fbpx

Una partera salva a cientos de mujeres durante la guerra civil de El Salvador

Nos sentamos en el barro, sobre una sábana de plástico donde iba a nacer el bebé. Sin más ayuda que los trapos viejos que llevábamos, intenté por todos los medios hacer nacer a su bebé en medio de la selva.

  • 1 año ago
  • enero 25, 2023
8 min read
Midwives taking a patient's blood pressure. They founded the organisation after the civil war to offer medical assistance to impoverished communities. Midwives taking a patient's blood pressure. They founded the organisation after the civil war to offer medical assistance to impoverished communities. | Photo courtesy of Karilyn Mabeny Vides
Interview Subject
Vilma Coreas is a midwife and activist. She has worked as a midwife since she was 11 years old, and she assisted many deliveries during the civil war of El Salvador. She is a co-founder of community-based organizations such as Comité de Reconstrucción para el Desarrollo Sostenible de las Comunidades de Suchitoto (CRC), where she worked as a health promoter, and Concertación de Mujeres de Suchitoto (CMS). She belongs to the Asociación de Parteras de Suchitoto “Rosa María Andrade” and she also works in the sister association Colectiva Feminista de Suchitoto where she coordinates the “Espera” program that grants loans to women for their enterprises. She’s done 856 deliveries so far and continues to fight for women’s rights.
Background Information
 El Salvador’s civil war was never officially declared, but the conflict and massacres increased in the 1980s. The conflict left more than 75,000 dead and missing (mostly civilians) and forced hundreds of thousands of Salvadorans to flee their homes. The return of democracy to El Salvador has not managed to end all the causes of the war, such as gender inequality and poverty.

Midwives became an essential practice, especially due to the lack of medical help in many areas. Regardless of the countless lives they have saved, the Ministry of Health continues to restrict and penalize the work of midwives.

SUCHITOTO, El Salvador – Con apenas 11 años, fui partera de madres durante la guerra civil en El Salvador. Todavía oigo las palabras que me dijo mi madre. “Tendrás que ayudarme a dar a luz a tu hermanito porque mi partera no puede”, me dijo. Me dio instrucciones rápidas y me puso un pañal en la mano para evitar que la cabeza del bebé resbalara. Mi cuerpo se llenó de un miedo y una ansiedad paralizantes. 

No elegí este camino y nunca imaginé convertirme en partera en la guerra civil de El Salvador. Ayudar a estas mujeres me abrió los ojos a los retos a los que nos enfrentamos en nuestro país. Me empujó a dedicar mi vida a ayudar a las madres y a defender los derechos de las mujeres.

Corrió al río a limpiarse la sangre

A cada momento que pasaba mientras daba a luz a mi hermano, mi preocupación iba en aumento. Me parecía demasiada responsabilidad para una niña.

Cuando vi asomar la cabeza de mi hermano, quise salir de la habitación a toda prisa. Me sentía incómoda y asustada. Sin embargo, me quedé, sabiendo que me necesitaban. Ese momento cambió mi vida.

Ver más reportajes sobre El Savador en Orato World News

Tras el nacimiento de mi hermano, corrí al río para lavarme la sangre del cuerpo. Lo que presencié aquel día me conmocionó. Permanece en mi memoria incluso ahora. Siempre recuerdas tu primer parto. Este, especialmente, se me quedó grabado. 

Después de aquella experiencia, ayudé a mi madre en los partos de otros cinco miembros de nuestra familia. Algunos de esos niños todavía me llaman mamá.  Compartimos un vínculo único y los quiero como a mis propios hijos. También adquirí experiencia y empecé a disfrutar de las responsabilidades de una partera.

En medio de una guerra peligrosa, trabajamos para salvar vidas

La población de El Salvador tenía dificultades para acceder a la atención sanitaria antes de la guerra civil. En zonas rurales como mi casa de La Unión, el acceso a las calles era limitado y los hospitales quedaban lejos. Sólo aceptaban casos extremos y mucha gente optaba por morir en casa.

Las mujeres embarazadas rara vez se planteaban dar a luz en hospitales. En su lugar, se esforzaban por acceder a una red de parteras. Existían pocas alternativas.

El problema se agravó cuando estalló la guerra civil en El Salvador. Después de que mi padre muriera en la guerra, me uní al conflicto armado para luchar por nuestros derechos. En el campo, mujeres como yo dieron un paso al frente. Estaban dispuestas a dar su vida por la causa. Luchamos por un futuro mejor y por un cambio social y económico muy necesario.

En aquella época, las mujeres desempeñaban un papel fundamental en la asistencia sanitaria. Cuidábamos a los enfermos,curábamos heridas y preparábamos medicinas naturales para curar a los hombres. Asistí a numerosos partos.  La guerra no ralentiza el nacimiento de los niños. Simplemente empeoraba las condiciones de las mujeres embarazadas. 

Con una atención limitada, se enfrentaban a muchas amenazas, incluida la muerte. Habiendo ayudado a nacer a muchos niños en mi familia, naturalmente ofrecí mi apoyo para salvar a estas mujeres y niños. Las parteras como yo trajeron nuevos bebés al mundo durante la guerra, mientras luchábamos por su futuro. 

Dar a luz en medio de la selva

En 1984 asistí a un parto memorable tras recibir una llamada para ayudar a una colega entró en trabajo de parto. Me quedé con ella siete horas. Minutos antes del parto, llovía a cántaros sobre nosotras. Buscamos refugio bajo una gran piedra que apenas la protegía. Nos sentamos en el barro, sobre un plástico donde iba a nacer el bebé. Sin más ayuda que los trapos viejos que llevábamos, intenté por todos los medios hacer nacer a su bebé en medio de la selva.

Aunque el parto fue un éxito, el bebé enfermó de fiebre unos días después. Sin tratamiento disponible, la muerte parecía inevitable. Afortunadamente, un médico mexicano vino a vernos y la diagnosticó. Nos advirtió que debíamos amputar una de las manos del bebé debido a la infección. 

En este trabajo, te apuntas a presenciar momentos difíciles. Este momento en particular me traumatizó profundamente. Se me rompió el corazón por aquel bebé.  Más adelante, la universidad de La Unión me invitó a dar una conferencia.  Al oír mi nombre, una joven se me acercó.

Tenía una prótesis en la mano y trabajaba como médica. Me hizo preguntas personales y luego se identificó como aquel bebé que yo había traído al mundo en la selva años atrás. Lloramos juntas, recordando la historia y todas las emociones desbordantes de aquel día. 

El nacimiento de organizaciones feministas en Suchitoto

Tras los Acuerdos de Paz en El Salvador, el 16 de enero de 1992, nos enfrentamos a múltiples retos. Necesitábamos reconstruir el tejido social del país. Esto significaba crear espacios para que las mujeres desempeñaran papeles activos en la sociedad y fueran reconocidas. En 1991, fundamos la Concertación de Mujeres de Suchitoto (CMS), una asociación de mujeres en beneficio de los derechos de la mujer.

Tras los Acuerdos de Paz, nos asaltó una gran incertidumbre. Reconstruirnos y aprender una nueva forma de vida resultó todo un reto. Salíamos de 12 años de guerra. A pesar de todas las reformas, nos preguntábamos cómo afrontar los problemas persistentes.

Para combatir los estereotipos impuestos por una sociedad generalmente machista, parecía imperativo que las mujeres tomaran la iniciativa y se unieran. Así, en 1994, la Hermana Peggy, una religiosa comprometida con el cambio social, se unió a nuestra organización y nos orientó.

Los hombres no sólo se oponían a nuestros intereses, sino que nos consideraban ineficaces e incapaces de hacer girar la rueda del cambio. Nos aprisionaban con un ideal: las mujeres debían quedarse en casa y criar a sus familias. Enfrentadas a la oposición, ideamos estrategias para reunirnos en secreto, con el pretexto de asistir a la iglesia.

Elegíamos lugares a los que nuestros cónyuges no se aventuraran y organizábamos nuestros planes. La hermana Peggy ayudaba a menudo a convencer a los maridos recelosos de que dejaran salir a sus mujeres. El año 1994 adquirió una importancia decisiva. Fundamos la Asociación de Parteras de Suchitoto “Rosa María Andrade“. Todavía existe, aunque el gobierno se niega a reconocerla.

Fuimos vistas como proscritas por un gobierno castigador

Nos formamos con el Fondo Internacional de Socorro Médico. Con el apoyo del Ministerio de Sanidad, obtuvimos una tarjeta que nos acreditaba. Más tarde perdió su validez.

La financiación y los suministros para la atención médica disminuyeron para entonces. Sólo un hospital prestaba servicios médicos a 84 comunidades. Las regiones urbanas recibían poca cobertura. Debido a la distancia y a la falta de transporte disponible, muchas familias, sobre todo las que tenían mujeres embarazadas, no podían llegar al hospital.

Durante la pandemia de Covid-19, muchas mujeres temían infectarse y optaron por buscar la ayuda de las parteras. Sin sueldo alguno, llevamos a cabo nuestro trabajo, incluso a las comunidades más remotas desprovistas de servicios médicos. Viajábamos a pie a la mayoría de los lugares, a menudo a kilómetros de distancia. 

El hecho de que el gobierno no reconozca la partería como un trabajo importante arroja una sombra sobre todos nuestros honorables esfuerzos. La práctica de la partería es ilegal hoy en día. Las sanciones castigan tanto a las parteras como a las mujeres que buscan su ayuda. Estas mujeres no tienen acceso a la atención médica, y nosotras las mantenemos con vida. Sin embargo, el gobierno nos condena por ello.

Como parteras, no recibimos ningún apoyo. Después de dedicar toda nuestra vida a ayudar a las mujeres, nos sentimos desanimadas al ver que seguimos siendo invisibles e infravaloradas. Sólo las mujeres de nuestras comunidades destacan nuestras hazañas y pronuncian nuestros nombres con orgullo. 

Nuestro trabajo seguirá existiendo mientras las mujeres nos necesiten

A pesar de las dificultades, algunas organizaciones nos ayudan con nuestro trabajo y donan dinero para comprar vitaminas prenatales u otros artículos médicos que proporcionamos gratuitamente a las madres embarazadas. Los exámenes prenatales, la planificación familiar, la terapia de pareja y la educación sexual y reproductiva siguen formando parte de nuestro tratamiento. Desde sexto de primaria hasta bachillerato, prestamos estos servicios en las comunidades y las escuelas.

Las 29 que ejercemos de comadronas recibimos formación de primera clase de organizaciones internacionales y asumimos enormes responsabilidades. Cada nacimiento que facilitamos nos da un sentido de propósito. Por esta razón, seguimos resistiendo.

Seguimos luchando. Más recientemente, hemos creado otra asociación de comadronas en Panchimalco. Sigue formando parte de nuestra asociación mayor. Seguimos buscando más mujeres dedicadas a esta labor. Cuanto antes se dé cuenta la gente de que las mujeres son la puerta de entrada al mundo, antes comprenderán la importancia de nuestro trabajo.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado