fbpx
Since her husband's arrest, Mumine Saliyevat has worked to help the children left behind by similar detentions
Yuliia Kochetova

Activista tártara de Crimea, esposa de un preso político, ayuda a las familias abandonadas por los arrestos rusos

La docena o más de oficiales del FSB no mostraron piedad; empujaron a mi esposo al suelo para que se lastimara la frente. Nuestra niña gritó “¡Papi, papi!” cuando vio a los hombres armados y enmascarados que sujetaban a su padre.

Mumine Saliyevat
PROTAGONISTA
Mumine Saliyeva, esposa del preso político tártaro de Crimea en Rusia, Seiran Saliyev, es activista y coordinadora del proyecto Infancias de Crimea. Apoya a las familias de presos políticos encarcelados por las autoridades de ocupación rusas por motivos de religión, nacionalidad y opiniones políticas.
CONTEXTO
Rusia ocupó Crimea, parte del territorio ucraniano, en marzo de 2014.

Desde entonces, ha intimidado a la población de Crimea mediante represiones como parte de su agresión híbrida. Las medidas represivas han incluido secuestros, torturas y procesos penales sin fundamento.

Los tártaros de Crimea son musulmanes étnicos y pueblos indígenas de Crimea. En 1944, las autoridades de la URSS, por orden de Stalin, deportaron a unos 180.000 tártaros de Crimea a las repúblicas soviéticas de Asia Central. Miles murieron en el camino debido al hambre, las enfermedades y las condiciones insalubres. Varios países, incluida Ucrania, se refieren a esto como un genocidio del pueblo tártaro de Crimea.

Cuando se levantó la prohibición de que los habitantes de Crimea regresaran a sus hogares en 1988, aproximadamente la mitad de los tártaros de Crimea deportados regresaron de los asentamientos soviéticos. Sin embargo, desde la ocupación de Rusia y su posterior anexión, se reanudaron las represiones contra el grupo. Rusia ha encarcelado a unos 127 tártaros de Crimea por resistencia no violenta a la ocupación.

Seiran Saliyev es uno de ellos. Detenido en 2017 por cargos de terrorismo, fue condenado a 16 años de prisión en 2020. Su esposa, Mumine Saliyeva, continúa luchando por su liberación.

BAKHCHYSARAI, Crimea, Ucrania — El año 2014 dividió mi vida en un “antes” y un “después”. Se convirtió en el punto de partida de mi historia.

Ese año, llegaron tanques y equipos pesados a mi casa, estaban ocupados por “hombrecillos verdes” rusos que vestían uniformes del ejército sin distintivos.

Desde entonces, Crimea ha olido a la menta picante y punzante del tranquilizante Corvalol. Muchas personas mayores se automedican para calmar su ansiedad, acabando eventualmente hospitalizados. Era como si se dieran cuenta de que los tártaros de Crimea, los musulmanes étnicos y los indígenas de Crimea iban a enfrentarse una vez más al sistema que los deportó al extremo este de la URSS en 1944.

Y tenían razón: desde 2014, las autoridades de ocupación rusas han reprimido a unos 127 habitantes de Crimea. Esta vez, no mediante la deportación, sino encarcelándolos por su religión, etnia o puntos de vista proucranianos.

Esta máquina no ha perdonado a mi familia. El 11 de octubre de 2017, el Servicio de Seguridad Federal de Rusia (FSB) se llevó a mi esposo, musulmán, tártaro de Crimea y activista de la resistencia pacífica al movimiento de ocupación, calificándolo de terrorista en un juicio muy viciado, como concluyó el “TrialWatch” de la Fundación Clooney para la Justicia.

Ese día no cambió mi vida, pero agregó una nueva dirección a mi trabajo en apoyo de los presos políticos tártaros de Crimea del Kremlin y sus familias.

Primer disparo a través de los arcos

Entre las 5 y las 6 a. m. del 26 de enero de 2017, escuché un fuerte golpe en la puerta. Fue seguido por amenazas de derribar la puerta si nadie abría. Diez agentes de seguridad rusos con máscaras y armas irrumpieron y empezaron a poner patas arriba nuestra casa.

Dijeron que estaban buscando armas. Mi esposo no es un terrorista; no cometió ningún delito y no poseía armas. Los oficiales buscaron en la literatura religiosa de mi esposo, mis documentos de economía y las mochilas escolares de nuestros hijos y no encontraron nada.

Cuando salí, vi vehículos policiales rodeando nuestro patio. Se quedaron allí para evitar que cientos de tártaros de Crimea que se enteraron de que el FSB vino a nuestra casa, nos ayudaran. Sabían que el pasionarismo (la defensa proactiva y vigorosa de un grupo étnico de su propia comunidad) está en la sangre de los tártaros de Crimea. Ofrecer ayuda es parte inalienable de nuestra mentalidad, de nuestra cultura.

Ese mismo día, la corte rusa escuchó el caso armado contra mi esposo. Acusaron a Seiran de publicar una canción de Timur Mutsurayev (el artista checheno que participó en el conflicto checheno del lado del Ejército Nacional Checheno contra Rusia) en sus redes sociales. En particular, lo hizo en 2013, antes de la ocupación rusa. Además, sentenciar a una persona bajo la ley del ocupante viola las Convenciones de Ginebra.

Sin embargo, el tribunal sometió a Seiran a un arresto de 12 días. Esta fue la primera vez que Rusia usó herramientas legales para sofocar el movimiento de resistencia tártaro de Crimea. Antes imponían multas, golpeaban a los activistas o les tiraban las cámaras de las manos.

Cuando pasaron los largos 12 días de arresto, más de 200 compatriotas llegaron al edificio del tribunal para recibir a Seiran con globos, café y arroz tradicionales de Crimea. Mi esposo celebró la liberación con un baile en el patio para nuestros amigos, parientes y vecinos. Por la noche, cuando estábamos solos, Seiran preguntó: “¿Qué pasará después? ¿Estás listo para lo peor?” ambos lo estábamos.

Segunda visita del FSB ruso

Lo peor llegó a principios de la mañana de otoño del 11 de octubre de 2017.

Escuché un golpe familiar y violento en la puerta. En ese momento, mi esposo y nuestra hija del medio, que es una copia de su padre, estaban terminando la oración de la mañana. Me estaba poniendo un chal en el dormitorio. Salí y vi a mi hija llorando y a Seiran en el suelo esposado.

La docena o más de oficiales del FSB no mostraron piedad; empujaron a mi esposo al suelo para que se lastimara la frente. Nuestra niña gritó: “papi, papi”, cuando vio a los hombres armados y encapuchados que sujetaban a su padre.

Estos hombres no leyeron los cargos ni los derechos de mi esposo. Irrumpieron violentamente en nuestra casa y se dispersaron por todas las habitaciones en busca de pistas o pruebas. Pero no encontraron nada.

Cuando la puerta se cerró a espaldas de Seiran, estaba demasiado débil para llorar. Incluso si hubiera podido, sabía que nuestros cuatro hijos necesitaban una madre fuerte.

Los días que siguieron se parecían mucho entre sí: llevar paquetes de ayuda a la cárcel y recopilar documentos para defender los derechos de los presos políticos tártaros de Crimea en las plataformas internacionales de las Naciones Unidas, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa y la Asamblea Parlamentaria de el Consejo de Europa.

Un amado esposo sentenciado a prisión

Aunque el FSB no encontró explosivos ni armas de fuego, el tribunal acusó a Seiran de terrorismo. Lo que sí tenían era una grabación hecha en secreto por personas reclutadas por el FSB; tener al menos alguna evidencia “incriminatoria”. Alguien grabó la conversación de Seiran y otros tártaros de Crimea en una mezquita. El tribunal interpretó la oración del viernes de “oh Todopoderoso, ayuda a los musulmanes de todo el mundo” como una conspiración.

Unas 78 audiencias y tres años después, el 16 de septiembre de 2020, el tribunal condenó a Seiran a 16 años de colonia correctiva estricta (prisión combinada con un componente de trabajo forzado).

