fbpx
Jonas Deichmann en su bicicleta. | Jonas Deichmann Facebook

La pandemia amenaza el intento de récord mundial de triatlón

Aunque mi sueño está en peligro, nada detendrá mi objetivo de nadar, correr y pedalear 17.000 kilómetros.

Jonas Deichmann
Protagonista
Jonas Deichmann tiene 34 años y nació en Stuttgart, Alemania.
Es un deportista de alto rendimiento especializado en ultraciclismo. Busca imponer su estilo de fuerza humana para ayudar al medio ambiente y concienciar a la sociedad.
Contexto
Un ultramaratón (también llamado ultra distancia) es cualquier evento deportivo que incluya una carrera de distancias mayores que la longitud de un maratón tradicional de 42,195 kilómetros (26,2188 millas).
Hay dos tipos de eventos de ultramaratón: los que cubren una cierta distancia y los eventos que ocurren durante un tiempo específico (gana el que cubre la mayor distancia en ese período de tiempo). Las distancias más comunes son 50 km, 50 millas (80 km), 100 km y 100 millas (160 km).
Otras distancias y / o tiempos incluyen carreras de 24 horas y carreras de varios días, una especialidad conocida como Multiday. Las carreras de varios días pueden cubrir una distancia de 1,000 kilómetros o más, como la carrera de 3,100 millas más larga del mundo que se celebra cada año en la ciudad de Nueva York (carrera de 3100 millas Self-Transcendence).
Muchos ultramaratones, especialmente aquellos enfocados en desafíos, presentan obstáculos severos, como inclemencias del tiempo, cambios de elevación o terreno accidentado.
La International Ultra Runners Association (IAU) organiza los campeonatos mundiales de varias distancias de un ultra maratón, que incluyen 50 km (31 millas), 100 km (62 millas), 24 horas y carreras de ultra trail, que la Asociación también reconoce. Federaciones Internacionales de Atletismo (IAAF).
Muchos países tienen sus propias organizaciones de carreras de ultramaratones, a veces reconocidas por la federación nacional de atletismo o respaldadas por dichos organismos atléticos nacionales.
La IUA reconoce récords mundiales de diferentes distancias, términos y categorías.

https://jonasdeichmann.com/
https://www.planetatriatlon.com/jonas-deichmann-triatlon-mas-largo-del-mundo/

VLADIVOSTOK, Rusia – Mi fiel compañera es mi bicicleta.

Juntos, hemos atravesado el mundo, celebrado victorias y respirado el aire en lo alto de maravillosas montañas. Nunca me siento solo en compañía de mi bicicleta.

Persiguiendo nuestro cuarto récord, nos quedamos varados por la pandemia de COVID-19 en Vladivostok, Rusia.

Aunque mi sueño está en peligro, nada detendrá mi objetivo de nadar, correr y pedalear 17.000 kilómetros (10.563 millas).

A esta travesía la llamo “Triatlón 360 grados” y es más que una competencia contra mí mismo. Lo estoy utilizando para crear conciencia sobre la importancia de reducir la huella de carbono. Las ganancias apoyarán a una ONG que protege la selva tropical.

Rompiendo un nuevo récord

Mi viaje comenzó pedaleando y nadando de Europa a Asia. Me enfrentaré a 5.040 kilómetros (3.131 millas) a través de América del Norte hasta llegar a Nueva York para mi próximo desafío. La fase final de mi viaje cruzará el Océano Atlántico, parando en Lisboa, Portugal, y finalmente llegando a mi destino en Munich, Alemania.

Mi esfuerzo equivale a 120 competiciones Ironman.

Vida de deportista

Antes de este triatlón, mi vida estaba vacía y necesitaba dar un giro rotundo.

Había batido otros récords. Viajé de Alaska a Argentina en bicicleta en 97 días y de Noruega a Sudáfrica en 75 días. Con cada objetivo logrado, la felicidad fue seguida por la angustia y la incertidumbre.

Pensaría mil veces en este proyecto, en Triatlón 360. Los desafíos son increíblemente importantes, pero mi pasión supera todos mis límites.

Si bien el rendimiento es de 17,000 kilómetros (10,563 millas), debo recorrer una distancia total de 40,000 kilómetros (24,854 millas) para completar este objetivo. Sé que voy a estar agotado, pero sigo adelante todos modos.

El cruce

En una fría mañana de septiembre de 2020, monté mi bicicleta en Munich, Alemania, y me dirigí a Croacia.

Lleno de esperanza y lleno de emoción, comencé a pedalear en lo que, hasta el día de hoy, es el mayor desafío de mi vida.

El camino a Croacia fue fácil. Las rutas estaban en buenas condiciones y los vítores de la gente al pasar por pueblos y ciudades eran energizantes.

El siguiente paso fue nadar 456 kilómetros (283 millas) a lo largo de la costa hacia Montenegro, la natación más larga del mundo.

Lo logré y, a escasos metros de la llegada, me esperaba una recepción increíble. Jugadores de la selección local de waterpolo flotaron en el agua para acompañarme en el último tramo.

Cuando levanté la mirada, una multitud me estaba esperando; incluso la prensa estaba allí con sus cámaras encendidas.

Cuando pisé tierra firme, me echaron champán marcando el inicio del festejo.

Nunca olvidaré esos momentos.

Cuando llegó el momento de volver a la carretera, tenía claro mi objetivo y sabía que nada podía distraerme de mi sueño.

De vuelta en la bici, crucé Europa y Asia hasta llegar a la costa china.

Podía sentir el aire fresco de las montañas en cada pedaleada.

Mientras avanzaba, pasando de pueblo en pueblo, la gente se detenía a saludarme, incluso, algunos me traían agua y comida.

Durante todo el triatlón, innumerables personas vinieron a ayudarme y a animarme. Sin ese apoyo, hubiera sido mucho más difícil.

Sé que donde quiera que vaya, siempre habrá gente animándome. Mi familia y amigos mis pilares fundamentales. A pesar de la distancia, la tecnología nos permite estar juntos. Aún así, los extraño todos los días.

Una piedra en el camino

La pandemia pausó mi meta. De no ser así, habría continuado en un velero que me llevaría a través del Océano Pacífico hasta San Francisco en los Estados Unidos.

Cuando la última etapa de mi triatlón me llevó a Rusia, mi futuro se nubló.

Actualmente, estoy pasando por mi 34ª semana de travesía varado en Vladivostok.

El invierno congela el país y trasladaron todos los veleros a Corea. Con el desafío adicional de la pandemia, mi estadía se está alargando más de lo esperado.

Mi opción alternativa era tomar un barco en el sur, pero ahora es imposible ya que Rusia requiere autorización previa para navegar.

Cuando parecía que el panorama no podía ser peor, me di cuenta de que mi visa estaba a punto de caducar. Por un momento, pensé: “¡Espero que mi sueño no se haga añicos!”

No me rindo. Paso mis días buscando la forma de cruzar el océano para cumplir mi objetivo.

Soy una persona que cree en esperanzas y sueños. Son el motor que me impulsa.

Contra todo pronóstico, mantengo la firme convicción de que pasaré por el mundo sin dejar rastro de carbono.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

My name is Mauro Romero, I am 20 years old. I was born in Buenos Aires, Argentina.

I am currently studying for a degree in social communication.

I like to write for graphic media and as a freelancer.