Aiza and her dance partner, Matías, met at an integrative dance workshop in 2013. They continue to work on various projects within the larger group and independently.

El tango en silla de ruedas ofrece liberación, expresión para bailarina argentina

Cuando bailo el tango, conecto con mis propios sentimientos. Aunque represento a un personaje, también estoy contando parte de mi vida y exponiendo algo propio. Revelo algo de mí misma cada vez que bailo. Esa intimidad me transforma mientras bailo.

Aiza Di Salvo
PROTAGONISTA
Aiza Di Salvo, de 34 años, es bailarina de tango del Grupo Alma Danza Intergradora. Síguela en Instagram y Youtube.
CONTEXTO
Grupo Alma Danza Intergradoraes la primera compañía de danza integradora de Argentina.

Fundada en 1996 por Susana González Gonz, la organización “integra a bailarines con y sin discapacidad en el escenario, desde el convencimiento de que todo ser humano, sea cual sea su condición, puede extender sus alas y hacer volar sus sueños, ofreciendo a la sociedad el aporte de su talento artístico”.

BUENOS ARES, Argentina — Mi nombre es Aixa Di Salvo y tengo 34 años. He usado una silla de ruedas desde que tuve un accidente automovilístico a la edad de 12 años y perdí la capacidad de caminar. Sin embargo, eso no me impidió cumplir mi sueño de ser bailarina de tango.

El tango infunde mis recuerdos de infancia

Cuando nací, el arte floreció en todos los rincones de mi hogar. Mi padre dedicó su tiempo y energía a nuestra herencia y folklore; se reunió con otros músicos para cantar, tocar la guitarra, reír y disfrutar de la cultura. Cuando recuerdo la casa de mi infancia, escucho a mis abuelos silbar un tango en la cocina. A veces, cantaban mientras escuchaban en la radio. La música impregnaba constantemente el aire.

En ese momento, no le presté mucha atención. No fue hasta mi adolescencia que el tango comenzó a adquirir otro significado; algo en la música me invitaba a expresar mis emociones a través del baile. Recuerdo quedarme despierto hasta altas horas de la madrugada, escuchando con los auriculares puestos para no molestar a los demás.

La primera vez que me subí al escenario a bailar tango en mi silla de ruedas, fue como un sueño. Fue pura emoción; Me reconecté con esa chica que solía ser, que soñaba con ser bailarina. Ese día, confirmé en mi alma que bailar era la mejor decisión de mi vida.

Hoy, como mujer, sigo teniendo muy cerca esa primera experiencia. Recuerdo esa primera sensación de volar que me generó el baile, y las emociones de mis padres y mi abuela, que vinieron a verme y me apoyaron incondicionalmente desde el principio.

Mi silla de ruedas representa la libertad, pero los límites permanecen.

He sido usuario de silla de ruedas durante 21 años. No lo veo como un obstáculo, al contrario, la silla representa una gran posibilidad, tanto en la vida cotidiana como en el baile.

Mi silla de ruedas enriquece mi baile. Tiene una presencia imponente que genera un sinfín de interrogantes, emociones y sensaciones en el espectador. Ser usuario de silla de ruedas le da a mi baile un impacto adicional que me permite comunicar un mensaje a la sociedad, que tiene un significado más allá de mi deseo de bailar. Tiene que ver con la comprensión de los cuerpos.

Siempre ha habido estereotipos sobre qué tipo de cuerpo puede subir al escenario y bailar. Afortunadamente, desde hace algún tiempo, el mundo de la danza se abre y muestra cuerpos diferentes y más diversos. Esto comunica que todos podemos bailar y todos podemos formarnos como artistas si ese es nuestro deseo.

También es cierto que deben darse las condiciones para que eso suceda. En mi caso, los obstáculos tuvieron más que ver con la falta de accesibilidad, porque no todos los escenarios, espacios de formación y camerinos son inclusivos para artistas con diversidad funcional.

En un caso, la gente se excusó diciendo que una sala de ensayo en particular estaba prohibida para las personas en sillas de ruedas porque el piso podría dañarse. A eso digo, en mis 21 años de rodar, nunca he dañado el piso de mi casa.

Los baños pueden presentar otro obstáculo. Generalmente, en los baños de los centros culturales o teatros, los diseñadores asumen que una persona con discapacidad va a ver un espectáculo, pero no a formar parte de él. Por lo tanto, a menudo no hay baños accesibles detrás del escenario donde están los vestidores.

Creciendo como persona y bailarina de tango.

El tango ha contribuido a que mi vida floreciera. Significa mucho más que dominar un baile.

Siempre fui tímido al crecer; No hablaba a menudo, tenía pocos amigos y me sentía incómodo en un grupo, prefiriendo estar detrás de escena. Sin embargo, siempre he sentido que hay cosas dentro de mí, esperando ser liberadas.

El tango ha sido crucial en ese viaje de autoexpresión, no solo artísticamente sino también para todo mi ser. Ha transformado mi actitud hacia la vida y me ha ayudado a adoptar una versión más ruidosa de mí mismo.

Algunas personas todavía piensan que alguien en silla de ruedas no podría bailar. La mayoría se sorprende al vernos, y es por eso que la exposición es crucial. A pesar de los estereotipos del tipo de persona que puede ser un bailarin serio, la danza y otras artes escénicas tienen infinitas posibilidades.

Por ejemplo, las limitaciones son obvias dentro de mi cuerpo: no puedo caminar. Sin embargo, puedo mover una pierna con la ayuda de otras partes del cuerpo. Cuando bailo, todo mi cuerpo está disponible para ayudarme a mover esas otras partes de mi cuerpo que no pueden moverse por sí mismas.

Conectando con mi pareja, conmigo mismo y mis emociones

Dicen que se necesitan dos para bailar el tango, y el vínculo que comparto con mi compañero de baile, Matías, es hermoso. El es parte de mi. Compartimos momentos no solo en nuestro arte, sino también en la vida en general; tenemos conversaciones y nos apoyamos mutuamente.

Nuestro encuentro fue un momento de aprendizaje para los dos, porque él nunca había bailado con una bailarina en silla de ruedas. Nos complementamos bien. Al principio, exploramos y descubrimos diferentes formas de lograr los objetivos de la pieza, aprendiendo a conectarnos y reconocernos en diferentes situaciones basándonos simplemente en una determinada mirada o la conexión que compartimos. Nos conocimos en 2013 y no hemos dejado de probar cosas nuevas desde entonces.

Una pareja de baile puede tener una energía similar, pero hay ocasiones en las que tienes que tienes que regular un poco tu poder para evitar lastimarse mutuamente. Debido a mi timidez natural, tuve que trabajar para dominar la comunicación; mejoró después de mucho esfuerzo y de conocernos. Ahora, la comunicación proviene principalmente de nuestros movimientos.

La danza integradora requiere una conciencia sustancial de todas las partes, porque no todos los artistas con discapacidad tienen el mismo tipo o grado de discapacidad. Para un artista con una lesión medular, los socios y coreógrafos deben tener en cuenta el grado o la altura a la que la persona sufrió la lesión. Se debe considerar constantemente el equilibrio, la fuerza y el rango de movimiento para evitar daños mayores o caerse de la silla.

Cuando bailo el tango, conecto con mis propios sentimientos. Aunque represento a un personaje, también estoy contando parte de mi vida y exponiendo algo propio. Revelo algo de mí misma cada vez que actúo, y esa intimidad me transforma mientras bailo.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

+ posts

I am Rita Piris, an Argentine journalist and audiovisual communicator. I'm interested in technology and data visualization and convinced that access to information technologies is a means of democratizing information and culture.