una amplia gama de servicios en sus centros.

Más información sobre la labor de la ONG: Qué hacemos – Fundación Hands With Heart

LVIV, Ucrania – En 2023, dos años después de mi llegada a Rumanía, estalló la guerra en Ucrania. Impulsado por un sentimiento de obligación moral, viajé a Lviv. Allí fui testigo de la cruda realidad de las heridas de guerra, que no se parecían en nada a las condiciones médicas que había conocido hasta entonces.

El interés de mi fundación por los menores me llevó al área pediátrica del Hospital de Rehabilitación Halychyna. La capacidad de recuperación de los niños en el hospital fue conmovedora. Sus sonrisas y gestos juguetones durante el tratamiento mostraban su gratitud y comodidad conmigo. Cuidar a estos niños se convirtió en algo emocionante, ya que expresaban su agradecimiento intentando tocarme la cara o jugando conmigo a medida que se sentían más cómodos.

A continuación, los directores del hospital me presentaron a los militares atendidos. Ver las salas abarrotadas y las colas de soldados a la espera de tratamiento me dejó sin palabras. Tratar heridas de guerra era nuevo para mí, y enseguida me di cuenta de la diferencia entre éstas y otros tipos de amputaciones. Las heridas de los soldados no eran sólo físicas, sino que también arrastraban el peso de recuerdos traumáticos, exacerbados por el conflicto en curso.

Lee más historias de la guerra en Ucrania en Orato World Media

De Barcelona a Bali: un viaje de compasión por los niños discapacitados

Viajo con frecuencia para trabajar con un grupo único de pacientes: niños discapacitados y adultos que han sufrido amputaciones por accidentes o ataques de tiburón. Mi trabajo sigue repartido por todo el mundo. En 2016, tuve el privilegio de trabajar con niños discapacitados en una clínica de Barcelona (España). Durante los primeros años de mi profesión, conocí el inmenso sufrimiento al que se enfrentan los niños con enfermedades crónicas.

Fui testigo directo de los retos que ellos y sus familias tuvieron que soportar. Algunos padres luchaban por soportar el peso de cuidar a un hijo con discapacidad, lo que les lleva a desenlaces trágicos como el suicidio. Otros, agobiados por la vergüenza o la presión social, optan por aislar a sus hijos, manteniéndolos ocultos.

En un centro privado, ofrecía excelentes servicios a niños discapacitados, pero estos servicios tenían un coste elevado, accesible sólo a familias con medios económicos considerables. Algunas familias tuvieron que ahorrar durante todo un año sólo para permitirse unas pocas sesiones, que por sí solas no podían alterar significativamente la vida de los afectados.

De vacaciones en Bali (Indonesia), me encontré con un centro para huérfanos discapacitados que resultó ser una revelación. Sentí curiosidad por saber cómo se percibía la discapacidad en la isla e hice un descubrimiento descorazonador. La creencia imperante en la reencarnación y el karma llevó a la gente a considerar las discapacidades como un castigo divino. En consecuencia, a menudo relegaban a los niños a orfanatos o los ocultaban de la sociedad desde una tierna edad. Obligado por las terribles condiciones, dediqué el resto de mi estancia a trabajar junto al centro. Me sumergí en la cultura local, muy diferente de la occidental.

Jorge trabaja con niños con necesidades especiales en todo el mundo. | Foto cortesía del equipo de Jorge Aranda

Manos con Corazón: atención gratuita a discapacitados

Mi compasión y mi deseo de marcar la diferencia me impulsaron a ofrecer mis servicios gratuitamente a los necesitados. De ahí que, al regresar a España, propusiera a mis colegas la idea de volver a Bali y ofrecer nuestros servicios profesionales gratuitamente. Sin embargo, mis superiores rechazaron de plano esta sugerencia, alegando su preocupación por la posible percepción negativa que podría arrojar sobre los profesionales de nuestra clínica. Sin embargo, este revés sembró la semilla de algo mayor. Sin desanimarme, aspiré a ayudar a los más necesitados, lo que finalmente se tradujo en la creación de la ONG Hands with Heart en 2016.

Mi compromiso me llevó a Rumanía, donde conocí a Dimitrie, un joven paciente con parálisis cerebral. Su estado le impedía sentarse, andar o hablar. Hace ocho años, su madre buscó atención para él en España y, a pesar de la distancia, formamos un vínculo inmediato. Más tarde, la pandemia supuso un obstáculo, pero no disuadió mi compromiso. Viajé a Rumanía para ofrecer a Dimitrie sesiones osteopáticas mensuales gratuitas.

Durante mi estancia en Rumanía, surgió una nueva oportunidad. Empecé a colaborar con centros dedicados a niños desfavorecidos, muchos de los cuales nunca habían recibido terapia ni habían sido informados de sus derechos humanos. Esta experiencia fue la puerta de entrada a una misión más amplia.

Hoy en día, nuestra organización ha ampliado su alcance a rincones remotos del mundo, como la selva de Talamanca en Costa Rica y las zonas impenetrables del Chaco en Argentina. En estos entornos difíciles, trabajamos con pacientes gravemente desatendidos y que viven en condiciones de extrema pobreza. Muchos de ellos nunca antes habían recibido ayuda alguna.

