La Guardia Costera de los Estados Unidos entrega suministros al trío varado. | USCG

Trío sobrevive 33 días en una isla desierta después de un naufragio

Perdimos el conocimiento en medio del Mar Caribe. Cuando abrí los ojos, todo lo que podía ver eran palmeras, arena y agua.

Julia photo
Protagonista
Julia es una joven cubana que vivió una increíble historia: estuvo varada junto con dos amigos en una isla desierta cerca de Estados Unidos durante 33 días.
Contexto
El término “exilio cubano” se refiere a los numerosos cubanos que han emigrado en busca de condiciones políticas o económicas alternativas. La fecha del fenómeno se remonta a la Guerra de los Diez Años y las luchas por la independencia de Cuba durante el siglo XIX. En los tiempos modernos, el término se refiere al largo éxodo de cubanos a Estados Unidos desde la Revolución Cubana de 1959 y, en particular, a la actual ola de refugiados cubanos a Estados Unidos en las décadas de 1960 y 1980.

La mayoría de los exiliados cubanos actuales que viven en los Estados Unidos viven cerca de Miami. Sin embargo, otros exiliados se han mudado para formar grandes comunidades cubanoamericanas en Union City y West New York, Nueva Jersey (conocida como La Habana en el Hudson); Raleigh, Carolina del Norte; Los Angeles, California; y Palm Desert, California.

Los cubanos exiliados en Estados Unidos se describen como refugiados políticos. Este estatus les ha dado un trato diferente bajo las regulaciones de inmigración de los Estados Unidos que a los inmigrantes que no están categorizados de esa manera. Como resultado, los exiliados han estado huyendo en diferentes oleadas.

EL MAR CARIBE, Cuba – Pasé los días más largos de mi vida varada en una isla desierta.

Después de planear mi viaje de ensueño con dos amigos, nuestro barco naufragó.

Perdimos el conocimiento en medio del Mar Caribe. Cuando abrí los ojos, todo lo que podía ver eran palmeras, arena y agua.

Después de que nuestro barco se hundió, mis amigos y yo nadamos por el mar, casi inconscientes, hasta que llegamos a tierra firme.

Mi grito de ayuda retumbó en el eco.

La angustia

Allí estábamos, sólo nosotros tres, varados en una isla. Poco a poco, mis amigos fueron abriendo los ojos.

La desesperanza se instaló de inmediato. No había forma de comunicarse con nadie ya que sólo nos teníamos el uno al otro.

No sabíamos dónde estábamos y nos faltaba comida, ropa y suministros, así que tuvimos que improvisar para sobrevivir. Los primeros días fueron los peores y, a medida que se acercaba la noche, ansiábamos despertarnos en casa con un plato de comida y una ducha caliente.

Hoy, valoramos esos momentos.

Tratando de sobrevivir

Mis amigos y yo éramos los únicos habitantes de la isla, con suelo rocoso, palmeras y arbustos.

Me sorprendió la cantidad de ideas que nos vinieron a la mente para ayudarnos a sobrevivir.

En la isla, apenas había días de lluvia, por lo que no pudimos recoger demasiada agua. Los cocos fueron nuestra salvación ya que se convirtieron en nuestra única fuente de hidratación.

Con el paso de los días, nuestra boca se fue secando poco a poco y nuestra piel empezó a escamarse. Nuestro menú incluía ratas y caracoles. Suena asqueroso, pero para nosotros era un manjar, porque era el único alimento que entraba en nuestro estómago.

Recogimos hojas para atrapas las escasas gotas de lluvia y nos sumergimos en las aguas saladas para asearnos. Creamos diferentes armas de protección con ramas gruesas que aplastamos con piedras gigantes.

Estas actividades fueron nuestro pasatiempo.

El campamento improvisado y los suministros. | File photo
El campamento improvisado y los suministros. | USCG photo

Pensamientos negativos mezclados con esperanza

Mientras tanto, nos acostumbramos a estar ahí. A veces, pensábamos que nadie nos salvaría jamás, que viviríamos para siempre en esa isla desierta. Esta mentalidad negativa trajo más problemas.

A uno de mis amigos le dio fiebre y no tuvimos más remedio que ser creativos. Inventamos un remedio y, poco a poco, le bajó la temperatura.

A medida que pasaban los días, nos enfermábamos, cambiaba nuestro estado de ánimo y nuestros cuerpos se volvían cada vez más débiles.

