fbpx
Analía Ibañez Sierra, on the top of Pacuy Hill in August 2020
Analía Ibañez Sierra

Alpinista argentina rescatada luego de tres días de búsqueda

Flotaba en un estado de ensueño, mi cuerpo se sacudía por el dolor y pasaba del sueño al despertar y viceversa a medida que se acercaba la noche y la temperatura bajaba cada vez más. Sabía que la gente me estaría buscando, pero la desesperación comenzó a apoderarse de mí mientras contemplaba otra larga y fría noche sola en la ladera de la montaña.

Analía Ibañez Sierra
Protagonista
Analía Ibáñez Sierra es montañista desde hace seis años. En 2020, ascendió al Cerro Pacuy, pero la fatiga extrema la hizo caer por la ladera de una quebrada en el camino de regreso.

Ella languideció durante tres días mientras luchaba contra la deshidratación, las alucinaciones y las lesiones graves, incluida una costilla rota y el esternón fisurado.
Contexto
Cerro Pacuy tiene una elevación de 4.200 metros (2,6 millas) sobre el nivel del mar y es parte de los cerros andinos dentro de la provincia de Salta, ubicada en el noroeste de Argentina. Los escaladores deben accederlo a pie a través de caminos y senderos desde el pueblo de San Lorenzo; no se permiten vehículos.

El sistema de búsqueda de personas desaparecidas del Ministerio de Seguridad de Argentina (SIFEBU), creado en 2016, registra al menos 12.000 personas perdidas y encontradas por año.

SALTA, Argentina – Flotaba en un estado de ensueño, mi cuerpo se retorcía de dolor y pasaba del sueño al despertar y viceversa a medida que se acercaba la noche y la temperatura bajaba cada vez más.

Sabía que la gente me estaría buscando, pero la desesperación comenzó a apoderarse de mí mientras contemplaba otra larga y fría noche sola en la ladera de la montaña.

Un ascenso soñado

He escalado desde 2015. Me cautiva, me ayuda a conectarme con la naturaleza y me aleja de las preocupaciones del mundo real.

El 16 de agosto de 2020 emprendí el ascenso que más ansiaba: al Cerro Pacuy, en Salta. Su cumbre, a casi 4.200 metros sobre el nivel del mar (aproximadamente 2.6 millas), tiene una legendaria cruz de madera que quería visitar.

Me había estado preparando para esta aventura durante muchos años. Decidí hacer el recorrido con mi amigo Miguel por su experiencia de montañismo.

Según nuestros cálculos, el viaje duraría unas 15 horas en total. Planeamos hacer tanto el ascenso como el descenso el mismo día; por si acaso, empacamos ropa abrigada, un vivac (un refugio temporal similar a una tienda de campaña) y provisiones de alimentos.

Comenzamos nuestro camino por la zona de Chorrillos, a 2.100 metros sobre el nivel del mar. El viaje desde allí hasta la cima es de casi 40 kilómetros (24 millas) ida y vuelta, pero el desafío fue el desnivel de 2.000 metros de desnivel.

La subida se desarrolló tal y como habíamos planeado. Llegamos a la cima y todo el viaje había valido la pena. La felicidad nos inundó y las vistas reconfortaron mi alma.

Cuando emprendimos el regreso, todo cambió.

Miguel, que era el que marcaba el ritmo, se dio cuenta de que había perdido la pista anterior. El GPS mostró que estábamos al otro lado de una quebrada, en el camino equivocada.

Recuerdo que al principio no nos preocupamos porque todavía era de día. Sin embargo, ya notábamos nuestro cansancio. Me pesaban las piernas, pero teníamos que seguir adelante. El camino de regreso a casa fue largo.

Tratando de sobrevivir en la ladera de la montaña

Encontramos una pendiente poco profunda a unos metros y decidimos caminar debajo de ella. Sin darnos cuenta, estábamos tomando la peor decisión. El camino estaba lleno de piedras mojadas y resbaladizas. Perdimos la noción del tiempo. Si hubiéramos estado más lúcidos, nos habríamos dado cuenta de que se acercaba la noche y, con ella, la niebla. La visibilidad empeoraba cada vez más.

Linternas en mano, tuvimos que trepar por el lado empinado de al quebrada para salir de allí. Llevábamos más de 12 horas caminando y ya no me quedaba más energía. Esa subida resultó ser mi final.

Vi la linterna de Miguel alejándose cada vez más. Di otro paso, perdí el equilibrio y caí varios metros por la ladera de la quebrada.

En la caída, se me rompió una costilla, se me partió el esternón y me provocó la hinchazón de una de mis rodillas. Los golpes en la cabeza y el hombro parecían caricias comparados con mis otras heridas.

A punto de desmayarme y completamente exhausta, lo único que podía hacer era tratar de encontrar una posición para protegerme y descansar. Pasé mi primera noche con la capucha puesta y con las manos en los bolsillos. Ni siquiera recordaba que tenía un botiquín de primeros auxilios, provisiones y un abrigo en mi mochila.

Al amanecer tuve alucinaciones: veía pasar gente y autos, y hasta visualicé una casa de campo. Sin embargo, nunca me sentí molesta. En algún lugar de mi conciencia, me sentía en un lugar conocido. Además, sabía que la gente me buscaría.

Mientras flotaba en este estado de ensueño, la peor parte fue el frío. La amplitud térmica es muy extrema: de día puede alcanzar los 75 grados Fahrenheit, pero por la noche puede descender por debajo del punto de congelación.

El dolor de mis heridas me impidió moverme mucho. Dormir me ayudó a recuperar algo de energía. Al día siguiente, recordé que tenía dos geles energizantes en mi mochila; tomé uno y guardé el otro para más tarde.

El paso de las horas transformó gradualmente mi tranquilidad en profunda desesperación. No quería pasar otra noche sola en la fría montaña. Mis labios estaban secos y agrietados por la deshidratación.

Sin embargo, cuando llegó la noche, logré montar el vivac y resguardarme a pesar de mi movilidad limitada. Las horas eran largas, pero el sueño me venció de nuevo producto del dolor que sentía.

Rescatada después de una búsqueda de tres días

Cuando Miguel se dio cuenta de que yo no lo seguía, se apresuró a bajar para presentar una denuncia ante la policía. Miembros de la Administración Nacional de Aviación Civil, la Gendarmería Nacional Argentina, personal de bomberos y rescatistas, montañistas y trabajadores de tierra organizaron un esfuerzo de búsqueda que duró tres días.

Finalmente, me encontraron a 200 metros (aproximadamente una décima de milla) de donde me había caído. No podía caminar pero me había arrastrado para buscar agua.

Cuando vi por primera vez al hombre que me encontró, la felicidad volvió a mi cuerpo. Sin embargo, estaba en un estado de deshidratación severa. No había tomado agua durante dos días. Mis labios estaban secos y no podía comer las nueces que tenía. El terreno accidentado me había lastimado las manos y los codos.

Mi rescate fue una operación compleja. El helicóptero no pudo aterrizar donde me encontraron, por lo que los rescatistas tuvieron que bajarme en una camilla a mano hasta un lugar más seguro en la ladera. Para entonces ya estaba oscuro y el helicóptero ya no tenía permiso para volar. No le quedó más remedio que seguir descendiendo en camilla.

Gracias a unos 50 voluntarios que, alternándose, caminaron 15 kilómetros (9,3 millas) llegamos a la base.

No me pudieron colocar una vía intravenosa debido al frío, pero pusieron unas botellas de agua caliente adentro mi bolsa de dormir para sacarme de la hipotermia. Cuando finalmente vi la ambulancia, me relajé por completo. Estaba a salvo.

Rescatistas bajan a Analía Ibáñez Sierra en camilla tras tres días de búsqueda
Rescatistas bajan a Analía Ibáñez Sierra en camilla tras tres días de búsqueda | Foto cortesía de Analía Ibañez Sierra

Frente al trauma

Quedé internada en observación durante una semana luego de mi rescate, y la recuperación total tardó más cerca de un mes. Un año después, sigo haciendo fisioterapia.

Con el apoyo de mi grupo de montañismo, el Club de Amigos de la Montaña, pude volver a hacer lo que amo lo más rápido posible.

Para mi regreso al deporte, me animaron a intentar un ascenso a la base del Cerro Negro, a unas 100 millas de Salta cerca de San Antonio de Los Cobres. Me armé de valor y acepté el desafío. Significó aún más porque ese fue el primer ascenso que completé.

He abordado varias expediciones más exitosas desde entonces. Nada me detiene.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.