fbpx

La ganadora de Idol Kids nos lleva entre bastidores en la mayor franquicia de concursos de canto del mundo

El orgullo me invadió al comprender la magnitud del momento. Con nostalgia, recordé todo lo sucedido para llegar a ese punto. Fue como si cientos de imágenes pasaran por mi mente en un segundo. Pensé en mis clases de canto, en las veces que actué en el escenario en Honduras, en toda mi práctica y en el apoyo de mis padres y mi familia. Todo había merecido la pena.

  • 11 meses ago
  • abril 9, 2023
9 min read
16-year-old Honduran 16-year-old Honduran Carla Zaldívar won Idol Kids in Spain in 2022 after receiving a golden ticket | Photo courtesy of
Interview Subject
Carla Zaldívar is a 16-year-old Honduran girl who currently lives in Barcelona, Spain with her parents. She has studied music and singing since she was three and a half years old. In Honduras, she participated in various events including the Telethon. In 2022 she participated in the second edition of Idol Kids Spain where she won first place. Her parents Carlos Zaldívar and Wendy de Zaldívar have been her support since she was very young, motivating her to develop her aptitude in music. In the final of Idol Kids, Carla received an invitation letter to be cast in the musical Los boys del choir.
Background Information
Idol Kids is a Spanish talent contest produced by Fremantle and broadcast on Telecinco since September 7, 2020. The program, which is the first adaptation in Spain of an Idols franchise, is presented by Jesús Vázquez. Unlike other adaptations of the Idols franchise throughout the world, where the operation of the original format is replicated, Idol Kids has its own mechanics, created and adapted exclusively for the Spanish market. In this variation of the popular contest, which has been adapted in nearly 100 countries to date, the objective is to find the new child music idol among dozens of young singers whose ages are between seven and 15 years old. The two seasons broadcast in Spain have had three different phases during the competition.

BARCELONA, España ꟷ Once compañeros y yo subimos al escenario y se abrió el telón. El público y los jueces nos miraron. Las cámaras enfocaron sus lentes hacia nuestros rostros. Todos nos tomamos de la mano, esperando nerviosos a que el presentador Jesús Vásquez anunciara el ganador.

Me pareció que había pasado una eternidad cuando Jesús se acercó a su micrófono y dijo: “El ganador de la segunda temporada de Idol Kids es…”. Luego se quedó callado, mirando al público. Mi nerviosismo crecía a medida que los cámaras captaban los rostros de todos los concursantes, nuestras manos entrelazadas y la imagen completa de todos nosotros en el escenario.

Cuando menos lo esperaba, mientras contemplaba admirada el auditorio, oí a Jesús decir: “¡La ganadora es Carla Zaldivar!”. Inmediatamente sentí que no podía creer lo que estaba pasando. Mi corazón se aceleró. La emoción de saber que había ganado se hizo realidad y me hizo llorar.

Solicitud para participar en Idol Kids

Mi familia y yo nos trasladamos de Honduras a España y, a las dos semanas, empecé a adaptarme a mi nueva vida. En aquel momento estaba segura de una cosa: quería seguir haciendo lo que me gustaba, cantar. Un día, mis padres y mi abuela vieron un anuncio en la televisión. En él se convocaba a los niños a participar en uno de los concursos internacionales de canto para jóvenes más importantes: Idol Kids. [Parte de la franquicia Idols, Idol Kids empezó a emitirse en España en 2020].

No lo dudé, sólo pensaba en volver a subirme a un escenario. Primero tenía que enviar un vídeo mío cantando, así que mi padre y yo empezamos a buscar mi canción. Queríamos elegir algo conocido y difícil para mostrar mi voz y mi versatilidad técnica. El día que grabamos tenía frío y me puse un jersey. Me preparé para cantar I have nothing de Whitney Houston en español.

Aunque mi padre no canta, tiene buen oído y siempre me ayuda a interpretar mejor la canción. La primera vez que grabamos me dijo: “No, en esta parte tienes que bajar más la nota” o “Aquí desafinaste”. Enviamos la segunda grabación. Cuando empezó la selección de concursantes, los productores nos pidieron que grabáramos varias canciones más editadas en un vídeo de dos minutos.

Por fin, un día, mi padre me dijo: “Carla, he recibido un correo electrónico. Has aprobado el examen, ahora tienes que ir a un casting”. Incrédula, sentí que mi cuerpo temblaba de nervios.

Asistir a un casting en Barcelona

Me asignaron el número de casting 1.116. En el hotel de Barcelona, vi una gran cantidad de niños haciendo cola. Mientras esperábamos, llamaban a los participantes por turnos. Oía cantar a los concursantes y me empezaron a temblar las manos. Sentí un nudo en la garganta y ansiedad en el cuerpo.

Al escuchar a los competidores, me di cuenta del alto nivel de sus actuaciones y me sentí aún más nerviosa. Temerosa de olvidarme la letra, practiqué una y otra vez. Cuando me llamaron, mi abuela vino conmigo. Nunca me había visto en un escenario. Cuando se fue de Honduras a España, yo era muy pequeña. En el escenario, me sentí feliz, ya que hacía mucho tiempo que no podía cantar ante el público. Tomar el micrófono y mostrar mi talento me llenó de satisfacción y supe que, pasara lo que pasara, siempre tendría este recuerdo.

Los jueces seleccionaron una canción del vídeo anterior que envié y me pidieron que cantara I have nothing. Durante mi actuación, mi abuela se emocionó tanto que temblaba. Cuando terminé, los miembros del jurado le preguntaron por qué había reaccionado así. Les dijo que era la primera vez que me oía cantar en persona.

