Hugo Carabes, futbolista amputado profesional.

Futbolista profesional amputado se gana la vida en los semáforos de la Ciudad de México

Hace cinco años, Hugo Carabes sufrió un accidente automovilístico, perdió una pierna y se convirtió en futbolista profesional amputado. Ahora, la pandemia por Covid-19 lo ha dejado sin trabajo y se gana la vida haciendo demostraciones de sus habilidades en semáforos.

Protagonista
Hugo Carabes fue futbolista profesional. Después de un terrible accidente en el que le amputaron la pierna, encontró una nueva oportunidad.

Juega en la liga profesional de amputados y es parte de la Selección Mexicana de Amputados. Ha competido en una Copa del Mundo.
Contexto
Según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), aproximadamente 780 mil personas han tenido amputaciones en México.

La amputación transtibial implica amputar la parte inferior de la pierna donde se cortan la tibia y el peroné.

La Liga Nacional de Fútbol para Amputados en México tiene doce equipos respaldados por la Asociación Mexicana de Fútbol para Amputados.

En 2018, se realizó en México la XV Copa Mundial de Fútbol para Amputados, donde participaron veinticuatro países de los cinco continentes.

La próxima Copa Mundial de Fútbol para Amputados será Turquía en el 2022.

CIUDAD DE MÉXICO, México – Toda mi vida jugué fútbol. Fue mi pasión y, hoy, mi profesión. Soñaba con convertirme en una gran estrella, representando a mi país en la Copa del Mundo.

Empecé a jugar al fútbol cuando tenía cuatro años y cumplí todos mis sueños jugando profesionalmente hasta los 28.

En 2014, me retiré del fútbol profesional y seguí jugando en las ligas amateur. Los ingresos me permitieron mantener a mi familia y en mi tiempo libre vendía helados en una escuela.

Luego, en 2016, un accidente automovilístico cambió mi vida. De hecho, creó una oportunidad increíble para mí. Hoy soy un futbolista profesional amputado.

Desperté de la anestesia sin una pierna, tuve pensamientos suicidas

Eran las 4:00 p.m. de un típico viernes. Viajaba con mi esposa cuando un taxi chocó con nuestra motocicleta. El golpe fue contundente e inmediatamente provocó una fractura expuesta de mi tibia y peroné.

Cuando me llevaron de urgencia al hospital, recuerdo que me preocupé por un partido de semifinales en el que se suponía que debía competir al día siguiente. Cuando desperté de la anestesia, no tenía una pierna.

La conmoción se apoderó de mí cuando me di cuenta de lo que me había pasado. Pensé que mi vida había terminado y que nunca volvería a jugar al fútbol. La desesperación se apoderó de mí y tuve pensamientos suicidas. El dolor era tan insoportable que quería acabar con mi vida.

Mi hermana me llevó a hacer un tratamiento en el Instituto Nacional de Rehabilitación de la Ciudad de México, donde los amputados ocupan todo un piso. Después de ocho meses de recuperación, me proporcionaron una prótesis.

Tan pronto como me lo probé, sentí que volví a la vida. Poder caminar sin la ayuda de un bastón me llenó de felicidad. Sabía que iba a ser yo de nuevo.

Ser visto por otros sin una pierna o caminando con muletas, me hacía sentir desafortunado. Cuando comencé a usar la prótesis, me sentí seguro y completo. Fue un gran impulso emocional que cambió por completo mi perspectiva de la vida y mi autoestima.

En ese hospital, me rescataron en todos los sentidos e hicieron desaparecer mi sufrimiento físico y emocional.

Volviendo a las canchas

Cuando un futbolista pierde una pierna, es como si le sacaran el sentido de su vida. He aprendido que siempre hay opciones para seguir adelante. Para mí, eso significó volver a la cancha, patear un balón y volver a competir a nivel profesional, incluso sin una pierna.

Hugo Carabes, futbolista amputado profesional .

Después del accidente, aprender sobre fútbol para amputados fue una forma de motivarme. Aunque no estaba interesado al principio, comencé a investigar sobre el deporte y pronto me decidí a intentarlo.

Me sumé al equipo Guerreros Aztecas, que es parte de la Liga Nacional de Fútbol para Amputados en México y está en el nivel profesional más alto.

Si bien hubo muchos desafíos que superar en las primeras sesiones de entrenamiento, cuando sentí el balón en mi pie nuevamente, supe que podía hacerlo. Fue como redescubrir la parte de mí que sólo existe jugando al fútbol.

Hice mi debut en 2016 en uno de los partidos de semifinales de la liga y a partir de ahí comenzó de nuevo mi carrera como futbolista profesional, pero esta vez, amputado.

Me convertí en un jugador clave y, en 2017, fui convocado a la selección. Con esto, uno de mis mayores sueños estaba a punto de hacerse realidad: ir a un mundial.

Competí con el equipo de fútbol de amputados en México en 2018 y terminamos cuartos después de perder ante Turquía en las semifinales y ante Brasil en los penales por el tercer lugar. Este Mundial ha sido la mejor experiencia de mi vida.

Jugar frente a más de diez mil personas, escuchar el himno nacional y sentir el apoyo de la multitud es algo inexplicable. Nunca lo olvidaré.

Irónicamente, si todavía tuviera mi pierna, nunca habría llegado a la Copa del Mundo. La vida me llevó por un camino diferente y, después de un gran sufrimiento, cumplí mi sueño de una manera que nunca esperé. Es lo mejor que me ha pasado en mi carrera deportiva.

Sin competencias, los profesionales recurren a las calles

Cuando llegó la pandemia, todo se detuvo. Anularon ligas profesionales, cerraron los estadios y nos aislamos, sin poder entrenar ni jugar. En mi caso, las escuelas donde vendía helados y paletas también estaban cerradas, lo que me dejó totalmente sin ingresos.

Algunos de mis amigos que buscaban ganar dinero comenzaron a mostrar sus habilidades en los semáforos. Durante un año, he hecho lo mismo: realizar trucos con la pelota mientras el semáforo está en rojo. Trabajo de 8 a.m. a 4 p.m. y gano entre $ 15-20 por día. Esto es suficiente para mantener a mi esposa y mis dos hijas por ahora.

Más allá del dinero que ganamos, este trabajo me deja con una sensación de satisfacción porque los espectadores están impresionados con lo que puedo hacer con una sola pierna. Muchas personas nos han dicho que les motiva vernos y dicen que somos un gran ejemplo del esfuerzo y la lucha por salir adelante.

El fútbol me ha dado trabajo toda mi vida y, a pesar de todo lo que me ha pasado, me considero una persona feliz. La discapacidad no tiene por qué limitarlo; todo depende de ti y de cómo quieras vivir tu vida.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Daniel Higa Alquicira is a freelance journalist who lives in Mexico City. One of his greatest pleasures is talking with people to discover what they think and what they feel.