fbpx
Ann-Marie and her son. Matthew is now 23 and has plans to move and out and a get a job in the near future
has plans to move and out and a get job next year

Madre estadounidense sin saberlo adopta a un niño con necesidades especiales y lo guía hacia la independencia

Cuando los médicos dijeron que Matthew nunca llevaría una vida normal ni se graduaría de la escuela secundaria, me pregunté qué hacer. Si bien me sentí mal equipada para criarlo, me decidí a demostrar que estaban equivocados.

Ann-Marie Boyd
Interview Subject
Ann-Marie Boyd is a mother of three children in Fairfax, Virginia. After she and her husband unknowingly adopted a child with special needs more than two decades ago, their son defied the doctors’ predictions and accomplished more than they said he ever would.
Background Information
According to the United States Census Bureau, 4.3% of children under 18 in the U.S. had a disability in 2019.  

In the U.S., approximately 135,000 children are adopted yearly and 26 percent are from other countries.

FAIRFAX, Virginia— Sostuve a Matthew por primera vez cuando tenía 15 meses. Mi esposo llegó al aeropuerto después de volar a Rumania para recogerlo. Tan pronto como bajó del avión, me encontró y me entregó a nuestro hijo. Sentí un shock total. El mundo dejó de existir a mi alrededor. Sólo éramos Matthew y yo.

El doloroso viaje de la infertilidad a la adopción

Durante 11 años, mi esposo y yo tratamos de tener un hijo por nuestra cuenta, antes de recurrir a la adopción. Múltiples intentos a través de varias agencias fracasaron. Con cada intento fallido, el dinero, el tiempo y la esperanza se reducían. Empecé a llorar profundamente la pérdida de los hijos que quizás nunca tenga.

A pesar de nuestro dolor, lo intentamos de nuevo, esta vez con una agencia en Rumania. Llegaron noticias de que la corte nos asignó un hijo, pero no sabíamos el alcance de las necesidades de Matthew.

Nacido con un mes y medio de anticipación, pasó sus primeros seis meses en el hospital cubierto de tubos. Su piel era casi transparente y sufría de raquitismo, anemia y neumonía. Sus ojos cruzados apenas podían ver.

A los nueve meses, cuando se suponía que sería nuestro, lo trasladaron a un hogar de acogida. A un juez rumano responsable de aprobar la inmigración de Matthew no le gustó Estados Unidos y bloqueó la aprobación. También estaba luchando activamente contra otras dos adopciones en Estados Unidos.

Finalmente, a los 15 meses, obtuvimos luz verde y mi esposo voló a buscarlo.

Bebé adoptado llora por su madre adoptiva

Mi esposo y yo nunca nos sentimos calificados para criar a un niño con necesidades especiales. Cuando comenzamos nuestro viaje, esperábamos llegar a casa con un recién nacido joven y saludable.

Los miembros de la familia notaron las diferencias de Matthew de inmediato. Mi suegra señaló repetidamente sus deficiencias y cómo le faltaban hitos del desarrollo. no me importaba, Matthew era mi hijo; el hijo que siempre debí tener. Le daría todo lo que necesitaba.

De vuelta a casa, nos dió un golpe de realidad. Todos se fueron a la cama esa primera noche, dejándome sola con mi hijo. En la calma de la hora tardía, nos sentamos en la cocina. Matthew estaba encaramado en su asiento inflable rodeado por un anillo de coloridos juguetes. Mirándolo allí, una sensación de iluminación me rodeó. “Nunca voy a estar sola por el resto de mi vida”, pensé.

Sostuve a Matthew durante largos períodos de tiempo en esos primeros días, hablando con él. No entendía inglés, ni hablaba bien rumano. Traté de aprender su idioma, pero fue difícil. Para empeorar las cosas, durante los seis meses que Matthew pasó en un hogar de tránsito, se había encariñado con su madre de acogida. Mi corazón se rompió cuando llamó “mamá” sin parar. Lo sostuve durante horas, buscando desesperadamente ese vínculo. Llena de empatía, esperé pacientemente. El amor importa, y fue triste verlo sufrir.

El verdadero alcance de las necesidades especiales del niño se vuelve claro

La devastación y la preocupación pronto aparecieron cuando nos dimos cuenta de que los problemas de Matthew no iban a desaparecer. Cuando estuvo hospitalizado en Rumania, dijeron que mejoraría y les creímos. Claramente no lo hizo.

Un enorme agujero se hizo visible en la espalda de Matthew. No podía caminar y sus ojos permanecían bizcos. En el sistema de salud estadounidense, buscamos respuestas. Los médicos pronto diagnosticaron a Matthew con parálisis cerebral, disfunción sensorial y leucoaraiosis, daño a la materia blanca del cerebro. Se observaron signos de trastorno del espectro alcohólico fetal. Nos sentimos aterrorizados.

Cuando los médicos dijeron que Matthew nunca llevaría una vida normal ni se graduaría de la escuela secundaria, me pregunté qué hacer. Si bien me sentí mal equipadapara criarlo, me decidí a demostrar que estaban equivocados.

Ann-Marie y Matthew
Ann-Marie y Matthew | Foto cortesía de Ann-Marie Boyd

Con trabajo duro y apoyo, Matthew supera las adversidades

Matthew en su graduación de la escuela secundaria en 2018
Matthew en su graduación de la escuela secundaria en 2018 | Foto cortesía de Ann-Marie Boyd

Nos pusimos en acción. Matthew fue a la escuela todo el día y participó en natación, gimnasia, terapia física y ocupacional. Si bien los médicos creían que nada cambiaría, nos enfocamos en la educación de Matthew. Buscábamos deportes, recreación y estimulación de cualquier tipo. También dejamos de ir con ese médico.

Toda la vida de Matthew, los maestros y los médicos creyeron que fallaría, pero trabajamos duro. El día que cruzó el escenario para recibir su diploma, el orgullo llenó mi corazón. Toda esa emoción y todo ese esfuerzo dieron sus frutos.

Hoy, Matthew tiene 23 años. Él tiene planes de mudarse y conseguir un trabajo el próximo año. Qué vergüenza los médicos que predicen un futuro condenado sin esperanza. Su pesimismo podría haberme aplastado, pero yo era demasiado fuerte. Para los padres de niños con necesidades especiales, hay mucho que podemos hacer para ayudar a nuestros hijos y seguir adelante.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

John Ancillotti is a student at St Bonaventure University, majoring in Journalism.