fbpx

Orsai se convierte en el primero en financiar colectivamente una producción cinematográfica internacional a través de miles de inversores: ¿La Uruguaya cambiará la industria?

Después de todo nuestro trabajo, el estreno de la película fue un gran triunfo, llenando más salas de las que llegamos a soñar. Todo fue muy vanguardista. Miré a Chiri, mi mejor amigo, mientras se proyectaba la película y, en ese intercambio silencioso, los sueños que compartimos desde que teníamos seis años nos invadieron.

  • 4 meses ago
  • octubre 23, 2023
7 min read
<b> Cast, director and creative team at the premiere | photo courtesy Members of the cast, director, and creative team celebrate the premiere of 'La Uruguaya' | Photo Courtesy of Orsai
PROTAGONISTA

Hernán Casciari, nacido en 1971 en Mercedes, Buenos Aires, es una luminaria en los círculos literarios y mediáticos argentinos. Fundó la Editorial Orsai y Orsai Audiovisuales, y dirige las revistas Orsai y Bonsai. Su extensa obra literaria abarca novelas, antologías e historietas, lo que lo consolida como un narrador versátil. En 2010, abandonó las principales editoriales y medios de comunicación para centrarse en proyectos autogestionados, que obtuvieron una importante atención de las principales emisoras de radio de Argentina y le llevaron a oportunidades televisivas y teatrales. Desde 2021, Casciari se ha aventurado en proyectos audiovisuales de colaboración con la comunidad Orsai, en los que han participado miles de socios productores. Sobrevivió a un ataque al corazón en 2015, pero sigue siendo una figura activa e influyente. Tras vivir en Barcelona desde el año 2000, regresó a Buenos Aires en 2016, donde sigue siendo una pieza clave de la escena cultural y artística argentina.
CONTEXTO
La Uruguayaes la cuarta novela del aclamado escritor argentino Pedro Mairal, publicada en 2016. El libro no solo gozó de éxito comercial en Argentina, sino que también cosechó elogios internacionales, siendo traducido a múltiples idiomas. La adaptación cinematográfica de este bestseller destaca por su producción autogestionada por Orsai. El modelo de financiación de la película fue innovador: se recurrió a la comunidad del sitio, que nació como un blog y luego diversificó sus proyectos, para obtener apoyo financiero. Un total de 1.961 miembros reunieron una suma de 600.000 dólares, financiando con éxito la producción de la película. Una vez terminada, La Uruguaya llegó a los cines comerciales de Argentina y Uruguay. Posteriormente se vendió a la plataforma Star+ por la misma cantidad que costó producirla, asegurando así el retorno de la inversión para cada miembro contribuyente. Lo que diferenció a este proyecto fue el carácter público y participativo de su desarrollo. Los miembros se implicaron activamente, votando las elecciones de reparto, influyendo en los métodos de distribución y contribuyendo a las decisiones relacionadas con el guión. En algunos casos, incluso actuaron en fragmentos de la película. Todo el proceso mostró un enfoque innovador y comunitario de la realización cinematográfica, que hace de La Uruguaya un espécimen único en los paisajes literario y cinematográfico.

CÓRDOBA, Argentina — Cuando salí de la sala de reuniones con una importante plataforma de streaming, mi corazón latía con entusiasmo. Vendimos nuestra película, La Uruguaya. Se convertiría en la primera película de financiación colectiva de la historia que cuenta con miles de socios productores en reproducirse allí y, antes, en festivales internacionales.

Afuera el aire se sentía más fresco y el mundo parecía más brillante. Respiré el triunfo mientras mi mente vibraba anticipando lo que venía. No podía esperar para comunicarle las novedades a las 1.961 personas que invirtieron en la película. Salí de ahí con una sonrisa enorme, directo a escribirles un mail.

[Hernán fundó la comunidad Orsai como una revista en 2010. En 2011 se amplió y se volvió además una editorial. Orsai, rechazando los modelos tradicionales de distribución, invita a cualquier persona en el mundo a convertirse en distribuidor bimestral. Orsai vende miles de suscripciones anuales en 20 países, y logra llegar no a través de la publicidad, sino a través del poder de la comunidad. Cuando Hernán y su equipo se aventuraron en la realización de películas, financiaron colectivamente todo el proyecto. El sitio web de Orsai dice: “Hacemos libros, revistas, películas, series y proyectos divertidos sin nadie en el medio”.]

Lee más artículos sobre arte y cultura en Orato World Media

Cómo una revista literaria abrió el camino para financiar colectivamente una película

Una noche, tomando vino con amigos, comenzamos a pensar que algunos de los juegos que hacemos para vivir ya llevaban mucho tiempo y no constituían un reto para nosotros. Fue como un llamado de atención. Nuestra revista literaria autogestiva se volvió rentable, pero la diversión que sentíamos disminuyó. Yo le escapo al trabajo como el gato al agua y lo que me motiva es la emoción de asumir un desafío, no un sueldo.

Esa emoción la sentimos en 2010, cuando apostamos por algo atrevido: una revista literaria autogestiva y un proyecto editorial que huía de los modelos tradicionales de publicidad y distribución. Volvernos rentables fue una lujosa excepción, y lo fuimos durante varios años. Ahora necesitábamos algo nuevo y emocionante para seguir adelante.

Sentados juntos esa noche, la inspiración llegó como un rayo. ¿Podríamos aventurarnos en el cine? A pesar de nuestra pasión compartida por contar historias, ninguno de nosotros trabajó antes en la industria del cine. Al principio, la idea me intimidó, pero rápidamente comencé a sentir ese cosquilleo de lo nuevo, la adrenalina y el vértigo de asumir un riesgo. Era lanzarme a lo desconocido e intentar algo que no sabía si me saldría bien.

Es una sensación que me encanta y que busco todo el tiempo. Con la certeza de que, de alguna manera, conseguiríamos cristalizarlo, compartí la idea de la película con nuestra siempre solidaria comunidad de Orsai Inmediatamente respondieron “¿En qué podemos ayudar?”. Su entusiasmo alimentó mi motivación.

Hito de $600,000: el peso y la emoción de financiar colectivamente un sueño

Para navegar responsablemente por el volátil panorama financiero de Argentina, le dimos forma a una logística económica que nos permitiera cuidar el dinero que la comunidad nos confió. La tarea de recaudar dinero y mantener su valor durante el año previo al rodaje fue un desafío importante.

Una tarde, reunidos, vimos en la pantalla de las cuentas bancarias que habíamos recaudado $600,000. De repente, sentí el peso abrumador de la responsabilidad. “Si hago mal esto – pensé –, tengo que esconderme bajo tierra”. Pero fueron sólo segundos. Inmediatamente, volvió el shot de adrenalina. Superamos el obstáculo más difícil, que era conseguir el financiamiento. Ahora podíamos concentrarnos cien por ciento en hacer la película.

Orsai es una empresa familiar. Mi mujer trabaja conmigo, mi cuñada es la jefa de finanzas y mi mejor amigo es el director de los proyectos audiovisuales. Nuestro enfoque y pasión compartidos hacen que la empresa sea un éxito. Una sola mirada de susto en alguno de ellos podría haberme detenido, pero estaban todos adentro.

Un enfoque poco convencional de la realización cinematográfica conduce a un estreno triunfal

Para hacer la película, contratamos a gente experta en la industria. Nuestra directora, Ana García Blaya, ya formaba parte de la comunidad de Orsai como lectora de la revista. Inmediatamente abrazó nuestro enfoque particular. Pero, cuando armó su propio equipo, notamos las diferencias. Acostumbrados a trabajar sin tener que darle explicaciones a nadie, lidiaron con nuestros pedidos constantes de información. No pedimos explicaciones por desconfianza, sino por nuestra sed de aprendizaje.

El equipo se adaptó muy rápido y pronto aceptó nuestro compromiso con la transparencia. Extendimos el proceso creativo compartido con toda nuestra comunidad a través de streams, podcasts y mails. Esta apertura inquietó a los guionistas durante las transmisiones en vivo. Su malestar palpable, pero entrañable, agregó una capa más de autenticidad al proyecto.

Después de todo nuestro trabajo, el estreno de la película fue un gran triunfo, llenando más salas de las que llegamos a soñar. Todo fue muy vanguardista. Miré a Chiri, mi mejor amigo, mientras se proyectaba la película y, en ese intercambio silencioso, los sueños que compartimos desde que teníamos seis años nos invadieron.

Sin hablar, era como si nos dijéramos, “Mirá lo lejos que fuimos”. Los niños que fuimos continúan dándole forma a cada aventura que emprendemos, recordándonos que cuando perseguimos nuestros sueños y nos divertimos en el camino, se hacen realidad de una forma mágica.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado