fbpx

Una pasión por enseñar jardinería orgánica hogareña en El Salvador

Ya sea bajo el sol abrasador del verano o bajo el viento frío del invierno, no hay otro sentimiento como abrazar el entorno fértil. La naturaleza tiene esa capacidad de llenarte de vida. Siento una gran responsabilidad de responder al medio ambiente trabajando con alternativas orgánicas para cultivar sin productos químicos.

Ana Martínez
PROTAGONISTA
Ana Martínez es experta en cultivos orgánicos y promotora de iniciativas locales en el desarrollo de huertos familiares.

Tiene más de 20 años de experiencia en cultivo y producción orgánica. Es la más activa del grupo de mujeres que promueve la creación de huertos familiares en su municipio para generar sus propios alimentos y comercio.
CONTEXTO
Aunque el interés y la inversión en iniciativas de jardinería y agricultura orgánica en El Salvador están creciendo, todavía no están tan extendidas como sus contrapartes no orgánicas.

En El Salvador, se estima que el 12,5% de la población adulta (mayores de 20 años) padece diabetes tipo 2, lo que, según el reciente censo de población, equivale a aproximadamente 400.000 personas.

Por otro lado, enfermedades más controladas pero más letales como la insuficiencia renal crónica afectan al 12,6% de la población adulta, con una tasa de mortalidad del 41,9% por 100.000 habitantes.

SANTA CRUZ MICHAPA, El Salvador—Desde el momento en que recojo mis herramientas y preparo la tierra, la motivación me llena. Me cuesta describir lo que conlleva este sentimiento, pero es como si mi pasión me susurrara al oído que todo saldrá bien.

Ya sea bajo el sol abrasador del verano o bajo el viento frío del invierno, no hay otra sensación como abrazar el entorno fértil con su intenso olor a tierra húmeda que fluye por el aire. La naturaleza tiene esa capacidad de llenarte de vida. Siento una gran responsabilidad de responder al medio ambiente trabajando con alternativas orgánicas para cultivar sin productos químicos.

Descubriendo el amor por la agricultura y el aprendizaje

De niña no tenía ninguna fascinación especial por la agricultura. Toda mi familia ha trabajado en la agricultura desde que tengo memoria, pero el hecho de trabajar la tierra me dio alergias. Colaboré desde mi trinchera, cuidándolos haciendo comida.

La motivación de mi madre y las necesidades de nuestro hogar me fueron involucrando poco a poco en el mundo de los cultivos. A medida que aprendí sus formas, mi interés también creció.

Cuando cumplí 22 años, me sentí tan intrigada que comencé a buscar formas de aprender cosas nuevas. Con la ayuda de talleres organizados por el Arzobispado de San Salvador a través de la Pastoral de la Tierra, floreció mi fascinación por este mundo.

Siempre estuve en desventaja ya que no tuve la oportunidad de ir a la escuela. No sabía leer ni escribir, así que cuando comencé a recibir capacitación, la única forma que tenía para retener esa información era memorizarla y practicarla tanto como pudiera.

Mi deseo de aprender era tan grande que comencé a aprender a escribir por mi cuenta. Por lo general, inventaba garabatos y líneas que solo yo entendía, pero me ayudaron a organizar mis ideas.

Empecé la escuela cuando cumplí 30 años; para entonces, había estado aprendiendo sobre métodos de agricultura orgánica durante ocho años. Mi necesidad desesperada de aprender me hizo estudiar en la capital todos los fines de semana. Me las arreglé para llegar a sexto grado, y eso fue todo.

Aprendí mucho gracias a la escuela, incluso a leer y escribir. Sin embargo, la mayor parte de mi desarrollo personal se dio en Pastoral de la Tierra, donde aprendí a valorarme como ser humano, expresarme y, paso a paso, vencer mi timidez.

A medida que crece la confianza, también crece la pasión por enseñar a los demás

Me enamoré de la docencia cuando vi de primera mano su capacidad para transformar las condiciones de vida. Se siente íntimo presenciar cómo crece un cultivo cuando alguien le dedica su tiempo y esfuerzo hasta que da sus frutos.

Me siento realizada cuando alguien me pide ayuda para realizar una capacitación o curso, y cuando otras instituciones me toman como referencia para capacitarme en otras comunidades.

Es aún mejor cuando veo que las personas ponen en práctica mis enseñanzas y que están intrigadas por seguir intentándolo.

Volviendo hacia el huerto casero orgánico durante COVID-19

El confinamiento obligatorio por el COVID-19 decretado por el presidente de El Salvador afectó negativamente a nuestra comunidad; teníamos salidas muy limitadas, y el cierre de los mercados nos impedía comprar alimentos e insumos para el cultivo.

Es por eso que una asociación local de desarrollo de la mujer (AMFODIC) propuso capacitar a las mujeres de nuestra comunidad para que cultiven sus huertos familiares.

Desde el inicio hasta la reapertura de los mercados, capacitamos a unas 15 mujeres que ya cuentan con sus huertos familiares. Insistimos en los suministros orgánicos porque sabemos el daño que los pesticidas y fertilizantes agrícolas pueden causar al medio ambiente, la tierra y la salud de las personas.

Las empresas e incluso otros agricultores menosprecian los cultivos orgánicos que cultivamos, porque requieren mucha preparación y constancia. También necesitan más cuidado en comparación con los cultivos que reciben productos químicos rociados una vez cada 15 días. La diferencia es que los productos químicos pueden envenenar a las personas, reducir los nutrientes de la tierra y dañar el medio ambiente.

Problemas como la diabetes, la insuficiencia renal y el asma abundan, en parte como resultado de que las personas no saben lo que consumen. Nosotros, sin embargo, tenemos control total sobre la salud de los alimentos que ponemos en nuestra mesa.

Me encantaría que todos pudieran cultivar cultivos orgánicos. Es responsabilidad de todos los seres humanos preservar la tierra, el medio ambiente y, por supuesto, nuestra salud.

Todas las fotos por Luis Rivera

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Luis Alejandro Rivera Pérez is a journalist with extensive experience in politics, community development, environment, and local economy.  A graduate of the University of El Salvador, he has been a host, announcer, editor, cameraman and director of communications throughout his career, working for international media as a freelancer and for NGOs focused on community empowerment and development.