fbpx

Un estudiante de Zambia enferma de cólera y es enviado a un estadio de fútbol convertido en centro de tratamiento

Cuando llegamos al hospital de Matero, oí el sonido constante de las sirenas de las ambulancias. Traían un flujo constante de pacientes y se llevaban a otros para enterrarlos tras sucumbir al virus.

  • 3 meses ago
  • mayo 1, 2024
5 min read
In places like Barlestone, Zambia pictured, Dirty areas like this, in Barlestone, Zambia, proliferate the spread of Cholera which leads to outbreaks. | Photo courtesy of Pepertua Rojasi
Elton Takunda Kasawala is a student in Zimbabwe who contracted cholera during the 2023-2024 outbreak. | Photo courtesy of Elton Takunda Kasawala
jOURNALIST’S nOTES
iNTERVIEW sUBJECT
Elton Takunda Kasawala studies at Eden University in Lusaka Zambia. He suffered a bout of diarrhea and vomiting before he was taken to Matero Hospital where they confirmed he had cholera. He was later transferred to the Heroes stadium, normally a venue for soccer matches, where he went into quarantine. He stayed there for two weeks consuming only milk, bananas, and water before he recovered.
bACKGROUND iNFORMATION
The cholera outbreak in Zambia, which was first reported in October 2023 in the peri-urban areas of the Lusaka Province, quickly spread throughout the country. All ten provinces in Zambia have now been affected. Since the onset of the current outbreak, the country has reported a total of 14,900 suspected cholera cases and 560 cholera-related deaths of January 26, 2024. Lusaka continues to represent the most affected province, reporting 89 percent of all suspected cholera cases and 90 of deaths. The most affected age group are those between 25 and 35 years of age. This public health emergency is not restricted to Zambia, as many countries throughout Africa have reported an increase in cholera cases. Since January 2023, approximately 188,000 cholera cases have been reported in eight countries in Southern Africa including six countries with current active outbreaks: Democratic Republic of Congo, Malawi, Mozambique, Tanzania, Zambia and Zimbabwe. Find more information at the Global Alliance Against Cholera and Other Water Bourne Illnesses.

BALASTONE PARK, Zambia ꟷ Cuando empecé a oír hablar de casos de cólera en mi país, no comprendí que nos enfrentábamos a un brote. Recuerdo perfectamente que pensaba que los anuncios de mi barrio y mi colegio eran de ignorantes. No temía que mi compañero de piso y yo, con el que compartía habitación, nos viéramos afectados.

Durante ese tiempo, el cólera se extendió por la mayoría de las provincias de Zambia, incluidas Kangwe y Kitwe. Seguíamos creyendo que el brote se detendría allí, acabando en los lugares más afectados. Bebía agua sin filtrar sin preocupaciones, tomando agua directamente del tanque en lugar de la opción clorada. Entonces, un día, me desperté mareado y con fuertes dolores de estómago, y empecé a vomitar.

Lea más artículos de las categorías Virus y Salud en Orato World Media.

Tras despertarse enfermo, un estudiante acaba en una arena de tratamiento improvisada en pleno brote de cólera

El día que me levanté enfermo, sentí dolor en todo el cuerpo. Mi compañero de piso me miraba mientras luchaba por levantarme de la cama y dirigirme al baño. Después de vomitar, volví a la habitación y le dije a mi compañera que tenía que ir al hospital. Sentía que estaba al borde de la muerte. Sin mis padres cerca, mi compañero de piso era la única persona que tenía de casa, y necesitaba ayuda.

Antes de llevarme al hospital, mi compañero de piso llamó a mis padres para informarles de lo mal que me encontraba. Mientras nos dirigíamos al hospital de nivel uno de Matero, en el distrito de Lusaka, empecé a echar de menos mi hogar como nunca. No había pegado ojo, esperando el amanecer para pedir ayuda. Cuando llegamos al hospital de Matero, oí el sonido constante de las sirenas de las ambulancias. They brought in a steady stream of patients and took others away to bury them after succumbing to the virus.

De repente, la realidad me golpeó de lleno y me di cuenta de la ignorancia con la que actué, tomándome la vida por mi mano. Pensé en el dicho: la ignorancia es un enemigo, incluso para su dueño. El personal del hospital me atendió inmediatamente y me ingresó. Más tarde, me trasladaron al Estadio de los Héroes Nacionales [estadio polivalente de Lusaka que acoge partidos de fútbol y es la sede de la selección nacional de fútbol de Zambia. El estadio, inaugurado en 2014, tiene capacidad para 60.000 espectadores.] Las autoridades transformaron el Estadio de los Héroes Nacionales en un enorme centro de tratamiento con unos 800 profesionales médicos atendiendo a pacientes de todo el país.

Un compañero de clase muere de cólera, pero el joven supera el brote: agradecido a Dios y a las enfermeras

En el estadio, los visitantes se reunieron más allá de la barrera metálica a la espera de cualquier posible noticia de sus seres queridos. La única persona a la que se le permitía entrar y visitarme era mi compañero de piso. Periódicamente, el equipo del estadio pasaba lista de los nombres para asegurar a la multitud congregada fuera de la barrera que su ser querido infectado seguía vivo.

No permitían la entrada de alimentos del exterior al estadio y sobrevivimos a base de plátanos, leche y agua. Sin mis padres cerca, me resultó increíblemente difícil soportar mi enfermedad y la cuarentena. Sólo había pasado un año desde que empecé a estudiar en Zambia, y seguía enfrentándome a la barrera del idioma, lo que dificultaba especialmente la comunicación con los médicos. Gracias a Dios por mi compañero de piso, que me ayudó durante todo el calvario.

Cada vez que venía a visitarme y veía su cara, surgía en mí un sentimiento de esperanza. Sufrió síntomas leves de infección de cólera, pero recibió una vacuna inmediata y evolucionó bien. Estando en un estado tan terrible, me sentía constantemente agradecido a las enfermeras que me atendían.

Mi miedo aumentó momentáneamente cuando mi compañera de piso me dijo que un compañero de colegio había sucumbido a la enfermedad. Me pareció surrealista. Pasé dos largas semanas en el Estadio de los Héroes Nacionales, enfrentándome a un difícil proceso de curación, pero mi voluntad de mejorar se mantuvo firme. Tomando mi medicación cinco veces al día, acabamos con el virus. Cuando por fin me recuperé, me dirigí a casa muy pálido, pero sintiéndome mejor. Ahora, simplemente doy gracias a Dios por mantenerme con vida.

[El brote de cólera en Zambia comenzó alrededor de octubre de 2023 y, según la Organización Mundial de la Salud, se convirtió rápidamente en una emergencia de salud pública crítica, que afectó a miles de personas en prácticamente todas las provincias y provocó cientos de muertes].

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado