fbpx
Zimbabwe National Parks female rangers
Zimbabwe National Parks female rangers | Photo Courtesy of Kovedzayi Takawira

Una mujer de Zimbabue se convierte en la primera guardabosques negra del país

Durante los rigores del entrenamiento, los hombres me animaban. Recibí poca ayuda médica, a diferencia de mi compañera, y los hombres me decían: "Esta es tu única oportunidad de demostrar que están equivocados. Eres la primera chica negra aquí, y estás haciendo historia". Sus palabras me fortalecieron.

Doris Tom
PROTAGONISTA
Doris Tom, de 62 años, es la primera mujer guardabosques negra de Zimbabue. Se incorporó a los Parques Nacionales de Zimbabue cuando tenía 22 años, en 1982. Lleva cerca de 40 años al servicio de la organización. Doris es una de las pocas personas que han participado estratégicamente en varias etapas de transformación de la organización. Ha sido decisiva en los cambios de los que hoy presumen los Parques Nacionales de Zimbabue. Ha trabajado en las 47 estaciones que tiene la organización.
CONTEXTO
Uno de cada cinco guardabosques africanos es mujer, según una encuesta del Fondo Mundial para la Naturaleza de 2016. En todo el continente hay un puñado de equipos femeninos, como las Mambas Negras de Sudáfrica y las Leonas, un grupo de guardabosques de Kenia. En Zimbabue, están las Takashinga. Zimbabwe National Parks afirma que es el mayor empleador de mujeres guardabosques. Zimbabue alberga 80.000 elefantes, aproximadamente una quinta parte de la población total de África.

HARARE, Zimbabue – Mientras visitaba a mi tío en Bulawayo, descubrí mi camino en la vida. Quería ser guardabosques.

Un día cogí un periódico y vi un anuncio de los Parques Nacionales de Zimbabue que buscaba guardas forestales. Así que en 1982, con 22 años, presenté una solicitud. La mayoría de las mujeres se convertían en enfermeras o profesoras, pero yo quería hacer algo diferente. Todos los viernes volvía a casa de mi tío para comprobar si había respuesta.

Finalmente, tras varias semanas, los Parks me invitaron a una entrevista en las oficinas provinciales de Bulawayo. No sabía que esto marcaría el comienzo de una carrera de décadas que cambiaría mi vida.

La primera mujer guardabosques negra soporta los rigores del entrenamiento

Conseguí pasar la primera entrevista y los funcionarios de Parques me dirigieron a Harare. Era la primera vez que iba a la capital de mi país. Lo más lejos que había viajado desde Bulawayo era Gweru, a 160 kilómetros o 99 millas.

Había estado enseñando temporalmente y una mujer con la que trabajaba me invitó a su casa, donde sus hijos me llevarían a la siguiente entrevista. Cuando llegué a la sede de Parques Nacionales de Zimbabue, me di cuenta de que otras mujeres también habían solicitado el puesto.

En nuestra primera tarea, tuvimos que correr 13 vueltas. Quedé en primer lugar, superando a todas las demás mujeres. La segunda tarea consistió en una prueba escrita realizada en la Universidad de Zimbabue. Una semana después, recibí una respuesta. Me aceptaron como guardabosques y me pidieron la talla del uniforme.

La formación comenzó en septiembre de 1982. Pasé mi primer año en Matopos. Me encontré inmersa en un riguroso entrenamiento, tanto físico como académico. Todas las mañanas, antes de desayunar, corríamos alrededor de una gran presa cercana. Practicábamos el manejo de armas, la soldadura, la equitación, la artesanía en el monte y el rastreo de animales.

El grupo estaba formado por 17 nuevos reclutas, entre ellos 15 hombres y dos mujeres. La otra mujer, Sharon Brannan, era blanca, lo que me convertía en la primera mujer negra de la historia en unirse a los rangers. Durante los rigores del entrenamiento, los hombres me animaron. Recibí poca ayuda médica, a diferencia de mi compañera, y los hombres me decían: “Esta es tu única oportunidad de demostrar que se equivocan. Eres la primera chica negra aquí, y estás haciendo historia”. Sus palabras me fortalecieron.

Al final del entrenamiento, la guardabosques se enfrenta a una declaración impactante

Mientras caminábamos distancias muy largas en el entrenamiento, los chicos me esperaban y ayudaban a llevar mi armamento hasta que me aclimataba a las exigencias. Una vez, recibimos un castigo por llegar tarde. Se pasaba lista a las 5:30 de la mañana, pero el día anterior, el extenuante entrenamiento nos dejó a todos cansados. Cuando nuestro director y entrenador llegó a pasar lista, no encontró a nadie allí.

A medida que íbamos llegando, contaba los minutos de retraso de cada persona. Tuve que caminar 10 kilómetros o seis millas y media hasta el campamento por llegar diez minutos tarde. Nos llevó en su furgoneta a un punto situado a 10 kilómetros y nos dio ladrillos Goliath para que los lleváramos en mochilas. Mi colega y yo caminamos todo el camino de vuelta al campamento, cargando ladrillos y rifles.

En 1984, nuestra clase se graduó en Mushandike. Disfrutamos de un descanso de dos semanas antes de ir a la oficina para la asignación de puestos. Durante tres días nos dividieron en grupos. Al tercer día, y como parte del último grupo, vi cómo todos se asignaban a una estación excepto yo. Empecé a cuestionarme. “¿Por qué me está pasando esto? ¿Podría ser este el final del camino?

Al cabo de un tiempo, el director, el difunto Dr. Nduku, me llamó a su despacho. Me preguntó si sabía por qué habían retrasado mi asignación. No tenía respuesta. Me respondió: “Es porque, como excombatiente, estos blancos no quieren trabajar contigo”. Nunca serví en combate como soldado. Me sentí sorprendida y confundida.

Una mujer asciende a la cúpula directiva

En ese momento, pensé en nuestros días de formación. El entrenador a menudo cuestionaba la forma en que ejecutaba mis tareas. Entonces estaba muy en forma. También cuestionaba el constante estímulo de los chicos. No quería defraudarles ni mostrar debilidad, así que me esforcé sin descanso. El entrenamiento con el rifle resultó fácil, y me salió bien la diana. También monté muy bien los caballos.

Ahora, a la espera de mi asignación, me di cuenta de que mi éxito en la formación y mi falta de miedo hacían pensar al formador que tenía experiencia en otra parte. Todo empezó a tener sentido.

El director me dijo que no me preocupara. Me aseguró que me asignarían a Bulawayo. Ncube me entrenaría y prepararía para Inyanga, donde iba a tener un guardián blanco. El Dr. Nduku también me aseguró que no me asignarían a una comisaría con muchos disparos de animales. Temía que mis colegas blancos pudieran matarme, atrapándome con una bala perdida. Me asignaron a la estación de turismo Inyanga.

Imagen representativa | Foto de Christine Donaldson en Unsplash

Después de varios años, me trasladé a Matopos, otra estación de turismo. Como soy buena en mi trabajo, acabé trabajando en todas las estaciones de turismo posibles. Más tarde, me destinaron a Marongora, una estación de caza. Fui específicamente para la administración. Durante los cuatro años que pasé allí, nunca me enfrenté a ningún reto.

Con el tiempo, entre 1995 y 1998, trabajé en la oficina central como responsable de Turismo a nivel nacional. Incluso representé a Zimbabue en el Mercado Mundial del Turismo de Londres y Alemania. Llegué a ser la primera mujer directora regional en Matabeleland.

Superar los obstáculos y dedicar cuatro décadas a una carrera que amo

En 2005, una sequía azotó la región. Creíamos que los animales habían muerto por la sequía, incluidos cinco elefantes. Más tarde descubrimos que la sequía no los había matado. Más bien, alguien los envenenó con ántrax. Me enfrenté a intensas críticas. “Miren a esta mujer”, decía la gente, “no está dirigiendo la región”. En ese momento me trasladé a la oficina central, para hacerme cargo de las operaciones y la seguridad. Como responsable de la armería, trabajé mano a mano con el Ejército. A lo largo de los años, trabajé en todas las regiones posibles y me trasladé más de 20 veces.

Ser guardabosques no sólo afectó a mi vida. Mi difunto marido, al que conocí en la universidad, fue guardabosques. Mi hija es hoy guardabosques. Vemos muchas parejas en esta organización. Estar casado con otro guardabosques nos resulta más fácil. Imagínate que te casaras con un cajero de banco y luego te trasladaran a una región remota. Sería difícil de aceptar o entender. Con un compañero guardabosques, llevamos nuestro romance a la naturaleza.

Hoy, me siento orgullosa de servir en la sede central, a cargo del Departamento de Comunidades y Conservación. En mis 40 años de servicio, no me arrepiento de nada. Cada día es una fiesta. En este trabajo, cada día me encuentro con cosas y personas nuevas. Me encuentro con visitantes de todo el mundo que vienen a conocer Zimbabue. Me siento afortunada de llamar a este mi lugar de trabajo.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Kovedzayi Takawira is a freelance multimedia journalist based in Harare, Zimbabwe.