fbpx

La capitana más joven de Latinoamérica lidera la primera tripulación de vuelo íntegramente femenina del país

La primera vez que entré en la cabina de un avión tenía siete años. Fue como ir a un parque de atracciones que siempre había querido visitar. Allí estaba, viviendo mi sueño. En ese momento supe que quería pasar mi vida allí. Me asombraba la acción que tenía lugar antes, durante y después del despegue. Al ver a todo el equipo realizar un vuelo, decidí hacerme piloto.

  • 1 año ago
  • enero 22, 2023
7 min read
Andrea Palacios made history as the youngest pilot to become a flight chief in Latin American and the first to fly with an all-female crew in Venezuela Andrea Palacios made history as the youngest pilot to become a flight chief in Latin American and the first to fly with an all-female crew in Venezuela | Photo courtesy of Andrea Palacios
Interview Subject
Lorllys Andrea Palacios (left) is a Venezuelan who made history by becoming the youngest next-generation aircraft captain in Latin America, as well as captain for the first all-female flight crew in Venezuela. Born on February 12, 1992, she is the daughter of Major General Lorllys Ramos Acevedo and Captain Hugo Richard Palacios Betancourt. Both are former members of the Venezuelan Air Force. Nearly everyone in her family is involved with aviation in some way.

She underwent pilot training at the Civil Aeronautical Instruction Center (CIAC) located in Maracay. It was at the CIAC where she flew her first plane, a Cessna 150. Later, she started working as a commercial pilot at the state airline Conviasa. There she was chosen to train in the Embraer E190 plane, a 100-passenger aircraft. She has done numerous simulators in various countries around the world, including the United States, Russia, France, Argentina, and Finland. Andrea has a degree in International Trade from the University of Alejandro Humboldt University. She has traveled as a captain to every destination offered by Conviasa including Cuba, Mexico, Panama, Nicaragua, Bolivia, and Saint Martin. She aspires to be a mother in the future and when she is not flying, she spends time with her family, friends, and partner.
Background Information
According to SkyTough, there are between 1.5 and 2.3 million pilots around the world in all industries including private, commercial, and military. The United States boasts about 734,911 pilots across categories. Of that, 58,541 or about 8 percent are female. Multiple articles cite India as having the greatest percentage of female pilots in the world.

CARACAS, Venezuela. El 16 de septiembre de 2022 decidí compartir con los pasajeros del vuelo Maiquetía-Margarita que toda la tripulación con la que estaban viajando ese día estaba conformada por mujeres, tanto las tripulantes de cabina, como la primera oficial y yo, su capitán. Jamás imaginé el alcance que esto tendría.

Lee más historias sobre visionarios que marcan la diferencia en Orato World Media.

El Ministro de Turismo de Venezuela interviene y me da una oportunidad justa de ser capitán

Volé para la aerolínea venezolana Conviasa durante seis años como primer oficial en un avión Embraer. Vi cómo compañeros que entraron en la compañía al mismo tiempo que yo alcanzaban el rango de capitán. Para ser capitán en Venezuela hay que tener 1.500 horas de vuelo y más de 21 años. Yo superaba los requisitos. Pasó el tiempo y el ascenso nunca llegó.

Me di cuenta de algo durante ese tiempo. Muchos hombres actuaban como si apoyaran a las mujeres. Decían que querían vernos desarrollarnos, pero practicaban lo que yo llamo “machismo de closet”. [En América Latina, el machismo es una forma de orgullo masculino fuerte o agresivo] Cuando llegó el momento de hacer algo para apoyarnos, se negaron. Ocultaban su machismo tras una fachada. Peor aún, algunos intentarían hundir a una mujer si pudieran.

En 2019, frustrada por la situación, busqué una intervención. El general Ramón Velázquez Araujo llegó como nuevo ministro de Turismo. Tuve la oportunidad de hablar con él y explicarle mi situación. Él intervino.

El general solicitó mis expedientes y vio los resultados de mis simulaciones y la ausencia de comentarios negativos. Me autorizó a ser evaluada para el estatus de capitán. Después de haber esperado tanto tiempo este momento, me presioné mucho. Me hicieron un nuevo simulador, una prueba oral y me exigieron que completara otras 25 horas de vuelo con un instructor.

Recuerdo que el día de la última prueba, que es un vuelo donde también está el instructor y un inspector del Instituto Nacional de Aeronáutica (INAC), estaba realmente nerviosa porque te van preguntando y además debes estar pendiente de todo operacionalmente. Ese día me convertí en la capitán de aviones de última generación más joven de Latinoamérica con 27 años.

Una tripulación femenina y un sueño hecho realidad

Por mucho tiempo fui la única mujer piloto en Conviasa. Deseaba que más mujeres se preparan y entraran a trabajar a la aerolínea. Hace algunos años, mi deseo se hizo realidad cuando entran dos colegas, entre ellas Jasmín Acosta, mi actual compañera de aviones Embraer.

A inicios de septiembre de 2022, revisando la programación de vuelos, me doy cuenta de que volaré con Jasmín y le escribo inmediatamente. Sin embargo, aún no sabíamos que el 16 de septiembre haríamos historia en la aviación venezolana.  

Un tripulante de cabina no pudo asistir, por lo que asignaron a otra chica y el equipo del vuelo Maiquetía-Margarita quedó integrado totalmente por mujeres. Decidí compartir la información con los pasajeros y el momento en mis redes sociales sin imaginarme el alcance que tendría.

En ese hermoso y soleado día, muchas personas, incluidos hombres, celebraron este hito en la historia de la aviación femenina en Venezuela. Su respuesta reflejaba el orgullo que sentían por nosotras. Me sentí increíblemente feliz. Desde los dos años, he viajado en avión. Mis padres sirvieron como soldados en la Fuerza Aérea Venezolana y se convirtieron en expertos en seguridad aérea. Mi padre pasó a volar en la industria comercial. Tíos, primos y familiares se convirtieron en ingenieros, pilotos y miembros de la tripulación de cabina. A los 17 años sabía exactamente lo que quería hacer.

En una encrucijada, seguí mi sueño infantil de ser piloto.

La primera vez que entré en la cabina de un avión tenía siete años. Fue como ir a un parque de atracciones que siempre había querido visitar. Allí estaba, viviendo mi sueño. En ese momento supe que quería pasar mi vida allí. Me asombraba la acción que tenía lugar antes, durante y después del despegue. Al ver a todo el equipo realizar un vuelo, decidí hacerme piloto.

No obstante, la carrera de aviación es costosa a nivel mundial y aunque mis padres me apoyaban al cien por cien cuando a los 17 años dije que quería estar en la aviación, mi mamá siempre me incentivó a estudiar otra carrera. Prestando atención a esta sugerencia de mi mamá, empecé a estudiar Ciencias Políticas en la Universidad Central de Venezuela (UCV) que se encuentra en la capital, Caracas. Además, inicié mis estudios de aviación en el Centro Aeronáutico PAC, ubicado en un centro comercial de la ciudad.

En todo el mundo, estudiar aviación lleva un enorme número de horas y sigue siendo muy caro. Hice el curso de tierra en una escuela propiedad de los padres de mis amigos. Aun así, no podía permitírmelo. Cuando oí hablar de una beca que ofrecía el Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (INAC), decidí solicitarla. Me sometí a exámenes técnicos, psicológicos y médicos. De cien personas, sólo aprobaron veinte. Gané la beca para estudiar en la Escuela Miguel Rodríguez de Maracay, a una hora de distancia.

Todos los días me levantaba a las 4.30 de la mañana para asistir a la escuela de vuelo en Maracay, y luego volvía a Caracas para mis cursos de Ciencias Políticas. Mi jornada terminaba a las 11:00 p.m. Me cansaba y mi rendimiento se resentía. En ese momento, tuve que decidir. ¿Seguía estudiando aviación o continuaba con mi carrera universitaria? Volví a pensar en la niña de siete años que, de pie en la cabina del avión, soñaba con ser piloto. Gracias a Dios, hice caso a esa voz interior.

En lugar de reflejar la cultura machista que nos rodea, las mujeres deben apoyar a las mujeres

Comenzar mi formación en el Centro de Instrucción de Aeronáutica Civil (CIAC) resultó muy diferente de las escuelas privadas de aviación. Estudié a las órdenes de militares retirados. Además de estudiar, tenía que cortar hierba, limpiar el aula y realizar diversas actividades laborales. Me centré en el objetivo y en mantener mi beca.

Al salir del CIAC en el 2012, entró a trabajar en Conviasa, la aerolínea del estado venezolano. Esto como parte del programa para pagar la beca que me habían dado. Para ese entonces, el presidente de la empresa era el general César Martínez, que tenía el proyecto de traer a los aviones brasileros, Embraer.

Estos aviones son de nueva generación, aunque son muy parecidos a todas las aeronaves, son de tecnología avanzada. Son equipos que se manejan muy fácilmente por computadora y son automatizados.

A partir de ese momento, trabajé duro para impulsar mi carrera. Nunca fue fácil, pero perseveré. Hoy creo que el principal obstáculo para las mujeres trabajadoras siguen siendo las demás mujeres. En lugar de animarse unas a otras, con demasiada frecuencia ven a otras mujeres como competencia.

Debemos creer las unas en las otras y apoyar a otras mujeres en lugar de pelearnos. Si no tienes mujeres en tu equipo, crea un equipo. La misma cultura machista que pretendía frenarnos nos enfrenta entre nosotras. Deberíamos hacer algo diferente y crecer juntas.

Cuando a los siete años me subí por primera vez a la cabina de un avión, sabía exactamente lo que quería hacer. Hoy me siento orgullosa de haber sido la capitana de la primera tripulación de vuelo exclusivamente femenina de Venezuela.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado