fbpx

La empresa de medios argentinos Grupo Clarín despide abruptamente a 48 periodistas, los trabajadores se organizan.

Miré mi teléfono incrédula. Lo que más me sorprendió fue la forma en que lo hicieron. En lugar de llamarnos a Recursos Humanos e informarnos en persona, aprovecharon las primeras horas del domingo para enviar 48 correos electrónicos de despido masivo.

  • 11 meses ago
  • mayo 21, 2023
4 min read
Fired journalists from the Argentine multimedia conglomerate Grupo Clarín held protests after their treatment during mass layoffs. Fired journalists from the Argentine multimedia conglomerate Grupo Clarín held protests after their treatment during mass layoffs. | Photo courtesy of
PROTAGONISTA
Karina Niebla, 38, fue empleada en Grupo Clarín, la compañía de medios más grande de Argentina, durante más de 11 años. En abril de 2023, ella y otros 47 colegas fueron abruptamente excluidos de los sistemas de la empresa y recibieron un correo electrónico de despido masivo. Trabajó como periodista, cubriendo una amplia variedad de temas, incluyendo tráfico y transporte, espacios públicos, turismo, restaurantes e historias de vecinos, empresas y gastronomía. También es columnista en Radio Continental y fue editora en La Razón, Revista Ñ y Zonales. Tiene una licenciatura en Comunicación y un Máster en Periodismo.
CONTEXTO
El 16 de abril, el Grupo Clarín despidió a 48 trabajadores de prensa sin causa justificada. A la mañana siguiente, la empresa apareció cercada, impidiendo el ingreso de los periodistas. El Ministerio de Trabajo emitió una conciliación obligatoria e indicó la reinstalación de las personas despedidas.






.

BUENOS AIRES, Argentina — El domingo 16 de abril a las 5:00 a.m., recibí un correo electrónico de la empresa de medios para la que trabajaba desde 2012.Grupo Clarín es el conglomerado de medios más grande de Argentina.] Me desperté alrededor de las 7:00 a.m. e intenté revisar mis correos electrónicos, pero parecía que la empresa había bloqueado mi acceso a ellos y a Slack.

Siendo domingo, esperé para ver qué sucedería a continuación. Más tarde, me enteré a través de mis colegas que la empresa les negó el acceso al edificio. Cercaron la entrada con vallas. La ansiedad me consumía mientras me imaginaba lo peor. Finalmente, logré acceder a través de mi teléfono celular y descubrí que la empresa me había despedido, junto con otros 47 colegas.

Miré mi teléfono incrédula. Lo que más me sorprendió fue la forma en que lo hicieron. En lugar de llamarnos a Recursos Humanos e informarnos en persona, aprovecharon las primeras horas del domingo para enviar 48 correos electrónicos de despido masivo.

Lee más historias de Argentina en Orato World Media

Sin ninguna advertencia, perdimos nuestros empleos sin una red de seguridad.

Una empresa puede ciertamente despedir empleados, pero debe cumplir con ciertas condiciones legales al llevar a cabo despidos masivos. Dediqué 11 años de mi vida a una empresa que me despidió sin explicación en un único correo electrónico. Además del secreto, nos trataron como delincuentes al negarnos el acceso a nuestro lugar de trabajo o a cualquier documento.

Mi teléfono sonó durante todo el día con preguntas de mis colegas. Ninguno de nosotros sabía por qué sucedió, y necesitábamos respuestas. Afortunadamente, mi pareja me apoyó, de lo contrario me hubiera costado mantener la calma. Mi corazón latía rápidamente y mi cuerpo se sentía demasiado tenso para hacer cualquier cosa. Necesitaba tiempo para procesarlo.

Trabajaba en la sección de Ciudades del periódico, y recordé que ocurrió un despido masivo en 2019. Eso me afectó de manera significativa, pero afortunadamente, mantuve mi empleo. Muchos de mis colegas sufrieron despidos sin ninguna explicación. Después de eso, nunca nos sentimos completamente seguros, con la sensación de que podrían deshacerse de nosotros en cualquier momento y perderíamos toda estabilidad. Recuerdo cuánta angustia llenó mis días la primera vez que sucedió. Sentía culpa por seguir teniendo un empleo, estaba aterrado de perder mi puesto y no sabía qué significaba para el futuro.

Valoraron los números por encima de las personas.

Tanta rabia se acumuló dentro de mí. Nunca anticipé otra ronda de despidos, ya que ya nos encontrábamos en un estado crítico. Despedir directamente a personas de secciones que, como resultado, pueden dejar de existir implica un completo desprecio por el valor del periódico. Todavía siento una rabia que hierve en mí porque la empresa nos trató como números en lugar de personas. El único consuelo que encuentro proviene del apoyo de mis colegas que pasaron por lo mismo. Se siente reconfortante no estar sola en esto. Inmediatamente después de ser despedidos, nos reunimos para una conferencia de prensa. Un sentimiento de cercanía y solidaridad reinaba entre nosotros.

La periodista Karina Niebla fotografiada mientras cubría una historia en el túnel Arroyo Cildañez | Foto cortesía de Diego Waldman.

Después, le pedí a un colega que me acompañara a la sala de redacción. Notamos que nos seguían guardias de seguridad. Podía sentir la incomodidad de los guardias. Incluso ellos se sentían extraños acerca de toda la situación. Nuestros colegas restantes de otros medios de comunicación se unieron a nuestra protesta y participaron en la radio abierta convocada por el sindicato de prensa. Su apoyo nos brindó una tremenda fuerza. En el día de la conferencia de prensa, me conmovió profundamente ver a tantas personas unidas. Protestamos no solo por nuestro trato injusto, sino para demostrar que los empleados somos más que un número en una hoja de cálculo. Merecemos algo mejor.

Ahora me encuentro buscando activamente colaboraciones como freelance para enfrentar esta situación desafiante y seguir adelante. Es desalentador pensar que 48 familias perdieron su fuente de ingresos. Ser periodista en Argentina sigue siendo sumamente desafiante. Las condiciones complicadas al perseguir la integridad periodística solo empeoran con la censura y los intereses creados. Lamentablemente, incluso los problemas más básicos, como nuestro sustento, siguen sin resolverse.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado