fbpx

Un hombre viaja a Rusia para escalar el monte Elbrus: el riesgo y la recompensa

Hice una reverencia a la montaña antes de iniciar el ascenso por la inconfundible cara sur del monte Elbrus. La belleza del paisaje me hipnotizó y me sentí completamente hechizada.

  • 3 meses ago
  • noviembre 15, 2023
6 min read
Martín Tissera and Juan Manuel Auche journeying toward the Elbrus summit Martín Tissera and Juan Manuel Auche journeying toward the Elbrus summit
Journalist’s Notes
Interview subject
Martín Tissera is from Miguel Riglos, La Pampa, Argentina, and is an accomplished climber who has conquered formidable peaks worldwide. His achievements include climbing Argentina’s Aconcagua, Kilimanjaro’s Kibo in Tanzania, Europe’s El Gran Paradiso, and Mount Elbrus in Russia. Aiming for the legendary “seven summits,” he aspires to scale Everest and other global giants. Tissera, in partnership with Juan Manuel Auche, forms a dynamic team, with Tissera expressing deep gratitude for Juan Manuel’s unwavering support during their challenging ascents.
background information
 The Seven Summits challenge, conceived in the 1980s, involves scaling the highest mountains on each of Earth’s seven continents – Africa, Antarctica, Asia, Oceania, Europe, North America, and South America. This ambitious mountaineering goal was devised by American businessman and adventurer Richard ‘Dick’ Bass (1929-2015), a Texas oil sector millionaire with a passion for mountains and skiing, and Frank Wells (1932-1994), president of Walt Disney Company from 1984 to 1994 and a fellow ski enthusiast. The challenge initially appealed to those with substantial financial resources, like Bass, who also founded the Snowbird ski resort in Utah in 1971, and Wells, who tragically died in a helicopter crash in 1994 after skiing in Nevada. This challenge has become a prestigious goal for mountaineers worldwide, symbolizing extraordinary achievement in the climbing community. For more detailed information on the Seven Summits, visit Proyecto Viajero.

MONTE ELBRUS, Rusia – Como crecí en una ciudad de paisajes llanos, las imágenes de montañas me parecían una fantasía lejana. Armado de espíritu aventurero y dispuesto a asumir nuevos retos, me uní a Juan Manuel, un compañero entusiasta de la escalada. Juntos viajamos al sur de Argentina para vivir mi primera aventura en la montaña. Su majestuosa presencia me cautivó y transformó, encendiendo una pasión que cambió mi vida.

La escalada pasó rápidamente de ser un pasatiempo a convertirse en una obsesión. En febrero del año pasado, equipados con todo lo necesario, nos embarcamos en una arriesgada aventura para conquistar varias de las cumbres más altas del mundo, que culminó en el monte Elbrus, en Rusia.

Lee más relatos de viajes y aventuras en Orato World Media

Llegar a la base del monte Elbrus en Rusia

Juan Manuel y yo llegamos a Estambul (Turquía) a finales de agosto del año pasado, tal como estaba previsto, pero un error de comunicación de la compañía aérea provocó un retraso en nuestro vuelo de conexión a Rusia. Canalizando nuestra positividad de alpinistas, cargamos con nuestras mochilas y equipo, recorriendo las calles de la ciudad en busca de alojamiento. Tras una buena noche de descanso, nos levantamos temprano al día siguiente para volver al aeropuerto y dirigirnos a nuestro destino final.

Al aterrizar en Mineralnye Vody, en el Cáucaso ruso, el aire frío de la noche nos penetró en la piel. Un auto nos transportó a Terskol, un pintoresco pueblecito [considered one of the most exciting places to visit in the Kabardino-Balkar Republic] Al amanecer del día siguiente, 28 de agosto, estábamos maravillados en la base del monte Elbrus.

A pesar de los retrasos que habíamos sufrido durante el viaje y del poco tiempo para descansar antes de la subida, la adrenalina que sentía en el cuerpo me impulsaba a seguir adelante. Con la mente despejada, nos reunimos con un grupo en la montaña. Su calidez y amabilidad llenaron mi corazón de alegría. Hice una reverencia a la montaña antes de iniciar el ascenso por la inconfundible cara sur del monte Elbrus. La belleza del paisaje me hipnotizó y me sentí completamente hechizada.

Vestido adecuadamente para el caluroso día, comencé el ascenso bajo un cielo despejado, rodeado de unas vistas impresionantes. Cuando llegamos a unos 3.400 metros, una magnífica cascada y un lago se extendían ante nosotros.

Enfrentándose a un tiempo hostil camino de la cima del monte Elbrus

En la cara sur del monte Elbrus, nos encontramos con la familiar pista de esquí que facilitaba el camino para la ascensión. Ofrecía la posibilidad de conectar íntimamente con las vistas y los sonidos de la montaña. A medida que ascendíamos por la montaña, la temperatura empezó a bajar. Las difíciles condiciones me pusieron a prueba, pero estaba bien equipado.

Pronto llegaron los vientos de batalla y la tensión de un largo día me dejó fatigado. Cuando nos detuvimos a descansar, el sorprendente contraste entre la nieve y la vegetación circundante nos dejó sin aliento. Cada nueva sensación era completamente única, a pesar de mi experiencia como escalador.

A la mañana siguiente, nuestro objetivo era alcanzar la cumbre. Al despertar a las 2:00 a.m., condiciones meteorológicas hostiles se asentaron sobre la montaña. Los últimos y más exigentes metros de la empinada subida final me desafiaron, pero me sentí decidido. Gracias a una intensa perseverancia, por fin pisé la cima del monte Elbrus. Este momento cumbre -aunque breve- evocó recuerdos del entrenamiento que le costó llegar hasta allí.

Pensé en mis seres queridos y surgió una abrumadora sensación de alegría. Juan y yo compartimos un abrazo increíble, marcando nuestra victoria. El 3 de septiembre, plantamos las banderas de nuestros países de origen en Argentina, en la cumbre del Elbrus.

Recorrer el mundo como alpinista

Pronto empezó a acercarse una tormenta que limitó nuestro tiempo en la cumbre a 25 minutos. Comenzamos el descenso. Navegar por las empinadas laderas con cuerdas fijas en medio de la nieve que caía requería nuestra máxima concentración y velocidad. A pesar del frío cortante, nuestro equipo nos proporcionó calor y nos ayudó a realizar un descenso rápido y seguro. Escalar el monte Elbrus es un recuerdo que nunca olvidaré.

El viaje me cautivó de todas las formas imaginables. Conservaré los recuerdos, las imágenes y las historias durante el resto de mi vida. Aunque el viaje a Rusia y la ascensión al monte Elbrus plantearon desafíos diarios, desde la planificación hasta la lucha contra las tormentas y la toma de decisiones de escalada, superamos con éxito todos los obstáculos. La experiencia reforzó mi convicción de que, con esfuerzo y perseverancia, todo es posible.

Martín y Juan triunfantes en la cima del Elbrus | Foto cortesía de Martín Tissera

La montaña funciona a su propio ritmo y, como escalador, debes alinear tu tiempo con el de la montaña. Con cada paso, desarrollas una sinergia con la naturaleza; la montaña guía tu ritmo y te anima a pensar, reflexionar y alcanzar logros.

El viaje a Rusia formaba parte de una aventura más larga para escalar muchos de los mejores picos del mundo, desde el Aconcagua en América hasta el Monte Kibo en África, pasando por el Kilimanjaro y el Monte Gran Paradiso en Italia. Ahora, nuevas aventuras llaman. No permaneceré inactivo mucho tiempo.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado