fbpx

El suicidio de un hijo estimula el intercambio social y el apoyo a quienes están pasando por lo mismo

Sentí cómo un rayo me partió en dos, el dolor me paralizó. Nadie está dispuesto a enterrar a un hijo.

  • 3 años ago
  • abril 22, 2021
4 min read
Nacho y su sonrisa característica. | Jess Brown
Protagonista
Jess Browne es argentina y vive en Londres. En 12 meses murieron sus padres y su hijo Ignacio, de 28 años, quien dejó cuatro cartas y se quitó la vida. Con el alma destrozada, abrió una cuenta de Facebook e Instagram y un blog, con miles de seguidores, donde comparte sus sentimientos más profundos y su forma de empezar de nuevo.
Contexto
Más de 800.000 personas se suicidan cada año, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Es decir, cada 40 segundos muere una persona por esta causa.
Argentina (10,3) ocupa el puesto 66 en el ranking de 172 países con mayor tasa de suicidios, después de Rumanía (10,5) y seguida de la República Democrática del Congo (10,1).
Según el Ministerio de Salud de Argentina, hay más de 3.000 suicidios al año en el país. La Patagonia es la región con mayor tasa de suicidios. En contraposición, Cuyo es la región con el menor número de casos.

Recibí la noticia que ninguna madre quiere escuchar.

Mi hijo Ignacio se suicidó.

Con tan solo 28 años, “Nacho” decidió dejar este mundo.

Sufría el machismo de esta sociedad y una profunda enfermedad silenciosa: la depresión.

Nunca lo sospeché.

Durante la pandemia, no pude viajar para despedirme de mi amado hijo.

Desde entonces,dediqué mi bloga conectar con personas para ayudarlas a superar las mismas experiencias que yo sufrí.

Sentí que algo andaba mal

Vivo en Londres desde hace 21 años y Nacho vivía en Argentina. Miles de kilómetros nos separaban.

Sin embargo, siempre nos mantuvimos en contacto por teléfono.

La noche anterior al episodio me dijo adiós: “Mamá, si mañana no te contesto no te preocupes, me voy a dormir porque estoy agotado”.

Al día siguiente, me desperté sintiéndome rara.

No sabía por qué, pero sentí que estaba sucediendo algo extraño.

Horas después, recibí la peor noticia. Yo no lo podía creer. Pensé que los médicos estaban equivocados.

Pero no, él había decidido dejar este mundo.

Sentí que un rayo me partía en dos y que el dolor me paralizaba. No podía reaccionar.

Nadie está dispuesto a enterrar a un hijo.

Había tantos pensamientos en mi mente que no podía hacer nada.

La distancia se sentía más que nunca.

La despedida a la distancia

Me dejó unas cartas con un profundo y sincero adiós:

Mamá, te amo como a nadie, y te cuidaré desde donde esté. Sé fuerte. Me voy con Naná (su abuela). Lo siento y gracias, Nacho.

Me explicó que este mundo machista no le dejaba pedir ayuda. Repetidamente decía que no debería sentirme culpable, que era algo que él ya había planeado.

Pero, ¿cómo no sentirme culpable si soy su madre?

En Argentina, los cementerios se cerraron y los familiares no pudieron asistir al funeral. La despedida fue por Zoom.

Al llegar a mi país natal, debería aislarme durante dos semanas en un hotel.

Ni siquiera iba a poder enterrarlo y fue imposible empezar el duelo.

No pude ver a mi hijo, ni besar su frente, ni despedirme por última vez.

Otra pérdida

Meses después, mis padres fallecieron.

El dolor que sentí fue inexplicable.

Perdí a las personas que más amaba en menos de un año, pero no pude comenzar el duelo de mis padres.

Ignacio se llevó todo lo que tenía: mi vida, mi fuerza, mi voluntad.

El único lugar donde encontré algo de consuelo fue en el cementerio cuando viajé a Buenos Aires. Sólo allí pude sentarme y charlar con él.

Me costó mucho dejar ese lugar; Sentí que lo estaba abandonando.

De hecho, cuando el contexto mundial me acompañe, regresaré a Argentina por un largo tiempo para visitar su lugar de descanso tantas veces como necesite.

El legado

En las cartas que me dejaba Nacho me decía que las mostrara a quien quisiera leerlo.

Allí, entendí que necesitaba compartir mi experiencia para crear conciencia y aliviar el dolor de otras personas que no pueden hablar.

De esta afirmación mi blog EMPESARESdio un giro, allí escribo lo que siento, conectándome con personas que han estado viviendo lo mismo que yo.

Es mi nueva misión en la vida.

Quiero ayudar a los padres y las víctimas a aliviar su sufrimiento.

Quiero militar sobre la importancia de la salud mental y advertir a familiares y amigos que la depresión es una enfermedad que, muchas veces, no presenta síntomas.

Transformo mi dolor en una causa que aporta algo a la sociedad.

Diariamente, recibo mensajes de personas agradeciéndome por mi ayuda.

Los jóvenes y adultos encuentran en mi blog un lugar para ser escuchados, donde pueden tomar conciencia de sus acciones antes de tomar decisiones irreversibles.

A su vez, me ayuda a sobrellevar este inmenso dolor.

Lo hago porque es lo que él hubiera querido para que su alma finalmente descanse en paz.

La paz que no tenía en este mundo.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado