fbpx
Walter Ruano swims in icy waters of one to three degrees Celsius without the protection of neoprene gear
Walter Ruano swims in icy waters of one to three degrees Celsius without the protection of neoprene gear | Photo Courtesy of Walter Ruano

Nadador de hielo en Argentina cruza el canal Beagle y lleva antorcha olímpica

Cuando me sumergí en el agua, me subió a las rodillas, luego a los muslos y al pecho. Caminé en el agua a lo largo de la costa, pateando los mejillones de las piedras con mis zapatos de goma. Sentí el frío de la nieve cayendo por todo mi cuerpo.

Walter Ruano
INTERVIEW SUBJECT
Walter Ruano, 56, swims in waters in Argentina in temperatures ranging from one to three degrees Celsius without the protection of neoprene gear. With 20 years’ experience, he is considered a pioneer in ice swimming.

Walter is a lifeguard, high mountain rescuer, chemistry teacher, and kayaker.
BACKGROUND INFORMATION
The Cold Water Swimmers (NAF)
is a nonprofit group of individuals in Argentina who teach and organize cold, open water swimming. They interpret the sport as a philosophy of life, while stressing the importance of the environment and nature.

According to IPRS Health, benefits of cold-water swimming include boosting the immune system, improving circulation, increasing the libido, burning calories, and reducing stress.

Still, the practice can be risky. According to the Outdoor Swimming Society, unsafe outdoor swimming can result in
cold shock, cramping, hypothermia, after drop, and more.

BUENOS AIRES, Argentina — En las lagunas heladas de Tierra del Fuego, intenté nadar en hielo por primera vez hace 20 años. Pronto comencé a nadar en aguas por debajo de los cinco grados centígrados sin la protección del equipo de neopreno. Hoy, sirvo como pionero en el deporte a más de 2.300 nadadores en Argentina.

La natación en hielo no se trata de acelerar o competir con otros hasta la línea de meta. Nos describimos a nosotros mismos como nadadores de paisajes. Disfrutamos de la recreación en lugar de la competencia. Desde las aguas congeladas, veo los picos nevados, las montañas, y las costas mágicas.

Con información más disponible hoy en día y atletas profesionales que utilizan el deporte para la recuperación muscular, ya no soy el único “chico loco” que se sumerge en aguas heladas.

Hombre entrena para misiones de rescate y se convierte en nadador de hielo recreativo

Siempre me gustaron los deportes acuáticos pero cuando me mudé de la ciudad de Buenos Aires a una remota cadena de islas en el extremo sur de América del Sur, quería hacer algo más que nadar.

Comencé a entrenarme en natación en hielo para servir en misiones de rescate. Durante nuestro curso, los instructores nos enseñaron maniobras para saltar desde un helicóptero a mar abierto. Llevábamos trajes de neopreno y aletas. En el trabajo, rescatamos a las víctimas y las llevamos a nado hasta los botes que nos llevaron a la costa. Los camiones nos esperaban para transportarnos al helipuerto, donde las víctimas fueron trasladadas a hospitales cercanos.

Walter Ruano cruza el suelo helado para adentrarse en las gélidas temperaturas del mar | Foto cortesía de Walter Ruano

Pronto comencé a nadar para la recreación. Entonces, un día, me quité el traje. Recuerdo esos primeros minutos, nadando a dos grados centígrados sin protección térmica. Mi cuerpo se adaptó al frío mientras manejaba mi respiración. Habíamos aprendido una técnica llamada respiración consciente durante el entrenamiento y la usé. Cuando salí del agua, controlé los temblores mientras mi cuerpo se ajustaba y recuperaba.

Veo la natación en hielo como un deporte progresivo. Antes de sumergirme en el agua fría, me aseguro de estar abrigado, usando una chaqueta y pantalones cortos de baño. Donde nado, no hay arena en la costa, por lo que los mejillones se adhieren a las piedras. Uso zapatos de goma para proteger mis pies de cortes. Cuando me siento lista, me quito todo y camino por la costa para sumergir lentamente mi cuerpo en el agua. Me sumerjo y nado, dejando que el agua se mueva gradualmente desde mis rodillas hasta mi pecho.

Rodeado de picos nevados, nada el Río Grande

Suelo nadar en el Canal de Beagle, donde las temperaturas varían de nueve grados centígrados en verano a dos grados en el invierno. Esto toma alrededor de una hora. Entreno durante los meses de invierno, cuando las nevadas crean millones de lagunas escondidas. Cuando entro en la laguna congelada, se transforman en charcos gigantes, cercanos a los cero grados.

Rompo el hielo y para entonces el agua me llega a la cintura. Dependiendo de las condiciones climáticas, me quedo en el agua de 20 minutos a media hora. Mi tiempo más largo en la laguna fue de 45 minutos.

Mi nado más reciente tuvo lugar en el Río Grande en la costa del Océano Atlántico Sur. Recorrí 200 kilómetros o 124 millas desde Ushuaia en auto para llegar allí. Un grupo de nosotros nos alistamos a la orilla del agua, manteniéndonos abrigados con pantalones, tenis y cubrebocas. Aguantamos la nieve y el viento.

Ruano habla con la prensa durante una prueba de natación sobre hielo | Foto cortesía de Walter Ruano

Cuando el organizador dijo: “Vamos al agua”, me quité todo menos el short de baño y me zambullí. Aunque no sentía frío con la ropa puesta, en el agua el frío me invadía. El agua subió hasta mis rodillas, muslos y luego mi pecho. Caminé durante varios minutos a lo largo de la costa, rompiendo músculos de las rocas. Podía sentir el viento mientras miraba los picos nevados, los pinos y el color del agua.

La gratitud me llenó cuando me convertí en parte de la naturaleza. Con el agua a un grado y la temperatura exterior un grado bajo cero, mi cuerpo comenzó a adaptarse. Me sumergí en el agua helada.

Después de la excursión, cuando salí del mar, el organizador me envolvió en un poncho y bebí para entrar en calor. Me tomó cinco minutos de escalofríos antes de que pudiera murmurar una palabra.

Crece el deporte de la natación en hielo sin protección

Me emociona saber que más personas quieren aprender a nadar en hielo. No solo en mi ciudad natal de Ushuaia, sino también en Chile y Uruguay, la natación en hielo sigue ganando popularidad. La organización sin fines de lucro Cold Water Swimmers (NAF) busca hacer más accesible la natación en aguas abiertas.

Nadie debe nadar solo y los nadadores siempre deben seguir las recomendaciones de seguridad. Con la natación en hielo, necesitas a alguien fuera del agua esperándote, porque después de diez o quince minutos en el agua, empiezas a adormecerte. Los dedos de manos y pies comienzan a congelarse. A veces, ni siquiera podemos ponernos una media cuando salimos.

Ruano y un equipo de nadadores de hielo | Foto cortesía de Walter Ruano

Es posible que estemos conscientes y podamos hablar, pero rara vez podemos desatar un zapato o ponernos un calcetín sin ayuda. Para mí, necesito esa taza de café o chocolate caliente tan pronto como dejo el agua. A los 56 años, se siente bien ser un pionero en la natación sobre hielo. Incluso pude llevar la Antorcha Olímpica de la Juventud 2018 al Faro Les Éclaireurs, pero tengo aún más desafíos que enfrentar.

A medida que crece el deporte, también crecen mis aspiraciones. Sueño con nadar en la Antártida, entre el increíble hielo que hay allí. Sé que el agua fría me puede helar así que practicaré natación durante una hora a las mismas temperaturas. Esto es lo que más quiero hacer.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Diseñador de Imagen y Sonido, Productor Integral Audiovisual y Periodístico, escritor y docente.

Empecé a trabajar cuando era muy joven; Desde 2001, fui productor de diferentes programas de televisión, documentales, radio y generando contenido creativo para diferentes organizaciones y empresas.

Gané el premio: "Frontera Nueva Sudaca" con el libro de microficción "Un Tigre con la Boca Abierta", para Editorial Eloisa Cartonera. Me apasiona contar historias y escribir.