fbpx

Aborto: la decisión más difícil

Después de decidirme a hacerme un aborto con pastillas, terminé en un hospital, sangrando y al borde de la muerte.

  • 2 años ago
  • marzo 29, 2021
5 min read
Una foto de manifestantes ondeando banderas sobre el derecho al aborto en Argentina. Una foto de manifestantes ondeando banderas sobre el derecho al aborto en Argentina. | Rafael Idrovo Espinoza, Unsplash
Una foto de manifestantes ondeando banderas sobre el derecho al aborto en Argentina.
Protagonista
María García es una joven argentina que hace dos años decidió abortar.
Contexto
Según información oficial del Ministerio de Salud, https://www.argentina.gob.ar/salud, la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), Ley 27.610, es ley desde el 24 de enero en todo el territorio nacional argentino.
Siguiendo https://argentina.as.com, esta ley garantiza el derecho de toda mujer a decidir y acceder a la interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana 14, inclusive, del proceso gestacional y hasta la 15 si el embarazo fue producto de una violación o si la salud de la mujer está en peligro.
¿Cómo funciona el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo?
La persona solicita el derecho a la IVE y el sistema de salud tiene 10 días para garantizarlo. Además, se debe proporcionar al solicitante información sobre el procedimiento y el cuidado posterior, atención médica durante todo el proceso e información y provisión de métodos anticonceptivos disponibles.
¿Qué pasa si no se respeta el derecho a la IVE?
En caso de cualquier problema, negativa u obstáculo para acceder al IVE, la persona puede comunicarse al número gratuito 0800-222-3444 de lunes a viernes de 9 a 21 hs. y fines de semana y festivos de 9 a 18 hs.
¿Qué establece la ley 27.610?
La ley de Terminación Voluntaria del Embarazo establece que las mujeres y las personas con otras identidades de género con capacidad para tener un hijo tienen derecho a:
Decidir sobre la interrupción del embarazo de acuerdo con lo dispuesto en esta ley.
Requerir y acceder a la atención para la interrupción del embarazo en los servicios del sistema de salud, de acuerdo con lo establecido en esta ley.
Requerir y recibir atención postaborto en los servicios del sistema de salud, sin perjuicio de que la decisión de abortar hubiera sido contraria a los casos legalmente autorizados de conformidad con esta ley.
Prevenir embarazos no deseados mediante el acceso a la información, la educación sexual integral y métodos anticonceptivos eficaces.
¿Hasta cuándo se puede interrumpir el embarazo?
Hasta las 14 semanas de gestación. Fuera del plazo establecido en el párrafo anterior, la gestante tiene derecho a decidir y acceder a la interrupción de su embarazo únicamente en las siguientes situaciones:
Si el embarazo es consecuencia de una violación, con la solicitud y la correspondiente declaración jurada de la embarazada, ante el personal de salud interviniente.
Si la vida o la salud de la embarazada está en peligro.

Quedé embarazada justo cuando terminé la relación más dolorosa de mi vida.

No quería tenerlo, pero no tenía información ni sabía a dónde ir, así que decidí realizarme un aborto a mi misma sola en mi casa.

Un grupo de WhatsApp me guió durante todo el proceso.

Terminé en un hospital, sangrando y al borde de la muerte.

La peor noticia de mi vida

Decidí hacerme un aborto en mi casa.

Sentí una catarata de emociones: miedo, ignorancia, desesperación, impotencia, ansiedad, tristeza, angustia.

Para agravar estos sentimientos: estaba sola, lejos de mi familia y amigos.

Era un secreto que siempre iba a llevar conmigo, y me asfixiaba saber que tenía una persona dentro de mí como resultado de una relación muy tóxica.

En conclusión, no quería tener ninguna conexión con la persona que me hizo sufrir durante tanto tiempo.

Mayor decepción

El aborto ocurrió hace dos años.

Conocí a Juan, mi exnovio, a través de internet, y el comienzo fue de ensueño. Me enamoré de su amabilidad, su atención constante y su compañía.

A medida que pasaban los meses, todo eso se desvanecía.

Empezó a pedirme cada vez más dinero, decía que tenía dificultades económicas.

Estaba muy decepcionada y me deprimí mucho.

Entonces me di cuenta de que estaba en una relación muy tóxica.

Las noticias empeoran

Dos meses después de romper, recibí la peor noticia: estaba embarazada.

Estaba desesperada y no sabía qué hacer.

Lloré mucho.

Mi familia es muy religiosa y por eso no discutimos estos temas.

«¿Por qué me está pasando esto?»

Sentí angustia, tristeza y rabia contra mi exnovio, pero me calmé y traté de concentrarme en la solución.

Finalmente, tomé la decisión: iba a abortar.

Buscando la respuesta

Sabía lo que quería pero no cómo hacerlo.

El aborto es un tabú aquí y, por tanto, no hay mucha información.

La mejor opción era hacerlo ilegalmente en una clínica, pero no tenía los fondos para pagarlo.

Comencé a buscar más información en línea y terminé comprando algunas pastillas.

Cuando las recibí, abrí la caja y estaba vacía. Me habían estafado.

Las semanas seguían corriendo y no me quedaba mucho tiempo.

El aborto se estaba convirtiendo en una opción cada vez más peligrosa.

El pensamiento de la salvación

Seguí buscando en Internet hasta que encontré un grupo de WhatsApp que fue mi salvación.

Fue un espacio donde me escucharon y me respetaron.

Ellas no me conocían, ni yo a ellas.

Me guiaron durante todo el proceso a través de videos, textos y audio. El grupo ya había ayudado a realizar alrededor de 300 abortos desde su creación en 2017.

Aunque no tienen formación médica, estudian cada caso e indican la dosis y cuánto tardará el proceso.

RELACIONADO: ‘Histórico día de la mujer en argentina’: Legalización del aborto

Solitaria y desesperada

El día que recibí un paquete con pastillas enviadas por el grupo, el aborto ya estaba en marcha.

Me sentí tan mal que tuve que llamar a Juan, mi exnovio, a quien nunca pensé que volvería a ver. No me sentí culpable porque él también era responsable.

Había llegado el momento y tomé las pastillas. Empecé a sentirme rara. Perdí el conocimiento y me desmayé después de perder mucha sangre.

Lo siguiente que recuerdo fue que me desperté en el pasillo de un hospital.

Juan estaba desesperado. Temía por mi vida.

Esa noche fue horrible. El sangrado no se detuvo y mi vida estaba en peligro.

No quería que mi familia supiera sobre mi situación.

Tabú

Días después, me recuperé por completo y pude llegar a casa, y fingí que no pasaba nada.

El silencio del hospital trajo soledad y reflexión.

Durante el tiempo que estuve allí, decidí contarle a mi madre lo que pasó. Ella es la persona que más amo en el mundo y en la que confío, pero sabía que me condenaría de por vida.

Por eso no le dije nada al final.

Hace algunos años, no se podía hablar de aborto. Es más común de lo que se cree.

El feminismo lo llevó al debate y, hoy, en Argentina, es ley.

Comparto mi historia por lo que logramos como sociedad.

Espero que ninguna mujer más tenga que pasar por lo que yo pasé.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡nunca Te Pierdas Una Historia!

tu semanario, primera persona Noticias.

Piense en ello como periodismo literario con un toque de no ficción creativa.

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES
ÚNETENOS

Relacionado