fbpx

Científicos de Texas nominados al Premio Nobel de la Paz 2022 desarrollaron la vacuna COVID-19 antes de la pandemia

Al haber fabricado ya las vacunas, supusimos que sería fácil conseguir el apoyo de los inversores, pero nadie quiso financiarnos. Me sentí decepcionado e impotente, sabiendo que podíamos haber frenado la propagación de COVID-19 antes. Los fondos nunca llegaron, y los grandes fabricantes se centraron en implementar nuevas tecnologías, dejando de lado las ya desarrolladas.

  • 3 meses ago
  • noviembre 10, 2022
5 min read
Maria Elena Bottazzi in the lab at Texas Children's Hospital The Peoples Vaccine The Peoples Vaccine
Interview Subject
Maria Elena Bottazzi is a Honduran microbiologist and scientist who was born in Italy. She moved to Honduras at the age of eight along with her brother and father, who was a Honduran diplomat. She grew up between the cattle farms of Olancho and the city of Tegucigalpa. She studied Microbiology at the National Autonomous University of Honduras and speaks Spanish, English, and Italian fluently.

From a young age, Bottazzi took classes in the biological sciences. She wanted to specialize in the field of health and opted for microbiology, discovering the fascination of microorganisms because of their structures. Being a microbiologist, she was interested in finding out where diseases exist and looking for solutions through technology and vaccines.

She eventually combined her academic and scientific experience with administration and serves as a Professor and Researcher at Baylor College of Medicine of Houston, Texas Children’s Hospital, and Rice University, Texas.
Background Information
The Nobel Peace Prize is one of five Nobel Prizes instituted by the Swedish arms manufacturer, inventor, and industrialist Alfred Nobel, along with four other prizes in Physics, Chemistry, Medicine, and Literature. It has been awarded annually since 1901. The 2022 laureates of the Nobel Peace Prize, according to the website, «represent civil society in their home countries. They have for many years promoted the right to criticize power and protect the fundamental rights of citizens. They have made an outstanding effort to document war crimes, human rights abuses, and the abuse of power. Together they demonstrate the significance of civil society for peace and democracy.»

TEXAS, Estados Unidos ꟷ En 2010, mi compañero de investigación Peter J. Hotez y yo empezamos a buscar una tecnología para combatir el coronavirus. Aunque había habido algunos brotes, nadie había puesto los ojos en el virus ni imaginaba que pudiera originarse una pandemia completa a partir de él. Publicamos nuestros estudios sin patente, centrándonos más en la equidad para los países necesitados.

Cuando todo el mundo empezó a buscar formas de controlar la pandemia de COVID-19, nosotros ya teníamos una solución. Poco a poco, la gente de todo el mundo se fue enterando de nuestra investigación libre de patentes. Una vez que los medios de comunicación descubrieron la historia y se difundieron las noticias al respecto, mi colega Peter y yo obtuvimos la nominación al Premio Nobel de la Paz.

La investigación de COVID-19, desarrollada mucho antes de la pandemia, fue ignorada

Crecí en el campo hondureño, rodeado del canto de los pájaros por la mañana y del ruido de los vehículos que circulaban por las carreteras de la ciudad. Mi familia administraba granjas de ganado en el este del país y mi padre trabajaba en la capital.

Lee más historias de Orato World Media sobre la pandemia de COVID-19.

A una edad temprana, aprendí a montar a caballo y a bañarme en los ríos. Vi las diferencias de oportunidades entre los habitantes de las zonas rurales y urbanas; y fui testigo de la pobreza, el acceso limitado a la educación y las malas condiciones sanitarias. Todas estas desigualdades influyeron en mi vida y en mi trabajo.

En el Centro de Desarrollo de Vacunas del Texas Children’s Hospital, traté de colmar estas lagunas encontrando curas para las enfermedades que afectan a las personas en situación de pobreza y falta de atención sanitaria. Nos centramos en el desarrollo de vacunas para parásitos internos y la enfermedad de Chagas.

Lee más historias de Honduras en Orato World Media.

Cuando conocimos el coronavirus [mucho antes de la Pandemia], ninguna multinacional parecía interesada en investigar una cura, así que adoptamos la enfermedad y creamos consorcios. Cuando comenzó la Pandemia de COVID-19, teníamos una solución que ofrecer. Podíamos utilizar los mismos valores de nuestra investigación durante la pandemia: ofrecer una modalidad de ciencia abierta y colaborar con los países que se enfrentan a la desigualdad para desarrollar y producir vacunas. Nos dirigimos a países con un ecosistema de fabricantes y una población necesitada.

Al haber fabricado ya las vacunas, supusimos que sería fácil conseguir el apoyo de los inversores, pero nadie quiso financiarnos. Me sentí decepcionado e impotente, sabiendo que podíamos haber frenado la propagación de COVID-19 antes. Los fondos nunca llegaron, y los grandes fabricantes se centraron en implementar nuevas tecnologías, dejando de lado las ya desarrolladas. Afortunadamente, por el bien de la humanidad, lo consiguieron. Sin embargo, les llevó más tiempo.

La nominación al Premio Nobel de la Paz reconoce las primeras investigaciones sobre COVID-19

Los retrasos en la distribución de las vacunas provocaron el pánico. Recuerdo haber oído que algunas personas dudaban y no entendían la vacuna. Incluso afirmaban que las vacunas provenían de extraterrestres. Mientras tanto, nuestra investigación publicada seguía estando disponible. Cualquiera que la leyera podía crear vacunas, y muchos lo hicieron. Otros países nos llamaron para colaborar.

Cuando Peter y yo recibimos la nominación de 2022 para el Premio Nobel de la Paz, junto con nuestro equipo de trabajo, mi corazón se llenó de pura alegría. Me sentí muy orgullosa de ser reconocida por nuestros esfuerzos en la creación de una vacuna COVID-19 de bajo coste y sin patente. Más allá de la satisfacción personal, sabía que el logro serviría para empoderar y llamar la atención a mi país natal, Honduras.

Maria Elena Bottazzi en el laboratorio del Texas Children's Hospital
Maria Elena Bottazzi en el laboratorio | Foto cortesía del Texas Children’s Hospital

Contuve las lágrimas y los latidos de mi corazón se aceleraron al imaginar un futuro más brillante. A veces, viniendo de un país más pequeño, podemos sentirnos menos, pero mi logro ilustra que las fronteras siguen siendo irrelevantes para lo que podemos hacer.

No todo el mundo puede decir que fui nominado al Premio Nobel de la Paz, y esa nominación es un regalo en mi vida. Aunque finalmente no gané, no siento ninguna decepción. Al contrario, lo celebro porque muchas personas se beneficiaron de nuestro trabajo.

Lo más importante de todo es ver cómo la ciencia y la educación siguen siendo esenciales para que las poblaciones vivan con prosperidad. Cuando una persona se mantiene sana, se vuelve productiva, experimenta más oportunidades de trabajo y disfruta de mayor felicidad y creatividad.

Las comunidades alegres tienen menos posibilidades de conflicto e incluso de guerra. La salud puede conducir a la paz.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡nunca Te Pierdas Una Historia!

tu semanario, primera persona Noticias.

Piense en ello como periodismo literario con un toque de no ficción creativa.

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES
ÚNETENOS

Relacionado