Para poder cubrir el veredicto en el juicio de mi esposo, obtuve una licenciatura en periodismo internacional y obtuve una tarjeta de prensa. Eso me permitió asistir a la audiencia y acercarme a mi amor a tres pies: algo que solo los periodistas, no los asistentes comunes, pueden hacer. Seiran me miró cuando se anunció el juicio y me despedí mentalmente.

Así fue como mi esposo se convirtió en uno de las docenas de prisioneros políticos tártaros de Crimea. Así es como el sistema castiga la disidencia, sataniza a los activistas e intimida a la población.

Después del arresto de Seiran, por primera vez, vi llorar a su madre, una mujer tártara de Crimea que pavimentó el largo camino a casa después de la deportación de su pueblo por parte de Stalin en 1944.

Artículo de Seyran en el sitio web activista Let My People Go | Captura de pantalla cortesía de Let My People Go

La vida antes del arresto

Seiran y yo siempre hemos hecho servicio comunitario además de nuestro propio trabajo. A fines de 2013, Seiran también trabajó como tutor, enseñó lectura del Corán y el idioma turco y visitas guiadas para turistas en Crimea.

No se trataba de dinero para él. Por el contrario, Seiran agradeció poder contarles a otras naciones sobre la cultura y la historia de los tártaros de Crimea, los musulmanes étnicos y los pueblos indígenas de la Península de Crimea.

También era compasivo en casa. Por las noches, cuando yo estudiaba para mi doctorado en economía, les cantaba canciones a nuestros niños pequeños. No teníamos idea de que en solo un par de meses, tomaríamos una nueva esfera de activismo: apoyar a nuestros compatriotas que terminaron tras las rejas sin ningún delito.

Con los primeros secuestros y arrestos de quienes se resistieron a la ocupación, Seiran visitaba a las familias que habían perdido a los hombres de sus hogares, asistía a las audiencias judiciales y documentaba los procedimientos en Facebook.

Cuando los medios independientes y proucranianos fueron expulsados de Crimea en 2015, surgió un vacío de información. No había nadie a quien informar sobre redadas armadas, arrestos sin fundamento y secuestros. Así que Seiran y yo nos convertimos en algunos de los primeros periodistas ciudadanos de Crimea.

Cuando nuestra ciudad natal, Bakhchysarai, enfrentó la primera ola de registros y arrestos masivos el 12 de mayo de 2016, mi esposo informó a los locales por el altavoz que varios ciudadanos prominentes habían sido detenidos y los enumeró por nombre.

El FSB no permitió que esa acción se mantuviera. Seiran fue declarado responsable de activismo por primera vez y recibió una multa de 20.000 rublos rusos (257 dólares) por la supuesta organización de una reunión no autorizada. Ese fue el momento en que me di cuenta de que nuestro activismo eventualmente quedaría atrapado en la mira del FSB.

Convirtiendo el dolor en ayuda para los presos y sus familias

Las represiones afectan no solo a los hombres, sino también a sus esposas, padres y, sobre todo, a los hijos.

Nuestros hijos no estaban preparados para que se llevaran a su padre, pero nuestro hijo dio un paso al frente. Ahora, ayuda a cuidar a sus tres hermanitas y a hacer las tareas del hogar.

Los tártaros de Crimea tradicionalmente tienen familias numerosas. Éstas detenciones han dejado a 197 niños sin padres. Más de 50 de ellos tienen diagnósticos graves. Doce niños nacieron después del arresto de sus padres y solo los han visto a través del cristal de la prisión o en las fotografías.

Al visitar a las familias de los presos, me di cuenta de que necesitaban mucho psicólogos. Así nació la idea de estructurar la ayuda psicológica a las familias. Unos meses después del arresto de Seiran, fundé el proyecto Infancia de Crimea, que reúne a voluntarios que trabajan para apoyar a los hijos de los presos políticos. Es una forma en que puedo ayudar a los que quedan atrás.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Yuliia Rudenko is a journalist and social media manager at Euromaidan Press, a Ukrainian English-language journal. She covers human rights developments in Russia-occupied territories of Ukraine. Yuliia is an international law student in Kyiv. She dedicated her research to human rights, international humanitarian and criminal law.