fbpx

Cholitas de Bolivia en la cima de las montañas con atuendos tradicionales aymaras

Ser una Cholita Escaladora conlleva una inmensa responsabilidad. Muchas mujeres dicen que las representamos. Consideran estos logros inspiradores y notables. Su asombro nos motiva a perseguir las mismas cosas que antes creíamos fuera de nuestro alcance.

  • 11 meses ago
  • julio 11, 2023
5 min read
Ana Lia Gonzales Liita's family always partook in mountain climbing, inspiring her to do the same as she grew older. With her family, she co-founded the Climbing Cholitas as a way to reclaim her roots and empower women everywhere. Ana Lia Gonzales Liita's family always partook in mountain climbing, inspiring her to do the same as she grew older. With her family, she co-founded the Climbing Cholitas as a way to reclaim her roots and empower women everywhere. | Photo courtesy of the Cholitas Escaladoras
INTERVIEW SUBJECT
Ana Lía Gonzales Liiita grew up fascinated by the mountains. She felt a deep calling to conquer great heights. She studied to become a high mountain guide in Bolivia and co-founded the Climbing Cholitas with her family. They climb while wearing their traditional attire in order to empower their community and show the pride they carry for their culture.
BACKGROUND INFORMATION
The Aymara population – an indigenous community – settled in three neighboring countries: Peru, Bolivia, and Chile. In Bolivia, the Aymara population is found mainly in six provinces of the department of Puno and in some rural districts of the departments of Moquegua and Tacna.

EL ALTO, Bolivia – Cuando llego a la cima de una montaña, completamente vestida con las ropas de mis antepasados, siento que me invade una oleada de adrenalina y fuerza. Comienzan a fluir los recuerdos y los pensamientos autorreflexivos. El aire se lleva toda la negatividad que llevo dentro y me siento renacer. Extiendo los brazos, inspiro profundamente y abrazo plenamente el momento. En la cima, presencio paisajes impresionantes que me transportan a otro reino. Estoy en sintonía con la naturaleza.

Mi padre trabaja como guía de alta montaña, y mi madre, Dora Magueño, es cocinera y tiene 57 años. Juntos, formamos parte de un grupo conocido como Las Cholitas Escaladoras de Bolivia.

Lee más historias de montañismo en Orato World Media

Cuando llego a la cima, me siento completamente transformada.

Ir a la montaña se siente como una oportunidad de aprendizaje. Pido permiso a la montaña, pidiéndole buen tiempo y protección. El alpinismo conlleva riesgos, y puede ocurrir cualquier cosa. Subo a través de la fatiga y los pensamientos negativos, considerando mi ruta y ajustándome al peso que llevo. A medida que asciendo, me sumerjo en el paisaje y entablo conversaciones silenciosas con la montaña.

Una sensación de asombro me invade al contemplar magníficos paisajes. Mi entorno parece más blanco y más verde, adornado con tonos marrones. Lo primero que observo en la cima son las estrellas. Me hipnotizan.

Cuando es visible, la luna se vuelve hipnótica. Al amanecer, experimento la mágica transición de la oscuridad a la luz. Todo adquiere tonos anaranjados. A veces me siento a ver salir el sol sobre las llanuras.

De niño pasé bastante tiempo en mi comunidad aymara ancestral. [Los aymaras son un pueblo indígena que vive en el altiplano andino. Se extienden por Bolivia, el sur de Perú y el norte de Chile]. Cuando me trasladé a la ciudad de Alto Sobre la Paz para estudiar, me resultó difícil mantener y cultivar mi identidad cultural. Empecé a preferir el español al aymara, y poco a poco fui dejando atrás mi vestimenta tradicional.

Con el tiempo, anhelé volver a conectar con quien era en el fondo. Así que, en 2015, cuando surgió la oportunidad de escalar montañas, sentí que era necesario. Necesitaba recuperar mis raíces. Los aymaras -llamados comúnmente cholas o cholos- vestimos atuendos tradicionales fundamentales para nuestra identidad. Las mujeres llevan faldas anchas con enaguas, blusas cubiertas por chales de lana y zapatos bajos. Nos adornamos el pelo con dos largas trenzas atadas hacia atrás, con bombines. Hoy, combino la escalada con ese atuendo tradicional.

Reconectar con mis raíces culturales: un viaje de autodesarrollo

De joven, vi cómo llevar una falda tradicional aymara no estaba muy aceptado en la sociedad. Muchos de nosotros empezamos a llevar insistentemente nuestros trajes tradicionales, sobre todo en las montañas. Al hacerlo, vimos cómo se producía un cambio en la sociedad y en la mentalidad boliviana. Queríamos mostrar al mundo que estábamos orgullosos de nuestras raíces. Nuestros esfuerzos se convirtieron en un emblema del feminismo y el progreso racial, rompiendo barreras e inspirando a otros en el camino.

Cuando decidimos escalar como cholitas y reclamar nuestros derechos culturales, sabíamos que nos enfrentábamos a desafíos. Ascender una montaña con falda presenta el doble de riesgos, pero aceptamos el reto de todo corazón. Hicimos ligeras adaptaciones para garantizar la seguridad y la comodidad. La falda modificada acomoda un arnés, y añadimos polainas térmicas de montaña. Para protegernos de los elementos, llevamos casco, guantes, chaqueta impermeable de plumas y un chal tradicional.

Ser una Cholita Escaladora conlleva una inmensa responsabilidad. Muchas mujeres dicen que las representamos. Consideran nuestros logros inspiradores y notables. Su asombro nos motiva a perseguir las mismas cosas que antes creíamos fuera de nuestro alcance. Me siento con fuerzas. Antes reservada y tímida, hoy busco romper barreras. Las montañas despertaron en mí una sensación de sueño sin límites.

Poner la mira en el Everest e inspirar a mujeres de todo el mundo

Alcanzar la cima del Aconcagua se convirtió en uno de los momentos más cruciales de mi vida. [El Aconcagua, la montaña más alta de América, la más alta fuera de Asia y la más alta del hemisferio sur, tiene una altura de 6.961 metros o 22.837 pies]. Mi padre había ido antes que yo, así que tenía un gran significado emocional. Soñaba, día y noche, con seguir sus pasos.

Cuando surgió la oportunidad, supe que era un hito importante en mi viaje alpinista. Durante la expedición, pasamos bastante tiempo en el campamento base, a la espera de una ventana meteorológica favorable. Las condiciones resultaron ser extremas y duras. La montaña me agotó físicamente y puso a prueba mi paciencia.

Seguí adelante y finalmente llegué al último campamento, situado a casi 6.000 metros sobre el nivel del mar. A medida que continuaba mi ascenso, poco a poco, empecé a sentirme mejor y más cómoda. Encontré mi ritmo y el viaje pasó de ser agotador a sereno. Cuando llegué a la cima del Aconcagua, se me saltaron las lágrimas. Me quedé de pie, asombrada de lo que me rodeaba.

Pronto me embarcaré en una nueva y ambiciosa campaña para conquistar el Everest. Junto a mi padre, nos enfrentaremos a un riguroso entrenamiento físico y mental. Tendré que esforzarme al máximo en condiciones adversas, pero sé que puedo hacerlo.

Cuando empecé a escalar, lo hice por curiosidad y para cumplir un sueño. Hoy trato de motivar a otras mujeres, de inspirarlas para que persigan sus propias aspiraciones.

Todas las fotos son cortesía del grupo Climbing Cholitas.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado