fbpx
Juliana de los Ángeles Crededio on the podium at the World Games
Juliana de los Ángeles Crededio on the podium at the World Games | Photo courtesy of the family of Juliana de los Ángeles Crededio

Medallista de oro, sobreviviente de trasplante competirá en la Copa Mundial Australia 2023

Ser receptora de un trasplante de hígado significa que vivo de manera diferente. Nunca me rendiré y siempre viviré para compartir una sonrisa. Corro hoy para agradecer a mi donante de órganos por mi vida y para inspirar a otros.

Juliana de los Ángeles Crededio
PROTAGONISTA
Juliana de los Ángeles Crededio, 22, nació en Mar del Plata, Argentina, el 24 de noviembre de 1999. A los tres meses le diagnosticaron “atresia de los conductos biliares”, lo que significa que están bloqueados o ausentes por completo. Esto provocó una cirrosis crónica y progresiva del hígado y Juliana recibió un trasplante a los siete meses.

En la actualidad, Juliana cuenta con múltiples medallas de los Juegos Mundiales y de la Copa del Mundo. Toda su carrera deportiva es autogestionada y depende de la financiación de eventos, recaudaciones, patrocinadores y donantes.
CONTEXTO
Los Juegos Mundiales de Trasplantes son un evento multideportivo en el que participan atletas de todo el mundo que han recibido un trasplante de órganos con éxito, organizado por la Federación Mundial de Trasplantes (WTGF) y bajo el patrocinio del Comité Olímpico Internacional. El objetivo es concienciar al mundo sobre la importancia de la donación de órganos.

En Argentina, el Instituto Central Único Coordinador Nacional de Ablación e Implante (Incucai) se encarga de “promover, normalizar, coordinar y supervisar las actividades de donación y trasplante de órganos, tejidos y células”. El Incucai centraliza los datos de todos los ciudadanos que han declarado su voluntad de ser donantes de órganos, y también recibe las solicitudes de aquellos pacientes graves o críticos que requieren un trasplante. Según el registro oficial, “los órganos más frecuentemente procurados” son el “riñón, el hígado y el corazón”.

En 2020, probablemente como consecuencia de la pandemia de COVID-19, la cifra se redujo en unos 24.200. En concreto, en 2020 se realizaron unos 129.700 trasplantes de órganos en el mundo.

BUENOS AIRES, Argentina ꟷ No soy solo un medallista de oro; Recibí el primer trasplante hepático compartido en Argentina.

Cuando corro, siento que mis pies tocan el suelo y mi corazón late. Todo sucede en cámara lenta mientras vuelo rápido por la pista. Con cada paso que doy, salto que doy, y con cada medalla ganada, el logro representa una lucha que soporté por mi vida.

Me llena de gratitud por las personas que hicieron todo lo posible para darme esta oportunidad de terminar mi carrera. Aunque estoy sola en la pista, me acompaña mucha gente: mi familia, mis médicos y el donante de órganos que se convirtió en mi ángel. Gracias a él, mi experiencia vivida sigue creciendo.

Bebé de 7 meses recibe primer trasplante de hígado compartido en Argentina

A los tres meses de mi nacimiento en el Hospital Materno Mar del Plata, mis padres notaron mi abdomen hinchado y ojos y piel amarillentos. Los médicos me estudiaron y observaron, pero a los seis meses mi condición empeoró. Empezaron a preocuparse por mi hígado.

Demasiado joven para un trasplante, los médicos pronto descubrieron que no había desarrollado conductos biliares y que parte de mi hígado no podía funcionar. Una intervención temprana pero arriesgada dio buenos resultados al principio, pero a los pocos meses, una vez más, empeoré. Esta vez, mi cuerpo entró en caída libre. Volvieron los síntomas de abdomen hinchado y color amarillento, esta vez acompañados de fiebre.

Desesperados por entender cómo salvar mi vida, mis padres renunciaron a sus trabajos y nos mudamos a Buenos Aires donde ingresé al Hospital Garrahan. Como un bebé con un hígado defectuoso, la muerte acechaba a la vuelta de la esquina. Me pusieron en lista de espera para un trasplante.

El hígado puede regenerarse para que un donante vivo pueda mantener al paciente, pero los hígados de mis padres eran incompatibles con el mío. Mi tío materno y mi padrino se ofrecieron a hacerse la prueba y la compatibilidad reveló un 99.9 por ciento de coincidencia, pero horas antes de la cirugía, se enfermó.

Mis padres desesperados comenzaron a rezar cuando me colocaron en la lista de espera nacional para trasplantes de órganos. De repente, apareció un donante cadavérico (no vivo). Si bien su identidad permanece en el anonimato, más tarde supe que mi hígado provenía de un joven de 18 años que murió en un accidente de tráfico.

A los 7 meses entré a quirófano de 14 horas en estado grave. Nuestra elección: recibir un trasplante o morir. El mío se convirtió en el primer caso en Argentina de un “hígado compartido”, es decir, recibí una parte y otra mujer en la lista recibió la otra parte del mismo hígado.

Del borde de la muerte a un atleta de medalla de oro

Mi delicado y pequeño cuerpo luchó contra la cirugía. En un momento, las puertas del quirófano se abrieron. El Dr. Oscar Imventarza se acercó a mis padres. Con lágrimas en los ojos y la voz entrecortada, mi madre preguntó: “¿Cómo está mi niña?”.

Juliana de bebé postrasplante | Foto cortesía de la familia de Juliana de los Ángeles Credidio

“Ahora regresamos para la segunda mitad”, respondió, “hay varias rondas [de cirugía]”. Los médicos entraron y salieron. Después de la cirugía, dedicaron muchas más horas a tratar de estabilizar mi pequeño cuerpo. El aire podía ser cortado con un cuchillo mientras el sonido del llanto y las oraciones llenaban la sala de espera Mis padres tenían fe en que esta era una pelea que debían ganar.

Con manos mágicas, estos médicos salvan vidas. Ellos salvaron la mía ese día. De alguna manera, después de tomar un descanso final y reanudar, lograron estabilizarme. Al final les dijeron a mis padres: “Tu hija es un barquito en medio del mar, ahora hay que esperarla para decidir si quiere vivir”.

Continuaron: “Hemos hecho todo lo que estuvo a nuestro alcance, y ahora, Juliana tiene que decidir”. Después de varias cirugías más y un año en el hospital, me dieron de alta. A partir de ese día, mis padres se adaptaron a una vida de chequeos regulares, regímenes de medicamentos y cuidados diarios.

El cuidado de un nuevo órgano equivale a la responsabilidad de por vida. Recibir un órgano te da una segunda oportunidad y una nueva oportunidad. Hoy, 22 años después de mi trasplante, me siento completa. Hago deporte y representé a Argentina tres veces en los Juegos Mundiales para deportistas trasplantados. Gané medallas en 100 metros lisos, 200 metros lisos, relevo 4×100, 4×400 y fui primero del mundo dos años consecutivos.

Inspirada en otras trasplantadas, muestra por primera vez su cicatriz

Inicié mi carrera como deportista de alto rendimiento de la mano de Graciela de Herrero. En 2015 me invitaron a participar en las eliminatorias para los Juegos Nacionales de Atletas Trasplantados en la provincia de Mendoza. Conocían mis marcas de tiempo de las competencias de la escuela secundaria y el atletismo intercolegial. En mis primeros nacionales, mi objetivo era simplemente terminar y obtener mi marca de tiempo, pero me pidieron que me uniera a la delegación.

Conocer a otras personas con trasplantes de órganos por primera vez me impactó. Niños y niñas corrían y nadaban mostrando sus cicatrices. Ellos compartieron sus experiencias de trasplante conmigo. Abrieron mi mente y comencé a vivir de manera diferente.

Juliana de los Ángeles Crededio corre en la pista sin vergüenza por su cicatriz trasplantada | Foto cortesía de la familia de Juliana de los Ángeles Crededio

Recuerdo la primera vez que mostré mi cicatriz como si fuera ayer. Mis compañeros me apostaron que no lo haría. Justo antes de que comenzara la carrera de 100 metros, me quité la camiseta y corrí con mi camiseta deportiva. La emoción se apoderó de mí con cada paso y aceleración. Me sentí liberado. Un grupo de personas esperaba para abrazarme y agradecerme mi valentía.

Ahora digo que mi cicatriz, que cubre todo mi abdomen, es como una gran sonrisa. La libertad y el orgullo reemplazaron la vergüenza que sentía antes. Me convertí en una referencia para los demás, que también comenzaron a mostrar las marcas en sus cuerpos.

Receptora de trasplante de hígado acumula medallas de oro en la Copa del Mundo

Ese día corrí y gané los 100 metros. Luego corrí 200 metros y quedé segunda. Quedé en primer lugar en la general. Se sentía como un sueño, y no me caí. Mientras continuaba compitiendo, obtuve el primer lugar en salto de longitud con marcas de tiempo tan competitivas que me clasifiqué para el Campeonato Mundial.

La Copa del Mundo en Mar del Plata resultó ser un momento emocionante e importante porque se llevó a cabo en la ciudad donde toda la familia y amigos pudieron verme como nunca antes me habían visto: libre.

Gané esa Copa del Mundo y después de quedar primera clasifiqué a Salta en 2016, luego a España en 2017 y finalmente a Inglaterra en 2019. Gané medallas de oro. A continuación, planeo competir en 2023 en la Copa del Mundo en Australia. Sigo formándome y creciendo como persona.

Ser receptora de un trasplante de hígado significa que vivo de manera diferente. Nunca me rendiré y siempre viviré para compartir una sonrisa. Corro hoy para agradecer a mi donante de órganos por mi vida y para inspirar a otros.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Diseñador de Imagen y Sonido, Productor Integral Audiovisual y Periodístico, escritor y docente.

Empecé a trabajar cuando era muy joven; Desde 2001, fui productor de diferentes programas de televisión, documentales, radio y generando contenido creativo para diferentes organizaciones y empresas.

Gané el premio: "Frontera Nueva Sudaca" con el libro de microficción "Un Tigre con la Boca Abierta", para Editorial Eloisa Cartonera. Me apasiona contar historias y escribir.