En medio de la guerra de Ucrania, las alarmas antiaéreas perforan el silencio, los civiles corren a los búnkeres en cuestión de minutos

Durante la guerra de Ucrania, la intensidad emocional se sintió grave. Las alarmas antiaéreas surcan con frecuencia el aire, paralizándonos. Cada rugido significa la amenaza inminente del descenso de un misil en cualquier momento. Los niños también sienten el miedo. Su respiración se acelera y sus padres echan mano instintivamente de sus teléfonos. A través de una aplicación, verifican si el objeto volador es un caza, un avión de guerra o un misil que podría atacar en cuestión de minutos.

La situación me asustó, convirtiéndose en una de las experiencias más aterradoras que he vivido. La urgencia de la supervivencia se apoderó de nosotros. Teníamos pocos minutos para correr al búnker más cercano antes de un posible impacto. La ira, el pánico, la decepción y la frustración flotaban en el aire, creando una fría tensión que impregnaba nuestros seres.

Dentro del pabellón de adultos, el personal militar dominaba la población. Sus historias se desplegaron en un tapiz de amputaciones, heridas de combate y lesiones por explosiones, granadas, artillería y disparos. Cada causa se vinculó a la trágica guerra pintando un vívido cuadro de sufrimiento. Mientras recorría las instalaciones, profundicé en sus relatos.

Sus relatos me producían escalofríos. Lo que más me impresionó, sin embargo, fueron los relatos de quienes tenían experiencia de primera mano en el frente. Hablaban de crudeza: la agresividad y el odio que impregnaban esta guerra no se parecían a nada que hubieran presenciado antes. La brutalidad se grabó en sus almas, dejando cicatrices más profundas que cualquier herida física.

Curar cuerpos heridos y almas destrozadas en medio de los horrores de la guerra

En mi papel en Ucrania, he escuchado los desgarradores detalles de la guerra de boca de quienes soportaron sus crueldades. Un soldado contó cómo vio cómo los tanques emboscaban a su camarada. Atrapado y solo, su camarada soportó una descarga de fuego, con el cuerpo acribillado y destrozado, mientras el soldado sólo podía esconderse y temblar de horror. Otro encuentro fue el de un soldado que, antes de la guerra, trabajaba como camionero. Mientras lo trataba, al principio no era consciente del alcance de sus lesiones. Entonces reveló que una granada le había explotado en la mano, abriéndole el abdomen, derramando sus intestinos y seccionándole la mano.

También traté a un soldado que los rusos mantuvieron cautivo durante cuatro meses. Durante todo su cautiverio, lo obligaron a permanecer de pie, con los brazos atados a la espalda, sin permitirle nunca sentarse. Soportó palizas diarias que le dejaron lesiones sin precedentes: un cuerpo traumatizado repetidamente, víctima de una tortura implacable.

Ante tales historias, me vi incapaz de reconstruir sus cuerpos destrozados. Todo lo que pude ofrecerles fue alivio y un hombro para sus lágrimas, mientras lloraban por el inmenso dolor que sufrían. Tratar a estas personas se antojaba una tarea ardua. Mi trabajo consistía a menudo en aliviar el dolor de forma casi imperceptible, pero crucial para su recuperación.

Jorge Aranda atendió a varios soldados heridos durante la guerra en curso en Ucrania. Foto cortesía del equipo de Jorge Aranda

A pesar de mantener la compostura mientras estaba con ellos, en el momento en que concluí la misión y me encontré en el vuelo de regreso a casa, me sentí abrumado. El peso de sus historias golpeó con fuerza. Lloré desconsoladamente, incapaz de detener el flujo de lágrimas. Sus historias aún inundan mis pensamientos con las heridas que han soportado, tanto físicas como emocionales.

Fortalecer vidas: La visión global de futuro de Manos con Corazón

Mi profundo compromiso con la labor social que realizo a través de Manos con Corazón nace de la pasión y la creencia en el poder transformador de mejorar vidas. Nuestros planes de futuro, tan ambiciosos como compasivos, incluyen establecer una clínica permanente en Bali, seguir prestando apoyo periódico en Ucrania y atender a nuestros pacientes en Costa Rica y Argentina.

En Costa Rica, tenemos previsto poner en marcha una clínica móvil alojada en un autobús que recorrerá la selva, transformándose en un quirófano para las comunidades indígenas aisladas de los hospitales. Esta iniciativa es crucial porque, sin los cuidados adecuados, incluso un simple esguince de rodilla puede convertirse en un problema grave para ellos.

Nuestra colaboración con la Copa del Mundo de Surf Adaptado representa otra próxima aventura. Ver a personas que han perdido un brazo en Irak o han sobrevivido al ataque de un tiburón y siguen surfeando me inspira profundamente. Me impulsa a contribuir y apoyar su espíritu indomable.

Las recompensas intangibles de este trabajo son inmensas. El amor que recibo supera todo lo que puedo imaginar. Aunque muchos no expresen su gratitud físicamente, yo la siento profundamente. Es una sensación delicada e invisible que resuena en mis manos y hace que mi corazón lata con determinación y fuerza.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado