"Those who die become our teachers. They tell me things they cannot say to anyone else; their last words contain great depths.
"People die as they live, the final moment of that person is how that person lived,"

La doula al final de la vida comparte la belleza que se encuentra en la muerte

Vamos a morir, eso está claro. La certeza de la muerte me invita a una tarea relacionada con vivir mejor. La muerte es una gran consejera que nos llama a vivir el presente.

Catalina Mahecha Cruz
Protagonista
Catalina Mahecha Cruz es una científica política que vive en Bogotá, Colombia y asesora a las personas y sus familias sobre una muerte digna. Desde 2014, ha acompañado a más de 70 familias, en diferentes partes del mundo, a través de las últimas etapas de la vida. Es promotora de la muerte en el hogar y defensora del derecho a morir con dignidad.
Contexto
Una acompañante de la muerte, también conocida como doula de la muerte o doula del final de la vida, es una persona que ayuda a pacientes y las familias en el proceso de la muerte, tal como lo hace una partera o una doula de parto en el proceso del parto. A menudo, parte del papel consiste en ayudar a las personas en duelo a reconocer la muerte como una parte natural y esencial de la vida. Su función también está relacionada con los cuidados paliativos o los centros de atención al final de la vida, similar a la partería con obstetricia.

Las doulas del final de la vida realizan una amplia variedad de servicios, incluida la creación de documentación para las directivas anticipadas, la prestación de apoyo espiritual, psicológico y social y, en algunos casos, la asistencia física. Su rol también puede incluir más actividades logísticas, como ayudar con los servicios funerarios, planificar los funerales, los servicios conmemorativos y guiar a los deudos en sus derechos y responsabilidades.

El papel de una doula de la muerte moderna ha evolucionado en los últimos años, incluida la controversia sobre el proceso de regulación del puesto y el uso del término “partera” en lugar de doula. Ha habido y se han propuesto proyectos de ley para regular el proceso y otorgar licencias para las doulas de muerte en los Estados Unidos. El tema también ha experimentado un aumento significativo en el interés, especialmente en la organización estadounidense INELDA, que capacita hospitales y hospicios, y personas que quieren convertirse en doulas al final de la vida.

Hay un movimiento mundial en torno a esto llamado “movimiento positivo de la muerte”, que propone que hablemos de la muerte como algo natural que nos sucederá a todos.

En ocasiones, las personas se mantienen en coma durante años, lo que genera problemas bioéticos y debates morales. Se han creado instalaciones, principalmente en Estados Unidos y Europa, para que las personas vivan sus últimos días y reciban cuidados paliativos.

Sin embargo, durante la pandemia, los casos de personas que murieron aisladas y solas comenzaron a ocurrir con mucha más frecuencia. Dado que las familias y los amigos no podían despedirse de sus seres queridos, las conversaciones sobre la experiencia del final de la vida comenzaron a aumentar.

BOGOTÁ, Colombia — Mi relación con la muerte comenzó a una edad temprana cuando vi a mi tía sufrir una enfermedad. Al rechazar las recomendaciones de los médicos de someterse a diálisis, su calidad de vida comenzó a disminuir. El malestar se extendió por toda la familia, pero tomé la decisión de reaccionar de manera diferente. Me mudé con mi tía.

La vi sufrir con mis propios ojos. Parecía infeliz en su cuerpo, infeliz de vivir. El malestar se apoderó de su casa y, por primera vez, que la muerte podía ser una alternativa.

Nos acercamos a una fundación que ayuda a las personas a ejercer su “derecho a morir con dignidad”. Nos explicaron los pasos que debíamos seguir para que mi tía pudiera legalmente poner fin a su vida. La ayudaron a poner en orden sus bienes y a crear un testamento.

La apoyé en su decisión final.

Ayudando a mi tía a morir con dignidad

La gente sabe cuándo está cerca la muerte, pero a veces los amigos y familiares no pueden aceptarlo. Acompañar a mi tía en el proceso de dejar su cuerpo se convirtió en un momento muy importante para mí.

Día a día, a medida que su vida se desvanecía, experimentaba alivio. Se sintió feliz de elegir cómo morir, no retorcida de dolor en la cama. Mi tía siempre fue intrépida e impresionante y partió fortalecida por su decisión.

Mi papel resultó ser un profundo acto de amor, una experiencia humana donde mi relación con la muerte se volvió fraternal, no trágica ni dolorosa. Nunca sentí tanto amor por otra persona como en ese momento.

Así comenzó mi viaje como doula al final de la vida. Cuando mi tía finalmente cerró los ojos por última vez, entendí mi llamado.

El entrenamiento de doulas enseña cómo empoderar y educar

Durante seis meses, me formé como doula de la muerte en los Estados Unidos. Aprendí sobre las etapas de la muerte y lo que puedes y no hacer. Me enseñaron a manejar casos específicos y delicados, y cómo lidiar con el dolor asociado a diferentes enfermedades.

Recibí información sobre los medicamentos clave a utilizar en el momento de la muerte y qué médicos los recetan. Esto me permite enseñarle a las familias cómo obtener lo que necesitan.

El objetivo general es educar a las familias sobre el proceso de la muerte. Así como las mujeres que dan a luz reciben instrucción e información sobre el parto, nosotros educamos a las familias sobre la muerte.

El noventa por ciento de las personas que me buscan ya están al final de su vida. Quieren seguir adelante, pero no conocen sus opciones legales para una muerte digna.

Replanteando el papel de una doula de la muerte

Algunas doulas son más espirituales, pero yo creo que soy eficiente porque me concentro en la toma de decisiones. Mi objetivo es asesorar a las familias a través de un proceso complicado y doloroso.

En lugar de llamarme doula de la muerte, me gusta que me llamen doula al final de la vida. Los seis meses que constituyen el “fin de la vida” son mucho tiempo, no se trata sólo del día en que alguien muere. Suceden muchas cosas durante este tiempo, por lo que constantemente estamos aprendiendo y atendiendo todos los aspectos del proceso: espiritual, físico y psicológico.

La doula ayuda a contener a la familia. Mantenemos al paciente fuera de cuidados intensivos, intubado y solo. La familia debe comprender lo que le sucede al cuerpo físico a medida que se desvanece.

Defiendo la muerte en casa porque creo que morir en un hospital es el peor de los casos. Morir en casa es más tranquilo y pacífico.

La muerte y la pandemia por COVID-19

En el último año, trabajé como doula más que nunca. La gente no quería morir sola en los hospitales, sin familiares y seres queridos cerca. Si contrajeron COVID, enfrentaron la imposibilidad de tener un funeral.

Vi de primera mano cómo la pandemia hizo que la gente examinara su muerte, sabiendo que todos somos vulnerables y podríamos morir en cualquier momento.

Más personas se inscribieron en programas de formación de doulas, a menudo para poder acompañar a sus seres queridos al final de la vida. Empezamos a redefinir el territorio de la muerte. En los Estados Unidos, las doulas son reconocidas como parte del sistema de salud, pero ahora están apareciendo “escuelas de la muerte”.

La pandemia nos sacudió y la tecnología se volvió fundamental para acompañar a las personas que fallecieron por COVID. Los momentos finales se compartieron a través de videollamadas en lugar de estar personalemente junto a la persona; Las funerarias transmitieron servicios en vivo y crearon nuevas plataformas para los velatorios.

Destaco una experiencia durante la pandemia. Un hombre, sabiendo que su muerte estaba cerca, decidió despedirse de sus seres queridos celebrando su propio funeral. Hizo un festejo. La gente se reunió para conmemorarlo y celebrarlo, para abrazarlo y bailar. Momentos como este, sin duda, están cambiando el paradigma negativo de la muerte.

Otras familias, aisladas en casa, tuvieron que aprender a relacionarse con la muerte de manera diferente, a peinar el cabello de sus seres queridos, a ponerles ropa y a cantarles junto a la cama.

¿Qué ocurre en los momentos previos a la muerte?

Cuando una persona muere y su cuerpo físico yace en la cama, los miembros de la familia a menudo luchan por aceptar que la persona ya no está con nosotros. La doula ejerce paciencia, disciplina y espíritu para acostumbrar gradualmente a las personas a la idea de que no es necesario temerle a la muerte.

Los propios pacientes nos preguntan sobre metafísica. Al tener un contacto regular con la muerte, puedo actuar como acompañante para resolver las dudas que surjan en los momentos finales.

Para todas las personas, sin importar de dónde vengamos, la trascendencia del mundo terrenal es una preocupación casi constante. Es impresionante pensar que la mente humana, más allá de la diversidad cultural, considera como un problema la finalidad de la vida.

Nos preguntamos: ¿he vivido una vida con propósito? Reflexionar sobre estas preguntas nos conduce a muertes tranquilas, mientras que quienes las evitan se enfrentan a muertes más prolongadas y difíciles.

La muerte es una certeza

Vamos a morir, eso está claro. La certeza de la muerte me invita a una tarea relacionada con vivir mejor. La muerte es una gran consejera que nos llama a vivir el presente.

Los que mueren se convierten en nuestros maestros. Me confiesan cosas que no pueden decirle a nadie más; sus últimas palabras contienen gran profundidad.

Mientras escucho, sé que yo algún día también pasaré por ese momento. Acompañarlos se convierte en un acto humano, creando un vínculo poderoso. No intento salvar a nadie.

Al final, veo que la gente muere de la misma manera en cómo vivía.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

+ posts

Freelance journalist interested in investigative journalism, migration, armed conflict, political violence, peacebuilding, transitional justice, human rights and development. I have experience working in the field with communities affected by the armed conflict in Colombia, in the reconstruction of the memories of victims and survivors. Political scientist and doctor in Social Sciences. I live in Bogota.

marianadelgadobaron.com