fbpx
Nzambi Matee pictured with the workers from Gjenge Makers LTD
Nzambi Matee pictured with the workers from Gjenge Makers LTD | Photo courtesy of

Físico en Kenia crea ladrillos a partir de desechos plásticos

En Nairobi, la gente genera 500 toneladas métricas de desechos por día. Un porcentaje muy pequeño de esos residuos se recicla. Después de dejar mi trabajo, monté un pequeño laboratorio en mi casa. Usé el laboratorio para probar adoquines con el fin de obtener las proporciones correctas para hacer un adoquín.

Nzambi Matee
Interview Subject
Nzambi Matee is a Kenyan physicist and engineer who has made a bold step in conserving the environment. Matee holds a Bachelor of Science degree in physics from Jomo Kenyatta University.

After working in the oil and gas industry for a year and a half, Matee started Gjenge Makers LTD to turn plastic waste in bricks. Matee was named a Young Champion of the Eart by the United Nations Environment Programme in 2020 for her efforts.
Background Information
According to the 2020 State of Global air report, ambient air pollution caused about 5,000 premature deaths in Kenya in a single year. Industrial pollution, desertification, and deforestation are a few of the major causes of pollution in Kenya.

The government of Kenya stepped up efforts to mitigate the problem of plastic waste with a ban on the use of plastic bags. However, plastics such as bottles and utensils still remained in use. Today, tons of plastic waste litters the country.

NAIROBI, Kenia ꟷ La contaminación plástica interrumpió mi viaje familiar a la ciudad costera de Mombasa. Allí para nadar y divertirme, pude sentir y ver plásticos y bolsas de papel contaminando el agua. Se sentía asqueroso y poco saludable.

En mi ciudad natal de Nairobi, los desechos plásticos ensucian las calles y el río Nairobi. Me sentí cada vez más cansado de estar sentado al margen. Allí, en las playas de Mombasa, me pregunté: “¿Qué más puedo hacer?”. Una idea despertó dentro de mí.

Rara vez se ven desechos metálicos en Nairobi porque miles de chatarreros los recolectan y los venden a los recicladores. Me convencí de que el mismo concepto podía aplicarse a los plásticos, así que fundé mi empresa Gjenge Makers LTD. La palabra swahili Gjenge significa “construir usted mismo” y eso es lo que representa mi empresa. En Gjenge, fabricamos ladrillos de plástico. Utilizando desechos plásticos como materia prima, nuestro objetivo es frenar ambiental contaminación.

El físico persigue un propósito, hace un adoquín de plástico

Después de graduarme de la Universidad Jomo Kenyatta con una licenciatura en Ciencias en Física, acepté un trabajo durante un año y medio en la industria del petróleo y el gas. Nunca me sentí contento allí. No tuve problemas con el medio ambiente, mis colegas o incluso con el salario que ganaba. El trabajo simplemente no coincidía con mi vocación y todos los días me preguntaba: “¿Estoy en la tierra para hacer esto?”

Un vacío creció dentro de mí y decidí un día, ya es suficiente. En 2016 dejé el petróleo y el gas para dedicarme a mi pasión por la gestión de residuos. “Déjame ir y probar otra cosa”, pensé. “Si funciona bien, será bueno. Si no es así, volveré a la mesa de dibujo”. El viaje para establecer Gjenge comenzó el año siguiente, en 2017.

En el momento de mi transición, sabía que Kenia tenía un gran problema con la gestión de residuos. La propia Nairobi permaneció extremadamente llena de basura, lo que no ha cambiado mucho hasta la fecha. Sabía que no podía eliminar el problema, pero creía que podía brindarle alguna solución.

En Nairobi, la gente genera 500 toneladas métricas de desechos por día. Un porcentaje muy pequeño de esos residuos se recicla. Después de dejar mi trabajo, monté un pequeño laboratorio en mi casa. Usé el laboratorio para probar adoquines con el fin de obtener las proporciones correctas para hacer un adoquín.

Después de un tiempo, hice con éxito el primer ladrillo con desechos plásticos, lo que marcó el comienzo de Gjenge.

De un ladrillo a la producción a gran escala

Inspirándome en el trabajo de la fallecida profesora Wangari Mathaai, quería hacer algo en la conversación ambiental. Recuerdo haber visto su video, donde resultó herida en una protesta contra la invasión del Bosque Karura. Me motivó.

El activismo sirvió como su herramienta del oficio. Mi herramienta sería la ciencia, la ingeniería y la tecnología. La curiosidad me impulsó hacia adelante. El concepto de utilizar residuos para fabricar productos de construcción existía en otras partes del mundo. Simplemente necesitaba replicarlo en Kenia.

En 2019, hice una máquina para llevar la producción de pequeña a gran escala. Un gran problema al que me enfrenté para aumentar la producción se reducía al capital. La falta de capital puede impulsar la innovación, sin embargo, todavía la necesita. Durante el primer año del negocio, bailé para ganar dinero para financiar el emprendimiento.

Ahora, el proceso de producción incluye etapas para obtener un producto terminado listo para el mercado. Primero, trituramos el plástico de desecho en pedazos pequeños, luego mezclamos los plásticos triturados con arena. Si se necesita color, añadimos pigmento. Luego alimentamos la mezcla a la extrusora que la calienta intensamente para ablandarla y moldearla. Luego lo medimos en pequeñas porciones para producir ladrillos de diferentes tamaños.

El molde se introduce en una prensa hidráulica para exprimir, dar forma y producir muchos ladrillos a la vez. Enfriamos los ladrillos para que endurezcan a temperatura ambiente, obteniendo un producto terminado. Debido a que el plástico es de naturaleza fibrosa, los ladrillos adquieren una compresión más fuerte. Nuestros ladrillos terminan tan duros como los ladrillos de hormigón.

Formar un equipo y ganar un premio de las Naciones Unidas

La producción actual puede producir de 1,000 a 15,000 ladrillos por día. Los compradores utilizan principalmente los ladrillos para construir pavimentos y caminos alrededor de Nairobi. Además del beneficio de reutilizar material reciclado, vendemos los ladrillos a un 25 por ciento menos que el costo de los ladrillos de concreto.

Junto con más de 100 empleados ahora, decimos que nuestros ladrillos son más fuertes, más livianos y más asequibles. Si bien operamos principalmente en Nairobi, mi gran sueño es expandir el negocio en Kenia. Nuestro objetivo es llegar a todo el país y darle la oportunidad a muchos jóvenes de aprender sobre producción y reciclaje.

Tal vez se inspiren para usar plásticos desechados en sus propias ciudades y vecindarios para algo positivo. Quizás acepten la idea de que pueden ser parte de algo sostenible y saludable para el medio ambiente. A medida que crecemos, agregamos productos. Actualmente, estamos en proceso de fabricar tejas a partir de residuos plásticos.

A lo largo de todo este proceso, el momento más decisivo ocurrió cuando Gané el premio Jóvenes Campeones de la Tierra del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. La victoria se sintió como si alguien dijera: “Veo lo que estás haciendo y lo aprecio”. El premio sirvió como una gran motivación.

Mi mayor logro, sin embargo, es mi equipo. Como fundador de Gjenge, podría crear una solución, pero sin un equipo que lo resuelva todo y coloque las estructuras en su lugar, es posible que no tenga tanto éxito. Mi equipo es mi mayor inspiración de todos.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Chriskelvin is a Kenyan freelancer and journalism student at the Kenya Institute of Mass Communication, Nairobi.

Beyond journalism, he has a writing passion to inform, educate, entertain and enlighten others.