Sin energía, todo se volvió un desafío mayor aún.

Escribimos “AYUDA” en la arena tal como en las películas, sólo que esto era la vida real. Recordarlo todavía me emociona.

Cada letra que escribíamos expresaba nuestro deseo de que alguien nos viera. Era nuestra única esperanza.

Las letras eran gigantescas. Todas las mañanas y tardes, las rodeábamos saludando al cielo.

“Alguien tiene que vernos”, pensábamos. Al instante, mi mente repetía: “No estás destinada a quedarte en esta isla para siempre, Julia. Todavía hay esperanza”.

Lejos de casa

Extrañaba a mi familia, ir a la universidad y el trabajo, y me olvidé de mi rutina, mi cama, mi silla y el olor de la deliciosa comida que preparaba mi pareja.

Todo lo que quería era volver a esos días y deseaba no haber estado nunca en ese barco. Pasaban las horas sin pena ni gloria.

Antes de la isla, solía mirar el reloj cada cinco minutos. Ahora no tenía noción del tiempo. Nos despertábamos, comíamos caracoles, nos hidratábamos con agua de coco y lo repetíamos una y otra vez.

Nos moríamos de frío, hambre y sed. Nos dolían los pies de tanto andar descalzos. El dolor y la angustia estaban en nuestros rostros, estábamos devastados.

Los días seguían pasando y nos estábamos quedando sin ideas. Nuestras llamadas de ayuda parecían en vano; no sabíamos qué más hacer. Las esperanzas que teníamos se agotaron con el tiempo y todo parecía ser inútil.

A medida que las defensas de mi cuerpo disminuían, iba perdiendo las fuerzas. No podía estar de pie, ni mucho menos pensar. Cuando los días se volvieron críticos, hasta se me dificultaba hablar. Balbuceábamos, pero nos entendiamos.

El momento más triste fue cuando, ya sin fuerzas, nos dimos por vencidos. Estábamos entre la vida y la muerte.

El rescate | File photo
El rescate | USCG photo

La esperanza se vuelve a encender

Una mañana abrimos los ojos y no sabíamos que todo estaba por cambiar.

Repetimos nuestra rutina típica. Abrimos un par de cocos y nos hidratamos. Por lo que se sintió como la milésima vez, escribimos la palabra “AYUDA”, que cada vez era más y más grande.

Nos quedamos gritando sin parar hasta que nos quedamos sin voz. Hicimos movimientos con nuestras manos mientras miramos hacia el cielo. Nuestros ojos estában vidriosos, queríamos llorar.

Entonces, de repente, apareció un ángel entre las nubes, un salvador. Un avión de la Guardia Costera nos vio junto con nuestra palabra, “AYUDA”. Les gritamos que bajaran y nos sacaran de allí.

No podíamos creer que estuviera sucediendo. Un revoltijo de sensaciones nos inundó y estábamos extasiados. Había llegado nuestro momento. Saldríamos de allí.

En ese momento, la Guardia Costera nos arrojó una bolsa con provisiones y una radio para que pudiéramos comunicarnos. Después de eso, todo fue una celebración.

Recibimos la alerta de que nos recogerían en los próximos días. Vivimos esos días como ningún otro. Regresó la felicidad. Nuestro insomnio, nuestros mil intentos de gritar pidiendo ayuda, cada momento en la isla para sobrevivir había dado sus frutos.

Con la comida que dejaron, ya estábamos mejor físicamente. Todavía hacía mucho frío, estábamos sucios y nuestras defensas estaban bajas, pero todo estaba a punto de cambiar.

El fin de una pesadilla

Por fin, esa pesadilla llegó a su fin. Cuando tocamos tierra firme, estábamos muy emocionados.

La Guardia Costera nos trasladó al Centro Médico de Lower Keys en Florida en los Estados Unidos.

Escuché a uno de los pilotos decir que fue fantástico que pudiéramos sobrevivir tantos días en una isla desierta; fue casi un milagro.

Treinta y tres días en la isla fueron una eternidad para nosotros.

El rescate fue un sueño y estábamos asombrados, relajados y tranquilos. Gracias al destino, viví para contar la historia.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

+ posts

Daiana Stocco studies Social Communication. She currently writes articles of general interest in Latinamericanpost. She has experience in news writing and is about to launch her own blog to publish her poems and communication concepts.