Después, los jueces me pidieron que cantara otra canción: una interpretación de All by myself, de Celine Dion. Mientras cantaba, me equivoqué en una parte, pero continué. Me sentí derrotada y decepcionada. En mi mente pensaba: “No lo he conseguido”. Después de la audición me dijeron que si me seleccionaban, se pondrían en contacto conmigo para ir a la clasificación en Madrid. Fui a ver a mis padres y les dije: “Me he equivocado, no creo que se pongan en contacto conmigo”.

Preparativos para la fase final de Madrid

Pasaron dos semanas y me sentí triste, pero al cabo de tres semanas mi padre entró en mi habitación con el teléfono. “Has entrado”, me dijo, “¡te vas a Madrid!”. Se me iluminó la cara y sentí una alegría inmensa, pero al mismo tiempo intenté no darle demasiada importancia. Es sólo otro casting, pensé.

Cuando mi padre colgó el teléfono, me explicó que en Madrid habría clasificaciones. Esto significaba que estaría delante de los jueces de Idol Kids con público televisado. Apenas me lo podía creer. La adrenalina recorría mi cuerpo.

Llegamos a Madrid un día antes de la grabación y nos fuimos al hotel. Al principio me sentí tranquila, pero cuando oí que los demás participantes ya estaban practicando, afloraron mis nervios. A la mañana siguiente, me levanté y me preparé. Me resultaba extraño y desconocido ver a tanta gente trabajando entre bastidores. Alguien se aseguraba de que todos los chicos tuviéramos buen aspecto, que nuestras camisas estuvieran planchadas y nuestro pelo bien peinado.

Me llevaron a un estudio donde grababan las partes que aparecen en televisión antes de la presentación de cada concursante, como si fuera una puesta en escena. Me grabaron practicando con el profesor de canto. Hablé con Abril, una de las chicas que llegó a la final conmigo. También conocí a Iveth y nuestros padres se visitaron. Todo fue muy cómodo.

Al ser la única concursante de fuera de España, hablamos de acentos españoles y me preguntaron cómo me estaba adaptando. El personal nos dijo cómo colocarnos en el escenario y dónde mirar al recibir nuestras puntuaciones. Nos explicaron que sólo quedaban tres plazas y tres entradas de oro. Eso significaba que sólo seis de los 12 aspirantes restantes seguirían adelante.

Conseguir el ticket dorado

En mi mente, pensaba, quien cante primero no lo logrará a menos que consiga un boleto dorado. Esperaba que me llamaran en medio o al final. Entonces me llamaron a mí primero. Me quedé paralizada durante unos minutos, pero no tenía otra opción, así que salí. De pie en medio del escenario, sentí una sensación inexplicable. Seguía siendo el escenario más grande y profesional en el que me había subido nunca. Los colores vivos y las luces brillantes me hacían sentir fuera de mí. Parecía una película.

El orgullo me invadió al comprender la magnitud del momento. Con nostalgia, recordé todo lo sucedido para llegar a ese punto. Fue como si cientos de imágenes pasaran por mi mente en un segundo. Pensé en mis clases de canto, en las veces que actué en el escenario en Honduras, en toda mi práctica y en el apoyo de mis padres y mi familia. Todo había merecido la pena.

Disfruté cada segundo de la canción y, cuando terminó, el público se puso en pie y los jueces aplaudieron. Entonces, la juez Ana Mena me dio su billete dorado y subió al escenario. Pasé de los nervios a la sorpresa. El pase me colocó automáticamente en las semifinales, donde interpreté la canción más difícil de mi vida, And I am telling you I’m not going by Jennifer Hudson.

Durante los ensayos, cada vez que cantaba la canción me dejaba sin aliento, pero trabajé duro. Ensayé incansablemente hasta alcanzar mi máximo rendimiento. De vuelta al escenario, superé mi miedo a cometer errores. Al público y a los jueces les gustó mi actuación y pasé a la final.

Coronada ganadora de Idol Kids España

Con una semana y media para preparar mi canción para la final, me costó elegir canción. Ya había cantado las que consideraba más difíciles. Mis padres y yo empezamos a buscar la pieza ideal cuando mi madre me dijo: “Escucha esto. Es una canción bonita”. Puso It was feeling good, de Nina Simone.

Mi profesora de canto de toda la vida, Glenda Vega, me dijo que si llegaba a la final, vendría desde Estados Unidos a España para verme. Llegó y me ayudó a prepararme, animándome a dar lo mejor de mí. Nunca había cantado la canción y la aprendí desde cero. Creando mi interpretación, practiqué toda la tarde.

El día de la competición final, me sentí tranquila. Una banda me acompañaba en el escenario. Con una larga cola en el vestido, evité mover demasiado los pies y caerme. En cambio, moví la espalda y las manos para dar vida a la actuación. Pensé en el momento que tenía ante mí. Sería mi última vez en el escenario de Idol Kids y tenía que darlo todo.

El micrófono temblaba en mis manos mientras tomaba grandes precauciones para no pisarme la cola del vestido ni desafinar. Moví las manos al ritmo de los acordes y revelé como nunca la potencia de mi voz. Quería ganar.

Después de la actuación de todos los concursantes, nos tomamos de la mano para esperar el anuncio del ganador. Cuando el presentador dijo mi nombre, mi cara reveló mi sorpresa. Se me saltaron las lágrimas de emoción mientras mis compañeros me abrazaban. Fue un momento inolvidable.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado