fbpx
Federico Abruzzi entregando alimentos durante la pandemia.
Federico Abruzzi entregando alimentos durante la pandemia. | Supplied photo

La estrella del fútbol entrega comida a la comunidad

Dejé todo atrás y potencialmente me expuse al virus para llevar comida a quienes más la necesitan.

Federico Abruzzi
Protagonista
Federico Abruzzi es un futbolista que, poco después de que comenzara la cuarentena obligatoria en Argentina, comenzó a recolectar donaciones y cocinar para las personas que no tenían un plato de comida.
COntexsto
Según cifras oficiales, el promedio de nuevas infecciones reportadas cada día en Argentina crece en más de 5.300 durante las últimas tres semanas, un 35 por ciento más que su pico anterior.
Las infecciones por COVID-19 están aumentando exponencialmente en Argentina, con 12.078 nuevas infecciones reportadas en promedio cada día. Esto representa el 80 por ciento del pico, el promedio más alto informado el 20 de octubre.
Ha habido 2.407.159 infecciones y 56.471 muertes relacionadas con el coronavirus del país desde que comenzó la pandemia.

Soy un futbolista que entendió que la solidaridad del ser humano nos sostiene como sociedad y que lo material no tiene sentido si no podemos ayudar a los demás.

La pandemia me conectó con mis raíces y me movilizó a ayudar a los más necesitados.

Dejé todo atrás y potencialmente me expuse al virus para llevar comida a quienes más la necesitan.

Pensé que era mi momento de devolver un poquito de todo lo que la vida me dio.

Incluso hoy, mis ojos se llenan de lágrimas cuando recuerdo a todos los que vinieron y me agradecieron por un plato de comida.

No podía quedarme de brazos cruzados

COVID es un virus altamente contagioso. Está acabando con la vida de muchos seres queridos.

Provocó el cierre de muchas empresas y, con ellas, el desempleo creció.

Caminando por las calles de mi barrio, noté la falta de gente.

Todos los días descubría que alguien más estaba perdiendo su trabajo, no podía comer lo suficiente e incluso le faltaban elementos esenciales para desinfectarse y protegerse del virus.

No podía quedarme de brazos cruzados mientras mis primeros pasos en el fútbol habían sido allí.

Soy quien soy gracias a la gente de mi barrio, gracias a mis amigos y vecinos. Le debo a esta gente. Mis recuerdos me dieron el puntapié inicial para ayudar a quienes no lo estaban pasando bien.

Estaba angustiado, a veces excesivamente, pero algo en mi cabeza se iluminó: tenía que ayudarlos.

En ese momento, tenía contrato con el club Ferrocarril Midland, de la cuarta división del fútbol argentino.

Mirando esta situación y lo grave que era el problema, pensé que era mi momento de devolver un poco de todo lo que la vida me había dado.

Fede Abruzzi
Fede Abruzzi | Wikipedia

Hora de empezar

Hablé con un grupo de amigos del barrio.

Se nos ocurrió juntar algo de dinero para cocinar en el club y alimentar a quienes más lo necesitaban.

Poco a poco, el proyecto se fue haciendo realidad.

Empezamos a recaudar dinero y, después de algunas conversaciones con los dueños del club, logramos abrir un pequeño espacio para entregar comida gratis.

Las primeras veces, se acercaron unas 20 personas, en su mayoría conocidos. Era por ellos que estábamos allí.

Esas cenas eran una fiesta. No importaba cuál fuera el menú. Para ellos, era una fiesta.

Ese espíritu familiar trascendió a los pocos comensales que asistieron.

Estaba orgulloso y feliz con lo que estábamos haciendo para ayudar a la sociedad.

Gran explosion

De un día para otro, comenzamos a alimentar a unas 200 personas por noche.

La sociedad entendió que necesitaban más ayuda. Por eso, comenzamos a recibir ropa, colchones e incluso artículos de higiene.

Nos quedamos impactados. Habíamos logrado más de lo que habíamos soñado.

Detrás de las donaciones, habíamos despertado la empatía de un barrio apagado por COVID.

Incluso hoy, mis ojos se llenan de lágrimas cuando recuerdo a todos los que vinieron y me agradecieron por un plato de comida.

Se sintieron reconocidos y acompañados en este trágico momento.

Mayores, jóvenes, adultos y niños me brindaron todo su agradecimiento.

Comprendí que nada había sido en vano: el esfuerzo de recolectar cada uno de los ingredientes e ir a buscar donaciones a pesar de la distancia y el sacrificio que hicimos valió la pena.

El brillo de sus miradas funcionó como una caricia para cada uno de nosotros en cada cena que preparábamos.

Ahora entiendo que el fútbol también es esto: barrio y solidaridad.

En el campo de juego, aprendí a ser humilde y solidario.

El trabajo en equipo siempre es más poderoso y los resultados son visibles.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Tengo 30 años y soy de Argentina. Soy estudiante de Periodismo Deportivo en la UNLP. He sido árbitro de baloncesto durante 11 años. Periodista de De Taco.