fbpx

Deportista español pedalea 60 horas para recoger alimentos para los pobres

Mientras pedaleaba la bicicleta fija en México, llegó un hombre de 75 años con su nieto. Me dijo: “No te podría traer más de un kilo de frijoles porque en mi casa solo tengo dos”. Me sentí aliviado de que no pudiera ver mis ojos llorosos. Muchas veces he sido testigo de que quien menos tiene, más da.

Rubén López Escudero
PROTAGONISTA
Rubén López Escudero es un deportista español propietario de una empresa de eventos deportivos. Es orador, activista, publicista, escritor y bloguero. Se autodenomina un alma inquieta que asume que la vida tiene fecha de caducidad y hay que disfrutarla con gente nueva a su alrededor.

Rubén ha completado 17 retos físicos para recaudar toneladas de alimentos para los más necesitados. Nadó el triángulo de las Bermudas, cruzó el Polo Norte a -40 grados en una semana, ascendió el monte Kilimanjaro tres veces en cinco días y su próximo desafío es pedalear una bicicleta durante 72 horas sin parar.

Antes de cada desafío, Rubén pasa un mes entre olivos y pinos en Andalucía, España, para lograr la concentración. Con su próximo desafío espera recaudar un mínimo de 15 toneladas de alimentos para la comunidad de Los Molles, San Luis, una zona aborigen en Argentina. Síguelo en Instagram.
CONTEXTO
Rubén busca erradicar el hambre. El hambre en América Latina y el Caribe se encuentra en su punto más alto desde el año 2000. Según el Panorama Regional de Seguridad Alimentaria y Nutricional 2021, en tan solo un año durante la pandemia del COVID-19, el número de personas que viven con hambre aumentó en 13,8 millones, llegando a un total de 59,7 millones de personas. La prevalencia del hambre en América Latina y el Caribe se ubica actualmente en 9,1 por ciento, la más alta de los últimos 15 años, aunque ligeramente por debajo del promedio mundial de 9,9 por ciento. Solo entre 2019 y 2020, la prevalencia del hambre aumentó en 2 puntos porcentuales.

Los desafíos extremos de Rubén incluyen tres ascensos al Kilimanjaro en 5 días, recorrer 250 km sin escalas en 7 días en el Polo Norte, remar 355 km en 5 días en el Amazonas, correr 280 km en 5 días en el Amazonas, correr 280 km en Atacama Desierto, bucear con un tiburón ballena en Filipinas, nadar 20 km en el Triángulo de las Bermudas y pedalear sin parar 1.689 km en 48 horas y 2.177 km en 60 horas.

MÁLAGA, España ꟷ Mientras pedaleaba en una bicicleta fija durante 60 horas para recolectar 15 toneladas de alimentos, mi mente se quedó en blanco. Me concentré en el sonido incesante del rodillo de la bicicleta. Se sintió extraño.

De repente, me di cuenta de la conexión entre mis piernas, mi corazón y mi alma. El dolor recorrió inexplicablemente todo mi cuerpo, pero al mismo tiempo algo lo hacía sentir placentero y poderoso.

Lleno de energía logré el reto que me propuse de entregar alimentos a niños pobres en México.

Los desafíos extremos de un atleta en España inspiran a otros a ser filantrópicos

Mientras continuaba pedaleando en mi bicicleta fija, recuerdo este momento de plenitud y ausencia total de dolor. Podía pensar en todo y en nada. Mirando los números que avanzaban en la máquina, me concentré en el sonido. A solas conmigo mismo, la buena energía y las vibraciones positivas que necesitaba venían de mi propia mente.

Hace varios años, inicié esta loca aventura de desafíos deportivos para ayudar a los más necesitados recolectando alimentos. Tenía la intención de llamar la atención haciendo cosas sin precedentes para alentar a más personas a donar. Sé que no voy a acabar con el hambre en el mundo, pero si puedo despertar la solidaridad de al menos una persona con cada nuevo desafío, es suficiente para mí.

El sentimiento de éxito e inspirar a otros me satisface. No hace mucho estuve en Costa Rica, recorriendo una ruta rodeada principalmente de volcanes. El dueño del hotel donde me hospedé tenía dos hijas. Vieron lo que hago y meses después me escribió.

Dijo que su hija menor, que tenía 5 años, quería distribuir lápices de colores a los niños que no podían pagarlos para su cumpleaños. Ella le dijo que cuando sea grande quiere ser como el señor Rubén. Cuando recuerdo esas palabras, se me pone la piel de gallina. Me motiva a seguir adelante.

Las necesidades alimentarias entre los pobres abundan y los desafíos continúan

Entregar la comida que recojo estimula emociones intensas. Se siente bien, pero también triste porque esta comida es muy básica. Algunas personas están tan felices de recibir un kilo de arroz porque no tienen nada para comer. Soy solo un ser humano tratando de ayudar a cientos de miles de personas. Si todos hiciéramos algo, a la casa de nadie le faltaría comida.

A veces, en medio de un reto, mi cuerpo se reconecta con mi mente y me canso. El dolor se instala y me pregunto, ¿qué estoy haciendo aquí? Entonces aparece gente con todo el amor del mundo a donar alimentos y eso me afecta aún más que mis entregas.

Mientras pedaleaba la bicicleta estacionaria en México, llegó un hombre de 75 años con su nieto. Me dijo: “No te podría traer más de un kilo de frijoles porque en mi casa solo tengo dos”. Me sentí aliviado de que no pudiera ver mis ojos llorosos. Muchas veces he sido testigo de que quien menos tiene, más da.

Un día espero ser padre. Me encantan los niños, pero aún no he encontrado a esa persona adecuada con quien compartir mi aventura. Entonces, por ahora, este trabajo es mi mayor desafío y deseo en la vida. Tengo una lista infinita de desafíos extremos que aún quiero hacer.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Honduran journalist with more than 12 years of experience in the media. A communication and advertising sciences graduate of the University of San Pedro Sulha, Xochilth has worked on different radio and television channels and taught at the university level. She currently collaborates as an editor of a digital newspaper.